Cerrar
Agosto 2013 – Revista Digital Nro 42
Primera ascensión al Monte McKinley (6.194 mts)

Alaska, 1913, Estados Unidos de América

- Por Marcelo Lisnovsky -


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


En el remoto y helado corazón de Alaska se alza la montaña más alta de América del Norte, a la que conocemos con el nombre de monte McKinley. Muchas tribus de indios aborígenes lo llamaban “Denal”. Otros lo llamaban Tralaika o Doleika, y cuando llegaron los rusos, le dieron el nombre de “Bulshaia Gora”.

Ubicación del Monte McKinley, Alaska, Estados Unidos de América

Ubicación del Monte McKinley, Alaska, Estados Unidos de América

>>AMPLIAR MAPA

De modo significativo, esos tres nombres en tres idiomas diferentes quieren decir lo mismo:


La Gran montaña

El primer hombre blanco que vio el monte McKinley fue el navegante inglés George Vancouver. En 1794, en el curso de sus exploraciones por la costa sur de Alaska, divisó hacia el norte “unas lejanas y colosales montañas nevadas”. Pero no hizo nada para aproximarse a ellas ni tampoco lo hizo ningún otro hombre blanco hasta pasados casi 100 años. Los rusos, que fueron los dueños y ocupantes del territorio durante los dos primeros tercios del siglo XIX, no la exploraron tampoco.

En 1867, los Estados Unidos compraron Alaska
por lo que entonces pareció una enorme suma de dinero: 7.200.000 dólares.

Pared sur del Monte McKinley, Alaska. Primera ascensión al monte McKinley

Pared sur del Monte McKinley

Durante los veinte años siguientes fueron llegando traficantes y prospectores de minas, fundándose algunos pueblos y centros comerciales; pero siempre con un pie en la costa. Hasta 1890 no empezó a conocerse el interior de aquel páramo y entonces los norteamericanos descubrieron que no sólo habían adquirido un vasto almacén de oro, pescado y pieles, sino también la montaña más grande de Norteamérica.

La mayor parte de los pioneros de Alaska central eran buscadores de oro. Uno de ellos, Frank Densmore, penetró en 1889 en la región del McKinley, y a su regreso hizo tan entusiastas descripciones de la montaña, que por largos años los buscadores de oro del Yukón la conocieron con el nombre de “Monte Densmore”. Otro buscador, W. A. Dickey, llegó en 1896 hasta el borde exterior de los inmensos glaciares que la circundan. Dickey ignoraba los nombres que ya tenía la montaña y la bautizó con el nombre de William McKinley, que entonces era candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Y aquel nombre le quedó.

Dr. Frederic CooK. Primera ascensión al monte McKinley, Alaska

Dr. Frederic CooK

En los diez años siguientes, varios hombres solos o en grupo se aproximaron a la montaña, entre ellos George Eldridge y Robert Muldrow, del Servicio Geológico de los Estados Unidos, los cuales midieron la montaña por triangulación, fijando su altura en 6.191 metros.

El primer intento de ascensión tuvo lugar en 1903. Capitaneado por el juez Wickersham, un grupo de cuatro hombres se dirigió a la montaña y comenzó la ascensión. Pero no tuvieron suerte en la elección de la ruta, pues casi enseguida quedaron detenidos por inaccesibles paredes de hielo, viéndose obligados a regresar.

El personaje que a continuación entró en escena en la curiosa aventura del McKinley fue una de las más extrañas figuras del montañismo y la exploración.

Se trataba del Dr. Frederick Cook, que más adelante había de hacerse mundialmente famoso como falso “descubridor del Polo Norte”. Por entonces el Dr. Cook se disponía a convertirse en el igualmente falso “conquistador del monte Mckinley”. Realizó dos intentos a la montaña, en 1903 y en 1906.

Hudson Stuck. Primera ascensión al monte McKinley, Alaska

Hudson Stuck

De este último volvió declarando que había llegado a la cumbre. Escribió un libro titulado ”Hacia la cúspide del Continente”, presentó fotografías que dijo haber obtenido en la cima y dio conferencias ante públicos numerosísimos y en círculos de eruditos. Años más tarde, su compañero firmó una declaración reconociendo que eran falsas las afirmaciones de Cook. Y pocos años después llegó la sensacional demostración de la falsedad de su descubrimiento del Polo Norte, que puso fin a la fantástica carrera de Cook, el cual cayó en el olvido y la obscuridad, fracasado y deshonrado.

Los siguientes candidatos al McKinley, estuvieron a punto de lograr la cumbre.

En la primavera de 1910, un grupo de mineros y buscadores de minas se dirigieron a la montaña por el glaciar Muldrow.

El 10 de abril de 1910, se lanzaron al asalto siguiendo la helada espina dorsal que más tarde se llamaría arista Karstens, llegaron a la ancha cuenca de hielo (glaciar Harper) entre las dos cimas del McKinley; y finalmente se encaminaron a la cima Norte (5.934 metros). Dos de los montañistas, Anderson y Taylor, clavaron allí la bandera estrellada en un mástil de catorce pies de altura, que de modo inverosímil llevaron hasta allí. Pero la cumbre Sur, la más alta, aún seguía sin hollar.

Primeros exploradores en trineos al monte McKinley. Primera ascensión al monte McKinley, Alaska

Primeros exploradores en trineos al monte McKinley

Ese mismo año de 1910, vio un nuevo intento de Herschel Parker y Belmore Browne, partiendo de la Bahía Cook. El itinerario los condujo a la pared Sur, vertical y amenazada de aludes, por lo que volvieron sobre sus pasos.

En 1912, vuelven al ataque Parker y Browne, esta vez desde el Norte, por la ruta del glaciar Muldrow. Habiendo llegado muy cerca de la cumbre, una feroz tormenta se desató sobre la montaña y debieron retroceder para salvar sus vidas.

En la primavera de 1913, el arcediano “Hudson Stuck” consiguió permiso para vacar en sus deberes eclesiásticos, abandonando su pequeña misión de Nenana para llevar a cabo la gran ambición de su vida: la ascensión al monte McKinley.

Llevaba por compañeros a “Harry Karstens”, un vigoroso aventurero que había venido a Alaska cuando la fiebre del oro del Klondike; “Walter Harper”, un joven mestizo fuerte y jovial que desde hacía varios años iba con Stuck en calidad de intérprete y conductor de perros; otro integrante del grupo fue “Robert Tatum”; y finalmente, dos mozalbetes indios de la escuela de la misión de Nenana, llamados Johny e Isaías.

Ruta de ascenso Pico Norte del McKinley. Primera ascensión al monte McKinley, Alaska

Ruta de ascenso Pico Norte del McKinley

Con perros y trineos atravesaron las grandes llanuras nevadas de Alaska Central y salvaron los primeros contrafuertes que defienden el McKinley, desembocando finalmente en el glaciar Muldrow, tal como habían hecho las anteriores expediciones.
Lentamente y con grandes precauciones, la pequeña expedición fue avanzando por el empinado laberinto que resultaba el glaciar, con infinitos tanteos y zigzags a fin de evitar las enormes grietas, padeciendo mucho a causa del frío y del viento que descendía impetuoso de las heladas cumbres barriéndolo todo.

Al fin llegaron a la cabecera del glaciar y se pusieron a observar la parte superior de aquel impresionante páramo cubierto de blancura.

Pero mientras lo observaban se dieron cuenta de algo muy extraño: la gran arista que había de ser su vía de escalada no aparecía tal como la describieron las anteriores expediciones, o sea como la hoja acerada de una navaja ascendiendo hacia lo alto. En vez de esto, lo que se ofrecía a sus ojos hasta allí donde la vista alcanzaba era un caos indescriptible de pináculos, hendiduras y grandes moles de hielo derrumbadas y amontonadas unas sobre otras en imponente amasijo. Y de pronto comprendieron lo sucedido: los grandes temblores de tierra del año anterior, habían hecho saltar en pedazos lo que antes formaba la muralla nordeste de la montaña. La arista por donde subieron las anteriores expediciones había dejado de existir, de modo que en vez de seguir una vía que otros descubrieron antes que ellos, se veían obligados a convertirse a su vez en descubridores.

Campamento al pie del McKinley. Primera ascensión al monte McKinley, Alaska

Campamento al pie del McKinley

Lo que hicieron Stuck y sus compañeros puede resumirse en estas sencillas palabras: tallaron en el hielo una escalera de mil quinientos metros. Con paciencia y constancia maravillosas tallaron peldaños y más peldaños desde los 3.400 metros de altitud de la cabecera del glaciar Muldrow hasta los 4.800 metros de la cuenca superior. Salvaron bloques de hielo, grandes como casas de tres pisos, superaron cornisas colgadas en el vacío a kilómetro y medio de altura sobre los glaciares; avanzaron hacia lo alto cargados con los pertrechos a la espalda, volvieron a descender y de nuevo hacia arriba con más carga.

Tras varios días de incesantes esfuerzos, la bravía arista destrozada por el terremoto quedó por fin a sus espaldas. El 3 de junio de 1913 acamparon a 5.000 metros, en el centro de la cuenca superior, entre las dos cimas gemelas, y tres días a 5.500 metros, en las laderas que quedan inmediatamente debajo de la cumbre.

El 7 de junio de 1913, partieron a las tres de la mañana, y hora tras hora se afanaron hacia lo alto en el silencio gris y helado de las alturas árticas.

Amaneció un día claro y hermoso. A las once rebasaron el punto en que Parker y Browne fueron definitivamente rechazados por la ventisca. A la una pisaban la loma en forma de herradura que constituye la cima de aquel pico. Y pocos instantes después, según nos lo describe Stuck...

Alpinistas en el monte McKinley, Alaska

Alpinistas en el monte McKinley

“…Aún se extendía frente a nosotros, y a unos 30 o 40 metros más arriba, otra breve loma con otras dos pequeñas cimas situadas al Norte y Sur respectivamente. Aquella es la verdadera cumbre. Con tremenda emoción seguimos ascendiendo, y Walter Harper, que durante toda la jornada había ido en cabeza, fue el primero en llegar. Así, pues, un nativo de Alaska fue el primer ser humano que pisó la cumbre más alta de su tierra, y bien merecido se tenía, por su esfuerzo, tan ansiado honor. Karstens y Tatum llegaron pisándole los talones, pero el último hombre de la cordada hubo de ser llevado casi a rastras durante unos cuantos pasos, los últimos que faltaban, y luego cayó desmayado sobre el suelo del pequeño espacio nevado que ocupa la cima de la montaña.


Cuatro  hombres pisaban finalmente la cúspide de América del Norte

Lo primero que hicieron fue dar gracias a Dios por haberles otorgado el llegar a la meta. Una vez cumplido el primer deber, sacaron los instrumentos que llevaban consigo y tomaron los datos meteorológicos. Y entonces, pero solo entonces, dejaron que sus ojos captaran ávidamente el estupendo panorama que nadie antes había contemplado antes que ellos: toda Alaska, con sus cumbres y cordilleras, valles y glaciares, ríos y llanuras, desde el interior del Ártico encerrado entre hielos hasta el lejano mar.

Con dos ramas de abedul que habían llevado consigo formaron una cruz que plantaron en la nieve, y agrupándose en torno de ella, recitaron las solemnes y jubilosas estrofas del Te Deum.

Después, iniciaron el descenso, rendidos de cansancio, pero a la vez sintiéndose los hombres más felices del mundo.

Camino a la cumbre del monte McKinley, Alaska

Camino a la cumbre del monte McKinley

Bibliografía de la Biblioteca y Archivo del CCAM:

- Grandes Conquistas, de James Ramsey Ullman.
- Montañas de Nuestra Tierra, de Toni Hiebeler.
- La Montañas, de Margery y Lorus Milne.
- Enciclopedia de la Montaña, de Juan José Zorrilla.


Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA