Cerrar
Abril 2019 – Noticias y Novedades
Biografía de Juan Bautista Barrientos

Un luchador y amante de la montaña, fue suboficial mayor del ejército e instructor de montaña de muchas generaciones de militares y un inspirador y maestro del montañismo en niños y jóvenes del sur argentino

Por José Herminio Hernández. Montañista, Coronel (RE)


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez

 

Nació en la localidad de El Bolsón, una ciudad argentina ubicada en la región patagónica, en el extremo Suroeste de la provincia de Río Negro, y en medio de un paisaje de montañas, bosques de coníferas, ríos y lagos, el 20 de junio de 1928. Su padre Alberto Barrientos y su madre, Ester Lara, ambos de origen argentinos. Era muy chico aún, cuando quedó huérfano de madre y luego, de su padre, quedando al cuidado y educación de su abuela, durante  casi toda su infancia. Fue en esta época que, movido por la curiosidad de lo que había en las cimas de los cerros aledaños al pueblo, empezó a conocer los secretos de sus sendas y disfrutar del paisaje desde la cumbre de los cerros.

Juan Bautista Barrientos como instructor y competidor de esquí


Nos relataba Mariana Tossoni, respecto a nuestro biografiado: La vida parecía deslizarse por la cómoda rutina, más o menos placentera, más o menos inquietante, y de repente en oleadas suaves o profundas emerge desde el alma la necesidad del cambio o el mundo externo nos enfrenta a él. Sin importar el aspecto bajo el cual se presente la vida, ya no sería lo mismo para Juan Bautista, no sería el mismo. La ausencia de quienes le dieron la vida, era la falta que Dios había decidido junto con él, antes de nacer; prometió entonces que aún así, él sería quien había prometido ser, y desde entonces, comenzó a latir.

Una brisa de invierno trasladó como una inmensa ráfaga de viento, una alma llena de vida prometiéndole seguir su camino a pesar de la falta de protección que en el existía. Aquel ser, Juan Bautista, había nacido, en un paraíso, llamado El Bolsón, donde la vida se posó sobre sus brazos como rojos frutos de inmensa pureza dejándolo en sus primeros pasos sin calor.

Sus padres habían marchado, para jamás regresar, pero en su camino existía aquel ángel a quien llamó abuela.

Juan Bautista, comenzó a dar sus primeros pasos junto a su abuela María Barrientos, quien desde ese momento, quiso con el alma que la vida de aquel ser, fuera diferente; fue entonces cuando decidió tomarlo entre sus brazos y mostrarle que aún existían otros paraísos que conocer y como una protectora, lo llevó hacia aquel lugar lleno de árboles verdes, de flores mágicas, llamado Esquel.

Comenzaron sus primeros años de vida, aquel niño se deslizó en aquellos senderos sin saber que el destino le deparaba aún más pruebas que superar.

Transcurrieron los años de su infancia, la escuela, vendiendo algo por ahí, para ayudar a la abuela y por azar que no intentó comprender, aquel ángel que lo protegió durante 12 años de vida, decidió aquella tarde marcharse entre aquellos árboles verdes que alguna vez le había mostrado con tanto amor.

Juan Bautista Barrientos

Juan Bautista Barrientos en el Catedral, Bariloche


Con tan solo 12 años, Juan Bautista, quedó al cuidado de su tío José Remigio Barrientos, (de profesión albañil, que participaba en la construcción del Regimiento de Esquel), en ese entonces el Regimiento de Infantería 21, sito en aquella época en Esquel, que realizó en ese época una convocatoria para entrar en la Banda de Música del Regimiento. Fue así, que ingresó como voluntario a la Banda, convirtiéndose  entonces en el nuevo “Tambor de Tacuarí”, de la Banda militar. Desde aquel tiempo a esta parte y en el porvenir que existe en su alma de sueños, siguió el camino hacia la verdad que lo abrigó desde entonces. Con los sueños a flor de piel y sus ganas de vivir, fue progresando en el camino y enseñándose a sí mismo, que no abrían obstáculos para llegar a la cima.
Quizás, que esa impronta que le dio la vida en su niñez, esas carencias de afectos y de conocimientos, fueron el estímulo que no olvidó jamás, para volcarlo en su madurez, a brindar sus conocimientos y sus afectos a los niños que formó como instructor en la Escuela Municipal de Montaña de San Carlos de Bariloche, años más tarde, en su madurez.

Nos seguía con su relato, Mariana Tossoni: Con 14 años fue voluntario de la banda, aprendiendo la profesión de músico, donde al poco tiempo lo confirmaron como Cabo del Ejército, y siendo Trompetista, además de Tambor. Sin dejar que la vida le fragmento sus sueños en indescifrables laberintos, que no entiendan de razón, a los 16 años, decidió seguir conociendo los paraísos existentes, llegando como aquel arte de bailar al valle de sueños y calor, de fríos y plumas de cisne, cayendo desde el cielo, al lugar donde desde aquel día fue y será, para jamás marchar; aquel lugar, en ese entonces desconocido, donde las montañas rodean el lugar, donde los rincones son cofres que descubrir, donde el agua, es quien nos invita a sonreír, donde el sol, alumbró sus ojos para siempre, donde Dios, parece que eligió el lugar para vivir pero con tanto trabajo, todavía no ha podido llegar, ese lugar llamado San Carlos de Bariloche, fue el principio de su futuro y la calidez de su horizonte a seguir.

Nos contaba el propio Juan Bautista Barrientos, para llegar a la montaña, en sus años de niñez: Solía aproximarse a la base de los mismos en una vieja bicicleta, que ocultaba entre los arbustos para evitar la tentación de los lugareños; allí practicaba en solitario el ascender, largar la vista al infinito y regresar con sus pupilas llenas de paisajes y sueños.

Juan Bautista Barrientos tocando en la banda militar

Juan Bautista Barrientos en Bariloche


A los 14 años, y a pesar de su edad, pensó que su vocación era intentar el ingreso a esa edad en el Ejército Argentino, empujado por el asesoramiento de su tío, que lo cuidaba y atendía, en la localidad de Esquel, Chubut; incorporándose como Voluntario de Quinta, confirmándose como tal, dos años después de su ingreso, en el año 1944; dos años pasaron y fue ascendido a Voluntario de Segunda. En el año 1949, fue ascendido a Voluntario de Primera, su pequeño sueldo le permitía disponer de sus necesidades mínimas y soñar con llegar a ser un Suboficial Mayor de la Fuerza, máximo grado en las jerarquías de los suboficiales.

El ambiente de la unidad lo fue formando como soldado músico, también, su carácter y su físico, el cual modelaba con las exigencias que la profesión le exigía; ya como Cabo, rango al que fuera ascendido en el año 1952, fue trasladado a San Carlos de Bariloche, en la provincia de Río Negro. Esta unidad era una de las que se destacaba por realizar cursos y actividades de montaña, actividad esta que el traía desde chico con sus primeras experiencias en El Bolsón, su pueblo natal.

Sus primeros pasos en andinismo, como en esquí, los hizo solo mirando los ejercicios que otros avezados montañistas realizaban, fue así que, en una oportunidad, había una competencia de esquí en la unidad e invitaron a los cuadros, oficiales y suboficiales de la unidad, que desearan participar en la misma, postulándose voluntario para hacerlo, siendo entonces y para sorpresa de todos, el ganador de la carrera.

Nos decía el propio Juan Bautista Barrientos, que: cuando ensayaban al aire libre con la banda del Batallón de Ingenieros, en Bariloche, su mirada se perdía siempre en los cerros aledaños y que durante la semana, cuando iba con su bolsa de rancho al comedor, siempre guardaba comida, la que podía llevarse para en el fin de semana, para poder tener qué comer, cuando se iba a los cerros a escalar.

Se casó con la señorita Tolma Farías, en el año 1953, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos; era a ese entonces todavía Cabo músico, con muchos sueños y expectativas de su vida y con esto, ya uno de sus sueños lo había concretado, formar una familia.

Juan Bautista Barrientos esquiando en el Catedral, Bariloche

Juan Bautista Barrientos durante su viaje a la Antártida


En el Batallón de Ingenieros de San Carlos de Bariloche, se hacían cursos de montaña y había mucha relación con los civiles de la localidad, y no escapó en Barrientos, ir conociendo y compartiendo su tiempo con algunos de ellos, que en sus recuerdo traía de su memoria, ellos fueron también sus compañeros de cordada.Podemos entre ellos encontrar a , Teodoro Sifuentes (luego suboficial del Ejército, gran escalador), Otto Weiskoff (artesano y fabricantes de herramientas para la montaña y un gran escalador), el Tcnl Bartolomé Olivieri (Jefe de una de la expediciones en donde Juan Bautista participó, en los Hielos Patagónicos) y el doctor José María Iglesia, Primer Alférez de Gendarmería Nacional, excelente técnico en hielo.

A fines del año 1955, ascendió al grado de Cabo Primero, siguiendo en el mismo destino, el Batallón de Ingenieros.

En su legajo Personal, aparece que el 24 de noviembre de 1957, Juan Bautista, participó de su primer rescate de montaña.Esto ocurrió  cuando un avión de pasajeros, se siniestró en el Cerro Pontonero, trabajando durante tres días consecutivos, para evacuar los restos y material que portaba el mismo. A fin de año, diciembre de 1957, ascendió al grado de Sargento, permaneciendo en el mismo destino.

Para esta fecha, ya sus conocimientos de andinismo y esquí, lo convirtieron en un elemento necesario para el dictado de cursos de montaña y fue en uno de ellos, que como instructor, junto con sus alumnos o cursantes, rindió las exigencias para recibir la categoría de instructor de ambas disciplinas de montaña, Instructor de Andinismo y Esquí.

Su carácter firme, pero sencillo y afable con los alumnos, se iban formando con la voluntad y paciencia de los grandes, que con la madurez del tiempo, hizo de él, un ejecutor ejemplar y un maestro tolerante y bueno, que a toda dificultad, disminuía su empeño, con el calificativo diminutivo, que generaba confianza y entrega por parte de los cursantes; los calificativos que usaba era: Vamos a escalar una rutita facilita, sin problemas, uds., tienen que mirar y seguirme…  ese trato afable, lo utilizaba también, en la enseñanza del esquí, lo cual, daba al alumno, coraje y confianza.

Juan Bautista Barrientos en el campamento cuando todavía era músico


Participó durante diez días, en el rescate de damnificados por el terremoto en Peulla, Chile, un pequeño puerto lacustre, en la orilla más Oriental del lago Todos los Santos en la comuna de Puerto Varas, región de Los Lagos, para allá fueron varios argentinos, para brindar apoyo a esta localidad, considerado como el mayor terremoto registrado en la historia de la humanidad, ocurrió el domingo, 22 de mayo de 1960, a las 15:11 hora local. 

En 6 de junio de 1961, Juan Bautista Barrientos, integró la cordada de la expedición cívico-militar del Club Andino Bariloche, a los Hielos Continentales, en la provincia de Santa Cruz, teniendo como objetivo, efectuar los reconocimientos de la zona con vista a escalar al año siguiente, el cerro Chaltén o Fitz Roy, conducida como jefe de la misma, por el entonces Capitán Bartolomé H. Olivieri, siendo en esta oportunidad, la permanencia en la zona de 21 días. Al regreso, Juan Bautista, participó de un Curso de Esquí, como instructor del mismo. En el mes de diciembre, integró como baqueano y asesor de una expedición irlandesa al cerro Poincenot, permaneciendo en la zona, 61 días.

Al inicio del año 1962,  en el período estival, participó de algunas ascensiones en la zona de montaña de Bariloche, escalando entre otros la Torre Principal del Catedral.

El 12 de mayo de 1962, la expedición cívico-militar al cerro Chaltén, se traslada a ese escenario, siendo parte de la misma, Juan Bautista, que la integra como parte de la cordada de apoyo a la misma, que durante 51 días, se estuvo intentando coronar el cerro, pero las condiciones del tiempo, hizo imposible su conquista.

Juan Bautista Barrientos en el medio junto a los demás instructores en un refugio, 1983

Juan Bautista Barrientos con su cordada en el ventisquero del Tronador


Todo este bagaje de conocimiento y experiencias, que fue logrando Juan Bautista, lo consolidaron como un avezado instructor, y asi  nos sigue relatando en sus semblanzas sobre el mismo, Mariana Tossoni: Remontando el tiempo después de sus primeros pasos, después de conocer algunos de los paraísos del Sur argentino, su cuerpo y su alma, estaban preparados para exigirse al máximo, enfrentando los desafíos del deporte. Practicó varios deportes, donde más se destacó en sus años juveniles fue en el ciclismo, pedestrismo, futbol, en este último, integró el equipo de Huracán de ese entonces y después, integró el equipo  Perito Moreno, primer campeón de Bariloche; hasta alguna vez, también practicó boxeo, en sus años mozos brilló con el esquí nórdico y alpino, ganando varias competencias que se cruzaron en su camino, aún así seguía trabajando en la banda militar, donde sus días de francos, escalaba cada cerro que se imponía con su mirada; como su exigencia siempre fue la aventura y adrenalina, un día lo pasaron a la especialidad de Baqueano, para que pudiera tener la libertad que su cuerpo le exigía. En el año 1960, ganó el Campeonato de Esquí Nórdico, en el ámbito militar, eso lo llevó a integrar el Equipo Militar de Esquí, para competir en esa especialidad.

En el grado de Sargento Ayudante, cambio de especialidad pasando de músico a baqueano, a partir del 4 de marzo de 1971; esto le permitió permanecer desde ese momento como instructor de la recién creada Escuela de Instrucción Andina, en el año 1964, hasta su retiro con la máxima jerarquía de suboficial.

Formalmente el 10 de enero de 1968, se le otorgó los títulos de Instructor de Andinismo y Esquí; sus ascensos a los circuitos de los cerros que en los cursos de montaña estival se realizaban, lo hicieron un experimentado, curtido, diestro instructor de los mismos, que se dictaba en este instituto; su prestigio y nombre, fue difundiéndose con cada promoción de nuevos instructores que año a año,  iban egresando.

Más de cien ascensiones en la zona de montañas (Monte Tronador, Torre Principal del Catedral, Filo Norte en el Cerro López, Campanile Esloveno, Lanín, Copahue, etc) y rutas nuevas en las palestras de práctica, daban cuenta de su dedicación y amor por esta especialidad que había adquirido; no menos importantes fueron los reconocimientos de sendas y caminos para unir los escenarios de montaña, para cada etapa de los cursos que tanto en el período estival como invernal se ocupaban para ejercitar y enseñar en los cursos. Así también, participó en apoyo a otros cursos que se dictaban en la escuela, como los cursos Comandos y Pre-antárticos para todas las fuerzas.

Juan Bautista Barrientos escalando en Frey, Bariloche

Juan Bautista Barrientos escalando con su compañero de cordada

Juan Bautista Barrientos escalando


El 3 de julio de 1970, participó en el XXIXno Campeonato Argentino de Esquí Nórdico, haciéndose acreedor del primer puesto de la competencia.

El 27 de marzo de 1971, participó de la Comisión de Rescate, de un andinista, perteneciente al Club Andino Bariloche, fallecido en el cerro Chaltén. Casi un mes después, el 25 de abril de 1971, pasó a integrar la Tercera Expedición Argentina al Himalaya, en el Monte Everest, por un lapso de 179 días.

El 30 de julio de 1972, integró el Equipo Militar de Esquí del Ejército Argentino, en el Campeonato Militar Internacional de Esquí en la República de Chile y luego, en el Campeonato Militar de Esquí del Ejército, en la pistas de Chapelco, en San Martín de los Andes.

El 10 de agosto de 1973, fue designado para desempeñarse como instructor de un curso de montaña y supervivencia dictado por la Escuela de Instrucción Andina a un grupo de Guardaparques de San Carlos de Bariloche.

El 7 de agosto de 1974, participó en el Campeonato de Esquí del Ejército, siendo campeón en la categoría veteranos.

Ya para esta época y por sus ascensiones y actividades de montaña, lucia en su uniforme la máxima distinción del Ejército Argentino, en montaña, el Cóndor Dorado.

El 5 de agosto de 1975, participó en el Campeonato de esquí de Fondo, organizado por la F.A.S.A., prueba de selección para integrar la delegación argentina en los Juegos Olímpicos de invierno en Innsbruck, Austria.

El 18 de noviembre de 1975, se le otorgó el título de Instructor Nacional de Esquí, dado por la Dirección Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación de la Nación.

El 20 de diciembre de 1975, fue designado para realizar el Vto Curso Internacional de Cross Country, en Finlandia.

El 22 de noviembre de 1976, es destinado al Comando Antártico para luego integrar la dotación de Base General Belgrano. Asciende al grado de Suboficial Principal, en diciembre de 1976.

Juan Bautista Barrientos en India

Juan Bautista Barrientos dialogando con un oficial en India

Juan Bautista Barrientos en la montaña

Juan Bautista Barrientos en Bariloche como instructor de esquí


Luego, de sus años de experiencia en el Continente Blanco, regresó a la Escuela de Instrucción Andina, siendo unos de los más antiguos y experimentados instructores del instituto, conformando el cuerpo de instructores.

A fines de 1981, ascendió el grado Suboficial Mayor, desempeñándose como instructor de varias generaciones más de técnicos en la montaña, tanto en esquí como en andinismo y escalada.

En el año 1984, integró el cuerpo de instructores que realizaron el primer Curso de Cazadores de Montaña, nueva categoría operacional de Ejército Argentino, siendo el suboficial más antiguo de esta nueva especialidad; dejando la actividad activa militar a fines del año 1985, con su pase a retiro.

Mariana Tossoni, que lo ha llegado a conocer muy bien, continuaba con sus relatos, respecto a Juan Bautista: Con sus manos llenas de inmensa dulzura, su cuerpo repleto de esperanza y experiencias, abrió su corazón al amor y entre tantos recuerdos y vivencias, nació desde su alma la inmensa historia de compartir y vivir junto a Tolma, su esposa. Quienes juntos y de la mano han podido compartir su vida, sus sueños y traer al mundo a tres hijos, dos de los cuales, son ángeles que desde el cielo, lo siguen y los custodian.

Siguió así su espíritu explorador donde sin comprender la razón, donde sin que el corazón disidiera entre tantos viajes, tuvo que dejar crecer a sus hijos sin su presencia bajo la tutela y el afecto de su esposa, propio de la vida del militar. Pasaron los años, entre innumerables anécdotas y experiencias recogidas de la vida, que recién ahora empieza a contar, antes muy reservado y callado, anécdotas éstas tan ricas y maravillosas que cuando se junta con los amigos en algún asado, los presentes quedan admirados de sus relatos. Pasaron los años y en el año 1985, se retiró del Ejército, con 42 años simples de actividad continua y 50 años computados, por zonas desfavorables.

Juan Bautista Barrientos con los niños de la escuela de montaña

Juan Bautista Barrientos con los niños de la escuela de montaña


Cerrando los ojos pudo verse pequeño, junto a ese recuerdo trasladó el tiempo a una esquina y sin palabras, ni testigos, emergió desde su alma un nuevo horizonte, llevándolo hacia este lugar la idea de brindar a los niños y jóvenes del lugar, su labor de instructor y maestro de montaña, acompañado de algunos vecinos del Barrio Araucaria, que cuando le expresó la idea, fueron incondicionales colaboradores y expresaron su total apoyo y con casi 50 niños, comenzó a salir a ese escenario de la montaña, primero en la época estival, mientras que doña Tolma, los recibía en su humilde casa, con mate cocido y pan, al regreso de las actividades.

Un día, el canal local, atraídos por un comentario de lugareños, se trasladó hasta la palestra donde filmaron las escaladas de los niños en el cerro Ventana y al termino de ese año, la Dirección de Deportes Municipal, lo contrató para seguir en la actividad con el apoyo del municipio. Se fueron sumando otros instructores y personas mayores, que movidos por esta gran idea, apoyaron la iniciativa de Juan Bautista, entre ellos, Tulio Barrientos, su hijo, y el suboficial Mayor Demetrio Velázquez, ampliándose las actividades; se sumaron el Esquí Nórdico y Alpino, se organizaron campamentos y juegos en la montaña y salidas más empeñativas, acompañándolos más adelante, el profesor Gonzalez y su hermano Diego.

Desde aquellos tiempos a esta parte, la Escuela ha realizado números campamentos, expediciones, ascensiones a cerros y viajes a otras provincias, tales como, Mendoza, Neuquén y Chubut, coronando los cerros Tronador, Lanín, Copahue, Banderita Norte y Sur y la visita al Cristo Redentor.

Por su trayectoria y reconociendo a su labor tanto militar como civil, el Ejército Argentino, bautizó la Palestra cubierta de la Escuela Militar de Montaña, con su nombre y en la Compañía de Cazadores de Montaña 8, Teniente Primero Ibáñez, hay una calle dentro de su predio, que en su honor, se le puso su nombre, por ser el Suboficial con la categoría de Cazador de Montaña, más antiguo del Ejército Argentino.

En julio de 2012, el Consejo Deliberante del Municipio de San Carlos de Bariloche, se reunió para hacer entrega de una distinción al Suboficial Mayor (R) Juan Bautista Barrientos.

Al inicio de la sesión, los ediles reconocieron al destacado deportista Juan Bautista Barrientos, fundador de la Escuela Municipal de Montaña, a través de la entrega de la distinción Premio al Mérito, en reconocimiento por su arduo trabajo deportivo y social que a lo largo de todos estos años ha llevado a cabo en beneficio de los niños y adolescentes de escasos recursos de nuestra ciudad, inculcándoles el amor por el deporte y la naturaleza.

Juan Bautista Barrientos con los niños de la escuela de montaña

Cumpleaños de los noventa años de Juan Bautista Barrientos y sus viejos camaradas


Con mucha emoción, Juan Bautista Barrientos agradeció a los concejales esta distinción, propiciada por Irma Haneck,  reconociendo también a quienes lo acompañaron y ayudaron a llevar adelante todos sus anhelos.

Pero su mayor logro como él mismo reconoció hoy en el Concejo Municipal, fue su incondicional entrega al trabajo con niños y adolescentes, inculcándoles el amor por el deporte y la naturaleza. Fue así que en el año 1985, formó el primer grupo compuesto por niños, de entre 9 a 16 años, del Barrio Araucaria con quienes realizó, distintas ascensiones y salidas.

Sin embargo, el premio llegaba en un momento no tan grato para este antiguo y querido vecino de Bariloche, dado que fue desvinculado del cargo de Director de la Escuela, que desempeñó durante años, y sin previo aviso, por esas acciones  ingratas de la política, por un lado el agradecimiento a quien fue el fundador de la Escuela Municipal de Montaña y por otro lado, la despedida como tal, según comentarios por su edad, mientras que otros decían, que era para acomodar a un partidario del partido gobernante año 2011.

Como buen soldado apretó las mandíbulas, para poder tragar saliva o el trago amargo de esta mala noticia y sin inmutarse, agradeció y expresó, que: Ahora tendré más tiempo, para compartir con mi compañera y esposa, Tolma, quien a lo largo de mi vida compartió los buenos y tristes momentos y con quien he logrado todo lo que soy; por otro lado, considero que, el desprendimiento de las cosas, nos da la necesaria libertad para seguir la vida y a Dios!

Juan Bautista Barrientos en su casa

Juan Bautista Barrientos en la Escuela Militar de Montaña junto al Director, 2004

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Biografía del Teniente Francisco Gerónimo Ibáñez

  • Sombra Tumb

    Biografía del Coronel
    Emiliano Huerta

  • Sombra Tumb

    Biografía de Wolfang Güllich

  • Sombra Tumb

    Biografía del misterioso
    Aleister Crowley

  • Sombra Tumb

    Cesar Darvich,
    Centinela del Aconcagua

  • Sombra Tumb

    El Dr. Federico Reichert
    Padre del Andinismo de
    Exploración de la Argentina


Área Restauración Fotográfica del CCAM:
Natalia Fernández Juárez


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL DE ABRIL

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Biografía del Teniente
      Francisco Gerónimo Ibáñez

    • Sombra Tumb

      Biografía del Coronel Emiliano Huerta

    • Sombra Tumb

      Biografía de Wolfang Güllich

    • Sombra Tumb

      Biografía del misterioso Aleister Crowley

    • Sombra Tumb

      Cesar Darvich, Centinela del Aconcagua

    • Sombra Tumb

      El Dr. Federico Reichert
      Padre del Andinismo de
      Exploración de la Argentina

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA