Cerrar
Febrero 2019 – Noticias y Novedades
Primer curso experimental de alta montaña en el Cerro Tronador en 1954

Enterate como la Federación Argentina de Ski y Andinismo, con el apoyo del entonces Presidente Perón, acordó con el gobierno francés capacitar a los andinistas argentinos, proyecto que no continuo luego de la Revolución Libertadora de 1955

Artículo publicado en la revista ilustrada semanal El Hogar en marzo 1954, esta fue fundada por Alberto M. Haynes en 1904 y fue disuelta en 1960, fue precursora en la difusión de la literatura y las costumbres argentinas, apuntando al público de clase media, siendo por mucho tiempo la revista de mayor venta en Argentina.

Texto y fotos Augusto Vallmitjana


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Escalando alturas, llegando hasta las cumbres más altas. Nieves y rocas. Cielo y tierra. El placer de disfrutar de los paisajes más hermosos, venciendo los peligros de ascensiones escarpadas. Desfiladeros que se van bordeando paso a paso. Piquetas, clavos, grampones y cuerdas. Hombres intrépidos de espíritu aventurero en conquista de nuevas tierras dentro de los mismos límites de la patria, que. se va agrandando hacia arriba. Siempre hacia arriba.

Desde la primera ascensión al Fitz Roy, en enero de 1952, el andinismo argentino cobró un gran impulso. El interés popular que despertó esta proeza hizo que muchas personas que hasta ese momento solamente se habían interesado "desde abajo" en el andinismo, sintieran curiosidad por "subir" a ver de qué se trataba.


Comienza la enseñanza, se aprende a escalar con la cuerda bien segura a la cintura


El 11 de diciembre de 1952 una expedición del Club Andino Bariloche tuvo a su cargo la primera ascensión del Cerro de San Valentín, que con sus 4 078 metros es el pico más alto de la Patagonia. En enero de 1953 el Dr. Marmillod, su señora esposa, el teniente Francisco Ibánez y el Sr. Fernando Grajales realizaron la primera ascensión a] Aconcagua por el filo sur,  que Marmillod había reconocido en años anteriores. Ese mismo mes, un grupo de trepadores de! Centro Andino Buenos Aires venció cinco difíciles cumbres cercanas al Aconcagua, entre ellas la célebre cúpula de Gussfeldt.

Una vez que se cuenta con cierta práctica se inicia la ascensión por paredes empinadas, según la fotografía
esto no es cosa sencilla


Indudablemente, subir uno de esos picos andinos requiere cierta práctica. No se nace siendo andinista. Y es así como, compenetrándose con el nuevo impulso del andinismo nacional, a comienzos del presente año, la Federación Argentina de Ski y Andinismo, con el apoyo de su Presidente Honorario, el Presidente de la Nación, General Juan Perón; de! Ministro de Ejército, General Franklin Lucero, y del Presidente de Ja Confederación Argentina de Deportes, Dr. Rodolfo G. Valenzuela, inició los cursos de la Escuela Argentina de Alta Montaña. Esta escuela, creada en diciembre de 1952, está destinada a capacitar a nuestros jóvenes en la técnica de andinismo e intentar la conquista de las difíciles cumbres aun vírgenes.

Ya en los hielos. El primer grupo llega a la Depresión, entre el Pico Argentino
y el Principal Realizan el trayecto en seis penosas horas


Para la enseñanza se cuenta con la experiencia del ingeniero Louis Depasse, miembro de la expedición francesa al Fitz Roy y antiguo instructor de la Escuela Nacional de Alta Montaña en Chamonix, que ocupa el cargo de instructor jefe de la Escuela de Alta Montaña de Andinismo y de Ski; son instructores ayudantes los andinistas Domingo Bertoncelj, Gerardo Watzel y A. Tonchek. Hasta el presente se cumplieron con los dos primeros cursos: el inicial en marzo, en la zona de Bariloche—al que corresponde la nota gráfica que ilustra estas páginas—, y el siguiente en abril, en la región de Mendoza.

A su llegada a Bariloche, el ingeniero Depasse se puso a disposición de los asociados del Club Andino Bariloche para realizar el curso experimental de andinismo de alta montaña. A la primera llamada se inscribieron 30 alumnos. Se invitó también al Club de San Martín de los Andes y del Bolsón, que envió a sus representantes. Colaboró además el Ejército Argentino con movilidad y parte del equipo fabricado en el Arsenal Esteban de Lucas.

El curso de experimentación en etapa más avanzada. Escalando en roca.
Un trecho difícil y con mal tiempo. Otros alumnos observan


La primera etapa del curso experimental se efectuó sobre montañas que, relativamente, no presentaban mayores dificultades. Había que esperar que los principiantes —que también integraban el grupo— tuvieran la suficiente práctica. A tal efecto se utilizaron los refugios de que dispone la C. A. B. y se solicitó la colaboración de guías y andinistas. Como siempre cuando se trata de deporte, surgieron la ayuda espontánea y el compañerismo. Después de quince días familiarizándose con la faz técnica, los integrantes del curso se trasladaron al Tronador para experimentar la técnica del hielo. El grupo se dividió en dos, ya que el refugio del Tronador no ofrece cabida más que para 12 a 15 personas.


Curso experimental de alta montaña en el Cerro Tronador

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Parte del primer grupo de andinistas ascendiendo
por la ladera sur del Pico Argentino del Tronador


Provistos de grampones, clavos, martiiios y piquetas, y con las cuerdas bien ajustadas a la cintura, los diez andinistas que componen el primer grupo inician la ascensión del Tronador. La marcha al principio fué lenta, pues el último temporal había cubierto de nieve el faldeo, y las grietas muy abiertas por el calor del verano estaban ocultas por finos puentes peligrosos. En la fotografía se aprecia parte del primer grupo de andinistas ascendiendo por la ladera sur del Pico Argentino del Tronador.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Dos andinistas están por alcanzar la meta


Ya casi en la cumbre del Promontorio. Dos andinistas están por alcanzar la meta, mientras el resto del grupo va siguiendo la ruta marcada por éstos. Puede observarse en la fotografía con bastante claridad los escalones practicados en el hielo (abajo a la izquierda). Arriba, hacia la izquierda, iluminado por el sol, se ve el comienzo del paso Clausen. El Promontorio es la primer gran dificultad que se presenta en la ascensión. Es muy vertical y está cubierto de hielo resbaladizo.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Pico chileno


A la mañana siguiente, después de que el primer grupo cumpliera con la ascensión, Domingo Bertoncelj y Augusto Vallmitjana —que habían permanecido en el refugio en espera de la llegada del segundo grupo—, mientras los otros tomaban el camino de regreso, resolvieron hacer una excursión por su cuenta. Ascendieron hasta el Ventisquero Blanco y de allí partieron hacia el Pico Chileno. Sin duda era la ruta, pero temeraria, al salir del refugio se habían provisto de clavos, con que llenaron las mochilas. Y se pusieron en marcha En la foto, el Pico Chileno.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Desnivel de 200 metros, todo era hielo


Después de vencer al pico Chileno, los dos intrépidos andinistas se propusieron subir al Principal. Tardaron dos horas y media en llegar a la cumbre por la ruta de máximo peligro. Había un desnivel de doscientos metros. Y como puede observarse en la foto, todo era hielo. Desgraciadamente el hielo era muy nuevo y no sostenía el peso de un hombre. En dos oportunidades cayeron sobre ellos "ramas de hielo". La seguridad era relativa y en la mitad del trayecto tuvieron que provocar el desprendimiento de un balcón de cinco metros cúbico de hielo.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Paso Clausen


Iniciación del paso Clausen, cuyo tránsito exigió la talla de escalones en casi todo su recorrido. El paso Clausen es la ruta más conocida y casi la única practicable a pesar de que es muy expuesta y peligrosa. Se trató de una travesía de doscientos metros en forma horizontal sobre una pared casi vertical a pique sobre un vacío de seiscientos metros de hielo negro (denominación que se le da por su dureza y color), y tiene la particularidad de ser muy quebradizo, lo que no resulto nada agradable cuando uno lo pisa y siente que su pie queda en el aire. En estos casos, lo que se necesita es sangre fría y mucha presencia de ánimo.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Pueden observarse los grampones
de hielo en los zapatos del andinista y el martillo junto con los mosquetones indispensables
para ofrecer seguridad en las regiones difíciles


En primer término pueden observarse los grampones de hielo en los zapatos del andinista y el martillo junto con los mosquetones indispensables para ofrecer seguridad en las regiones difíciles. Esta es la ruta que lleva hacia el Promontorio. Los alumnos hacen uso aquí de toda la experiencia que adquirieron.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954.
Un hermoso paisaje que nos muestra al fondo el Volcán Osorno


Un hermoso paisaje que nos muestra al fondo el Volcán Osorno, situado en la zona chilena. La Escuela de Alta Montaña de Andinismo y Ski ha iniciado sus cursos en Bariloche, una de las regiones más hermosas del mundo. La segunda etapa tuvo lugar en la zona cordillerana de Mendoza. Se anunció para junio la iniciación del próximo curso.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954.
Cumbre del Principal, escalado por Bertoncelj y Valljnltjana


Después de ascender por el difícil camino de hielo, se alcanza al fin la tan ansiada meta. Esta es la cumbre del Principal, escalado por Bertoncelj y Valljnltjana. Eran las diecisiete horas cuando cumplieron con el itinerario. Y luego otra vez el camino de regreso, hacia el refugio, donde esperaba preocupado el segundo grupo. Esa mañana, al salir, los dos andinistas sólo habían dejado a la vista un papelito con el mensaje: "Volveremos en seguida", con el fin de tranquilizar al segundo grupo. Pero el paseo fue largo.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Cerca de la cumbre del Promontorio


La ascensión se hace penosa ya cerca de la cumbre del Promontorio. Los rayos del sol van dibujando las sombras de los andinistas sobre la alfombra nevada. Contra el celeste del cielo se recorta el blanco de la nieve y las figuras de los hombres, pequeños, en conquista de los enormes monstruos rocosos.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Cumbre del Pico Argentino


Nieve y roca. Y el cielo que va haciendo cada vez más amplio cuanto más se sube. Sobre el camino blanco se va buscando el rumbo hacia las nubes y hacia los paisajes cada vez cambiantes y siempre de grandiosa belleza. Como este juego de luz y sombra en la cumbre del Pico Argentino.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Cerro Puntiagudo al fondo (cerro chileno)


Una vista que parece arrancada dé un libro de delicadas pinturas chinas. Aquí el arte es naturaleza. Es el arte vivo y perfumado. Al fondo, el Puntiagudo (cerro chileno), emergiendo de un plafón de nubes. En la parte inferior izquierda se puede apreciar el lago de Todos los Santos o Esmeralda, situado también en el territorio chileno.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Camino hacia el pico Principal


Camino hacia el pico Principal. La ruta presenta sus dificultades. Pero los andinistas van preparados para cualquier contingencia. El equipo es completo y la mochila va bien cargada de clavos. Estos clavos permiten a los andinistas afirmarse y realizar sin mayores peligros ascensiones difíciles. Y además nunca debe olvidarse de llevar la soga.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954.
Un promontorio que aparece como una rama poblada de hojas


La ruta a seguir. Los ojos se inundan de belleza y los corazones laten con el afán de la aventura. Es el peligro que hay que sortear a cada paso. En primer plano, un promontorio que aparece como una rama poblada de hojas. Pero es una belleza peligrosa, pues este promontorio cubre una grieta de más de doscientos metros de profundidad.

El curso experimental de alta montaña en el cerro Tronador 1954. Vista del cerro Tronador desde el refugio


Y aquí está, pleno, y en toda su grandiosidad, el Tronador, tal: como los andinistas lo vieron desde el refugio. Aquí comienza el difícil camino ascendente que tuvieron que abrirse entre hielo y roca para alcanzar, al final, la conquista del coloso. Miraron al mundo desde arriba. Y aquí concluye el camino. Una despedida de nostalgia, tras la aventura. Y el renovado palpitar emocionado del corazón cuando se hacen la promesa de volver.


Pico Internacional del cerro Tronador

Del libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi de 1959

Ruta: normal (Claussen).

Tipo de ascensión: Glaciar con pasos de roca. Dificultad media: Glaciar.

Elementos necesarios: Soga, piqueta, grampones, mosquetones.

Peligros objetivos: Caída de piedras. En primavera aludes de nieve.

Peligros subjetivos: Roca podrida, con hielo adherido. Mediana exposición.

Tronador. Esquema de Filos y Cumbres.
Libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi de Jose Maria Iglesias y Mario Della Janna


Ruta:
Desde el refugio hasta el col, entre el Internacional y el Argentino (depresión). Dos a tres horas.

Desde allí subir oblicuamente retrocediendo hacia la entrada de la depresión para tomar el filo en su punto más fácil, luego de cruzar una pequeña rimaya.

Por el filo hasta la base de la pared del Promontorio, que se bordea hasta su terminación (único clavo de roca, fijo).

Luego tallar en travesía oblicua ascendente (hielo de couloir en verano) más o menos 15 m., para luego ascender directamente hasta la cumbre del promontorio (un clavo de hielo, fijo, en la mitad. Dos largos de soga). Inclinación de la pendiente 50°. Desde el promontorio descender al filo de unión con el pico y recorrerlo hasta la base. Subir un largo de soga por hielo con pedregullo para luego atravesar horizontalmente a la izquierda hasta la base de la más baja de dos canaletas que conducen a la arista. Esta travesía está muy amenazada por aludes de piedra que en verano son casi continuos.

Por la canaleta hasta la arista y en ésta, por bloques inestables de roca podrida apenas soldados por el hielo, se llega en verano hasta una rampa de firn que conduce cómodamente a la cumbre. (Arista 3 largos de soga, rampa uno.) En primavera, la arista está cubierta por hongos de hielo que es necesario romper con la piqueta.

Tronador, Pico Internacional (Anon).
Libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi de Jose Maria Iglesias y Mario Della Janna


Duración:
Ida y vuelta desde la depresión: 4 horas.

Desnivel: Desde la depresión 470 m. Desde el refugio CAB 1.070 mts.

Nota: La travesía Claussen, muy usada anteriormente, se ha abandonado en la actualidad debido a la falta de nieve. Por lo tanto ha dejado de ser una ruta normal y sólo pueden tentarla en primavera los buenos glaciaristas.

Tronador, Pico Anon.
Libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi de Jose Maria Iglesias y Mario Della Janna

Esqui en el Cerro Tronador. Foto: Augusto Vallmitjana


Augusto Vallmitjana era catalán, llego a Bariloche con su padre de quien aprendió el oficio de fotógrafo en el año 1944, al año de edad, fue principalmente un fotógrafo de la naturaleza de la montaña, además, guía de montaña, esquiador y viajero, tuvo hasta los años 70 una casa de fotografía en Bariloche, con sus obras se ha plasmado para siempre la belleza de la zona de Bariloche y la práctica de actividades de montaña.


Video:

Bariloche: Augusto Antonio Vallmitjana


Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Primera Ascensión al Cerro Tronador en 1934

  • Sombra Tumb

    Recuerdos de ascensiones al
    Cerro Tronador en los años 50

  • Sombra Tumb

    La quinta expedición de Federico Reichert al Cerro Tronador en la Provincia de Río Negro

  • Sombra Tumb

    Esquí de travesía en
    el monte Tronador

  • Sombra Tumb

    Libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi

  • Sombra Tumb

    Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de Parques Nacionales, Argentina


Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Junio 2019
    Junio 2019 - Nº 102
  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL DE JUNIO

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Primera Ascensión al
      Cerro Tronador en 1934

    • Sombra Tumb

      Recuerdos de ascensiones al
      Cerro Tronador en los años 50

    • Sombra Tumb

      La quinta expedición de Federico Reichert al Cerro Tronador en la Provincia de Río Negro

    • Sombra Tumb

      Esquí de travesía en el monte Tronador

    • Sombra Tumb

      Libro: Andinismo y Campamentos en el Parque Nacional Nahuel Huapi

    • Sombra Tumb

      Parque Nacional Nahuel Huapi, Administración de Parques Nacionales

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA