Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- HISTORIA DEL MONTAÑISMO -



Pared Norte del Eiger, Alpes Suizos
Épico Rescate a los italianos Corti y Longhi, 1953
- por Marcelo
Lisnovsky -


Ubicación del Eiger en Suiza, Europa.La pared norte del Eiger surge como un aguafiestas de las amables praderas que rodean la Pequeña Scheidegg; es oscura, fría y no produce ninguna alegría.
El Eiger obstruye el horizonte de este paisaje tan bucólico. Tiene una altura de 1.800 metros. Cóncavo como un pecho de enfermo, frecuentemente velado por nieblas o rodeado de nubes.
Es una montaña altiva, no por su suprema elegancia sino porque respira terror, y su estructura, formada por losas compactas y tortuosos caminos marcados por el hielo, no resulta sencilla. A sus pies se arrastran inmensos pedregales. Una pequeña barrera quesoporta ruinosos amontonamientos hasta la altura de 2.800 metros la circunda; es el tercio inferior de la pared.
El tercio medio está constituido por la zona de las tres pendientes de hielo y el tercio superior se yergue verticalmente como una pared dolomítica hastala cumbre.

Cara norte del Eiger, Alpes Suizos."De piedra negra y de hielo vidrioso, la solitaria pared norte del Eiger no inspira amor. A pesar de esto, ha habido hombres que han muerto por querer conquistarla". [Gastón Rébuffat]
Esta es una de las historias de ésa pared y de esos hombres.

La madrugada del 3 de agosto de 1957, los italianos Claudio Corti y Stefano Longhi atacaron los 1.800 metros de la cara norte del Eiger.
Equivocan la ruta normal y pasan todo el día en la ruta directa intentada por Sedlmayr y Mehringer.
El domingo 4 de agosto pierden todo el día para volver a encontrar la ruta normal, y pernoctan algunos metros por debajo de la travesía Hinterstoisser.
El 5 de agosto, Corti y Longhi comienzan su tercera jornada, cuando son alcanzados por una segunda cordada formada por los alemanes Günter Nothdurft y Franz Mayer.
En la tarde de esta jornada, las dos cordadas se reúnen sobre un incómodo vivac. En total, no han avanzado más que 600 metros.
En la mañana de su cuarto día, los alemanes pierden la bolsa con las provisiones y los italianos, generosamente, comparten su comida con ellos. Los cuatro hombres recogen su vivac y continúan lentamente el ascenso.
El miércoles 7 de agosto, italianos y alemanes deciden hacer una cordada en común.
Corti trepa en cabeza y Longhi cierra la marcha.
Les cuesta diez horas llegar al pie de la Rampa, un paso clave constituido por una fisura – chimenea a menudo atestada de hielo.

Cara norte del Eiger, antes de una tormenta.Para su quinta noche, no habían sabido encontrar un buen lugar para el vivac, tan solo una pequeña losa llena de nieve que se inclinaba al vacío.
La mañana del jueves 8 de agosto, Corti sale de la Rampa y equivoca el paso de la Travesía de los Dioses, que lleva al célebre nevero de la Araña. A duras penas llegan, en plena tormenta y a punto de anochecer, a las cercanías del último nevero.
Sexto vivac para los italianos y cuarto para los alemanes. Otra noche cruel y, a las seis de la mañana, se lanzan sobre el hielo acribillado de trozos de piedra de la Araña.
Casi saliendo del nevero, Longhi cae y es detenido por la cuerda que sostiene Corti. Con sus manos congeladas, Longhi no puede seguir adelante. Corti desciende hasta él, acondiciona un vivac para su amigo y parte en busca de ayuda junto con los alemanes.
Y los tres extenuados hombres reemprenden el camino hacia la cumbre, de la que les separan unos 300 metros.
En una chimenea cercana a la salida, Corti es golpeado por una piedra en la cabeza.
En un semidelirio, siente que lo instalan en una tienda, ve a los alemanes alejarse, y comprende que su vida y la de su amigo estaban en manos de ellos.
Mientras tanto, una inmensa tarea de rescate se empezó a poner en marcha.
El alpinista suizo Robert Seiler coordinó las tareas. Colaboraron con él más de 30 alpinistas de distintas nacionalidades, entre ellos el experto en rescates Ludwig Gramminger, quien acude especialmente desde Munich. También el gran alpinista francés Lionel Terray y su cliente holandés Tom de Booy acudieron a prestar su ayuda. Los célebres alpinistas italianos Cassin y Mauri corrieron al lugar a socorrer a sus compatriotas. Eric Friedli, Max Eiselin, de Suiza, Lothar Brandler y muchos más componen un grupo internacional hermanado en el auxilio de sus colegas en dificultades.
El domingo 11 de agosto, un torno fijado en la cima del Eiger, permitió descender por su cable de acero al alemán Alfred Hellepart, quien llega al lugar donde se encuentra Corti, 360 metros por debajo de la cumbre y lo sube a su espalda, para recorrer el camino inverso y llevarlo hasta donde esperan los rescatadores.
Lionel Terray intenta llegar hasta donde se encuentra Longhi, pero no lo consigue.
Terray y Gramminger se ponen a la cabeza de la evacuación de Corti, mientras una nueva tormenta de nieve azota la montaña. Duro vivac para el rescatado y sus salvadores.
Bajando por la cara oeste, los rescatadores todavía escuchan la voz de Longhi que sólo pronuncia dos palabras: “fame, freddo” [hambre, frío]

El lunes 12 de agosto termina el calvario de Corti, quien es conducido inmediatamente al hospital.
A través de los telescopios se divisaba el cuerpo sin vida de Longhi que se balanceaba al final de una cuerda.
Después de más de una semana de increíble resistencia, el italiano había abandonado la lucha. En cuanto a los dos alemanes, no hubo rastros, por lo que detuvieron la operación de rescate.

Cara norte del Eiger, en condiciones de lluvia.
Epílogo:

El cuerpo de Longhi permaneció en la pared por espacio de dos años, hasta que el alpinista suizo Werner Stäger, junto con 23 guías, recuperan el cadáver el 9 de julio de 1959.
El mismo Stäger encuentra los cadáveres de Nothdurft y Mayer en una grieta de la cara Oeste en 1961. Habrían salido de la vía y comenzado el descenso, pero una avalancha los barrió.
Claudio Corti continuó escalando. En 1973 vino a la Argentina formando parte del grupo de Ragni di Lecco, que efectuó la primera ascensión a la cara oeste del cerro Torre

Bibliografía:

- Eiger, la arena vertical, de Daniel Anker.
- Las paredes del destino, de Jeanmi Asselin.
- Los conquistadores de lo inútil, de Lionel Terray.
- Jefe de Cordada, de Riccardo Cassin.
- Estrellas y borrascas, de Gastón Rébufatt.
- Entre cero y ochomil metros, de Kurt Diemberger.
- Las grandes paredes, de Reinhold Messner.
- Enciclopedia de la montaña, de Juan José Zorrilla.
- Cerro Torre, pared oeste, de Casimiro Ferrari.

Fuentes:
Foto 1 y 2: wikipedia
Foto 3: Rick Iossi, http://fksa.org



 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele
Desarrollo: Luis Cribellati















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R