Cerrar
Febrero 2014 – Revista Digital Nro 45
Libro: Aconcagua Argentina


Guía y Manual sobre el Monte Aconcagua

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


AUTORES:
Dr. Alfredo Eduardo Magnani y Luis Alberto Parra

EDITORIAL:
Ediciones Dhaulagiri, Mendoza, Argentina

AÑO:
Primera Edición, 11 de mayo del 1981

IMPRESO: Impresora del Sur, Buenos Aires, Capital Federal, Argentina

FORMATO:
18 x 22 cm.

PÁGINAS:
82

IDIOMA:
Castellano

DIBUJOS DE RUTAS: Profesora Esther Carmona

Tapa del Libro Aconcagua Argentina. Primera edición, 11 de mayo de 1981
Autores: Alfredo Eduardo Magnani y Luis Alberto Parra


Treinta Años Después

- Por Luis Alberto Parra -

Caminábamos tranquilamente por la precordillera mendocina allá por 1980, tratando de llegar a una cumbre suave, solitaria y tranquila con mi maestro, amigo y compañero de aventuras (el desaparecido hace muy poco) Dr. Alfredo Eduardo Magnani.

Entre las muchas cosas que teníamos en mente y que desarrollábamos en las andanzas, era escribir un pequeño compendio sobre el Aconcagua.

Después del libro “Historia del Aconcagua” de Debiasey, Ugarte y Punzi (de los años ´50) no encontramos un libro que sirviera, desde lo práctico, a quienes visitan la montaña más alta de América.

Esta idea se mezclaba con otras como la de la creación del Parque Aconcagua, un centro de esquí para la difusión del deporte, liberar de trámites burocráticos a quienes quería hacer ascensiones y otro montón de cosas que se nos ocurrían.

Magnani ya era un experto escritor y yo con más ganas que técnicas ya había editado, un tiempo antes, una guía práctica en tres idiomas, sobre el Aconcagua.

Cuando le dimos forma en nuestras mentes, con muchas y largas charlas para ver una metodología de trabajo y al final de un tiempo que nos auto impusimos, decidimos ponernos a trabajar. Primero recopilar la información, hablar con muchos amigos montañeros y finalmente clasificarla y depurarla. Magnani puso la pluma y yo los datos técnicos y prácticos.

La impresión costó mucho más dinero de lo previsto (el fin no era el comercial) y el 90% de los mismos fueron obsequiados a nuestros amigos, clubes de montaña, bibliotecas, etc.

Fue un simple trabajo, útil para ese momento, y con el concreto objetivo de ayudar desde lo práctico a quienes nos visitaban para intentar el ascenso al Aconcagua.

En estas pocas líneas, agradezco a Dios que haya tenido en mi vida deportiva a un maestro como el querido “Petiso” Magnani, hoy sus cenizas descansan en el Cementerio de los Andinistas, en Puente del Inca y cerca de su querido Aconcagua.

Mendoza, 18 de junio de 2011
El Rudy Parra

Editorial Dhaulagiri, Mendoza, Argentina


Agradecemos la eficaz colaboración de:

Cnel. Valentín J. Ugarte
Prof. Esther Carmona
Prof. Beatriz Salas
Sra. Haydée Martha Bozzo
Dra. Ana María Palacios
Sr. José Luis Suárez Boulin
Geólogo Jorge Merta
Sr. Pablo Delpir Arenas
I.A.D.I.S.A.

Si subes una vez y te conformas serás sólo un aventurero exitoso. Si subes varias, un buen deportista. Pero si subes muchas y ayudas a subir serás un Guía.

Si sólo te preocupa tu seguridad, no subas.
Estando abajo nunca podrás caer. A lo sumo podrás quedar aplastado.


Salvador Nielsen
(Fragmento)

Dr. Alfredo Eduardo Magnani


Dr. Alfredo Eduardo Magnani

Veterano alpinista, ha escalado las principales cumbres de Los Andes desde el Perú a Tierra del Fuego y, en especial, los picos más relevantes de los Andes Centrales, entre ellos el monte Aconcagua, victoria que coronó a los dieciséis años de edad.

Ha recorrido la región del Aconcagua a través de la totalidad de sus laderas y valles y ascendido la mayoría de las cumbres menores que lo circundan. Se ha caracterizado, además, como un inquieto explorador, periodista y escritor sobre temas de montaña.

Realizó cursos en la Escuela de Ski et Alpinisme de Chamonix, Francia, y escaló las más importantes montañas de los Alpes franceses e italianos. En 1954 integró la Primera Expedición Argentina al Himalaya, que tuvo como objetivo el monte Dhaulagiri, de 8.170 metros mts., alcanzando su cordada una altura superior a los 8.050 metros. En 1976 formó parte de una expedición que realizó reconocimientos en la región del monte Everest, también en el Himalaya del Nepal.

Es autor del libro "Argentinos al Himalaya", colaborador de diversas publicaciones e especializadas y ex-profesor de la Escuela Superior de Turismo de la Provincia de Mendoza y del Instituto Nacional de Educación Física, actividades que alterna con el ejercicio de su profesión de abogado en la ciudad de Mendoza, República Argentina.

Luis Alberto Parra


Sr. Luis Alberto Parra

Joven deportista y dirigente del andinismo y el esquí, en la provincia de Mendoza, conoce con amplitud la zona del monte Aconcagua, la cual ha escalado por diversas rutas, como también otras importantes cumbres de la Cordillera Central.

Fue uno de los fundadores de la Asociación Mendocina de Actividades de Montaña, de la Unión Panamericana de Asociaciones de Montañismo, del Club de Esquí Cruz de Caña; jefe de la Sección Andinismo de la Policía de Mendoza y miembro activo de las patrullas de rescate. Posee el título de Instructor de Andinismo, además de haber efectuado diversos trabajos sobre el Aconcagua. Es representante en la Argentina de diversas instituciones deportivas y revistas especializadas en cuestiones de montañismo pertenecientes a diferentes países.

Ha sido asesor técnico de numerosas expediciones que intentaron ascender el monte Aconcagua por sus diversas rutas, por lo que ha recibido distinciones de entes oficiales y civiles.

Prólogo I

Las montañas no sólo encierran tesoros en sus ardientes y duras entrañas; sino ellas mismas son un tesoro por su capacidad de conservar la tradición oral, las costumbres; defender su acceso, la fauna, la flora los vestigios del pasado; también cierta "inocencia paradisíaca" en la gente que se ha quedado a vivir en un medio hostil, desapacible en especial para los que no conciben la vida humana sin todo el bienestar y malestar que ha traído el prodigioso e incesante crecimiento de la técnica.

La Cordillera de Los Andes, incluyendo los cordones de México, es el Tesoro de América Latina. Sobre un largo y ancho lomo, en sus valles, quebradas y abras, en sus mesetas y altiplanos se han asentado las culturas más significativas de la América Precolombina.

En Los Andes creció la patata, el cacao, el espléndido maíz, ese pan de América de suaves y dulces cercos de dientes, la poma o "fruta de oro" —el pomidoro— el tomate, refrescante y riente como la sandía.

En Los Andes viven los pequeños camélidos, frágiles, veloces, poseedores de un pelo fino y abrigado con que se hicieron las mantas de los príncipes aborígenes diseñados en las estelas, a quienes hoy se los encuentra vendiendo cerámicas en los mercados de la gran Cordillera.

Las regiones aisladas, los desiertos y sobre todo, las zonas montañosas, son la verdadera reserva, el "sanctuary", el santuario de lo intocable, el lujo de un planeta que, aparte de estallar demográficamente, por lucro y miedo se aglomera en poblaciones cada vez más densas y numerosas, aspirantes todas a alcanzar la dimensión de la megalopolis, la ciudad desmesurada, sin medida humana.

Rutas de la Pared Sur del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

Quien posea montañas inhabitables o inaccesibles, a esta "bajura" de los tiempos, tiene el bien más inapreciable.
Si la humanidad de hoy continúa reuniéndose por afán de negocios y por el apetito de devorarse recíprocamente, y no se une bajo el signo de un ideal, de una persona superior, "Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy en medio de ellos", Mateo, 18, 20, se convertirá en lo que Jean Paul Sartre hace decir a un personaje de una obra famosa: "El infierno, son los otros".

Argentina, Mendoza posee el trozo más significativo de la Cordillera de Los Andes, donde crece, prócer, el Aconcagua. Ese centinela de piedra es el símbolo y la realidad de todo lo que se opone a la molicie, la vulgaridad, a las infinitas repeticiones fáciles de la moda en todo su ancho y pavoroso espectro.

Este manual indica con precisión los caminos para elevarse de la decadencia en que se vive y permanecer un instante, sólo un instante, en la altura, donde siempre han morado los dioses.

Mendoza, Argentina, febrero de 1981
Vicente Cichitti Marcone
Profesor de Filosofía y letras.
Miembro de la 2a. Expedición Argentina al Himalaya (Monte Dhaulagiri), 1956.


Prólogo II

Este manual del Aconcagua tiene muchos méritos; uno, entre tantos, es el de presentar ante nuestro asombro el Aconcagua, alto, vasto y voluminoso, armado y visto en su totalidad por la clara y prolija descripción de sus rutas de ascensión. Como un fácil rompecabezas queda compuesto el cuadro una vez que se han comprendido y ensamblado sus 7 u 8 rutas de acceso.

Hay breves y certeras descripciones geográficas de la Cordillera de Los Andes, y de su culminación, el Aconcagua. Las incursiones lingüísticas, geológicas, glaciológicas y climáticas completan como el hábitat donde vive, late, esa roca que ha atraído la atención de la gente amante de la disciplina de la montaña, de todo el mundo.

Este manual es un método para acceder a la cúspide del Aconcagua por encima de sus encantadoras —de riesgo vigilante y belleza— y numerosas laderas. Como todo el mundo sabe, técnicamente "método", significa hacer algo con un "camino" trazado de antemano. Los autores han transitado en la teoría y en la práctica esos "caminos"; por eso, pueden haberlos señalado y descripto con tan vivida precisión que aun el no especialista puede usufructuarlos y gozarse de ellos en su ascensión imaginaria previa a la real y atractiva que lo llevará a la meta.

Pared Sur del Aconcagua, Mendoza. Dibujo: Esther Carmona

Pared Sur del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

Afortunadamente el montañismo está en un plano espiritual más alto que el deporte y todas las clases de juegos que actualmente sufren el deterioro de la "condición humana" exasperada por la secularización reinante.

Resistirá mucho tiempo a los embates de la facilidad, de la vanidad, o la propaganda del lucro, de la politización, que ha reducido a su mínima expresión la grandeza de las solemnes competiciones entre los hombres. Al héroe máximo de las suntuosas carreras de carro en Grecia se le daba como premio una simple corona de olivos.
Todavía el montañismo conserva esa humildad y decoro.

Mendoza, Argentina, febrero de 1981
Ulises Silas Vitale
Miembro de la 3a. Expedición Argentina al Himalaya (Monte Everest), 1971
Miembro de la 4a. Expedición Argentina al Himalaya (Monte Manaslu), 1979
Miembro de la 5a. Expedición Argentina al Himalaya (Monte Dhaulagiri), 1981.

La Cordillera de Los Andes - El Monte Aconcagua

La denominación de Cordillera de Los Andes, según la opinión de especialistas en la materia, no sería de origen científico si no popular. Fue aplicada al conjunto montañoso del extremo oeste del Nuevo Mundo, especialmente en el sector sudamericano.

Se considera que es una modificación del vocablo quichua Antis con el que se individualizaba una serranía del Perú y que deriva de Anta, que a su vez significa metal.

Es la Cordillera de Los Andes una manifestación orográfica de impresionante magnitud, ya que constituye la cadena de montañas más larga del mundo. Posee aproximadamente siete mil doscientos kilómetros de longitud y sus especiales características merecieron que el conocido geólogo y explorador Windhausen dijera sobre ella:

"incluye en sus numerosos cordones un verdadero mosaico de trozos tectónicos de distintas edades y categorías, cuyo desciframiento constituye una de las tareas más atrayentes, si bien más penosas, de la ciencia geológica".

La Cordillera de Los Andes, en su extremo meridional, separa las Repúblicas de Argentina y Chile en una longitud meridiana que excede los tres mil kilómetros. Los grupos orográficos que la componen son más anchos en el norte y las pendientes, en general, son más abruptas sobre la vertiente pacífica.

Ruta Noroeste o Normal del Aconcagua, Mendoza. Dibujo: Esther Carmona

Ruta Noroeste o Normal del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

Entre los paralelos 24 y 30, Los Andes, dentro del territorio argentino, vecinos del desierto de Atacama, son áridos, secos y poco explorados. Contienen montañas de aspecto ruinoso y desolado. Las más elevadas son de origen volcánico. Comprende las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca y La Rioja y en ellas se yerguen más de doscientas cimas que superan los cinco mil metros y otras muchas que exceden los seis mil. Las cumbres más elevadas de norte a sur son: Llullaillaco (6.750 mts.); Ojos del Salado (6.870 mts.), la segunda cumbre de América; Bonete (6.850 mts.); Pissis (6.000 mts.); Cerro del Jagüel (6.780 mts.), etc.

Al sur del paralelo 30 se produce la transición hacia una zona templada y menos seca. Simultáneamente con la disminución en un casi 50% de su anchura, Los Andes ingresan en una zona donde las precipitaciones de lluvia y nieve son más frecuentes.

La Cordillera propiamente dicha presenta una línea doble de crestas que enmarca altos valles pertenecientes a la República Argentina.

Tres de los gigantes montañosos de América meridional se alzan en esta zona central de la cordillera, situados en las provincias argentinas de San Juan y Mendoza. Son ellos: el Mercedario (6.670 mts.), el Aconcagua (6.960 mts.) y el volcán Tupungato (6.650 mts.).

Los altos encadenamientos de la cordillera de Los Andes entre los grados 32° y 1/2 y 33° y 1/2 de latitud sur se desarrollan por lo general a lo largo del divorcio continental de aguas (Divortium Acquarium) formando en parte la frontera argentino-chilena.Este sector linda al norte con el Aconcagua y al sur con el Tupungato, y está dividido por dos profundos valles dirigidos de este a oeste que están unidos entre sí por los pasos de Iglesia y Bermejo (Cumbre, 3.799 mts.).

Del lado argentino o Atlántico y en las fuentes del río Mendoza se encuentra el valle de Las Cuevas y su prolongación el del río Mendoza y en el sector chileno o Pacífico, en las nacientes del río Aconcagua, el valle del Río Juncal.

El sector septentrional abarca las montañas del grupo del Aconcagua, el que constituye su cumbre máxima.

En el sur, es decir, en el valle del río Las Cuevas, dos cuencas tributarias conducen al corazón del sistema y penetran hasta el pie mismo del Aconcagua, son los valles de Horcones y de Las Vacas.

Próximos al Aconcagua y como cimas de segundo orden, se encuentran los cerros Almacenes (5.060 mts.) y Santa María (5.100 mts.). Al oeste del importante grupo se alzan dos altas cadenas con dirección norte-sur, entre las cuales surge la naciente del río Las Cuevas. Hacia el este se desprende la cadena que conforma el cerro Tolosa, con 5.370 mts.; Cerro de los Dedos, 4.960 mts.; Cerro Catedral, 5.300 mts. y las del Oeste, denominadas cadena del Portezuelo de los Contrabandistas y Paso de la Cumbre, conforman el divorcio de aguas interoceánicas.

Por intermedio del umbral transversal fuertemente englaciado del cerro Cuerno (5.400 mts.) que cierra los valles de Cuevas y Horcones por el norte, ambos grupos se encadenan con el macizo del Aconcagua.

Parte superior de la Ruta Normal y Ruta Noreste (Polacos) del Aconcagua, Mendoza. Dibujo: Esther Carmona

Parte superior de la Ruta Normal y Ruta Noreste (Polacos) del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

Al oeste del divorcio continental se alza el grupo del cerro La Parva (4.640 mts.), en territorio chileno.
El Cordón Penitentes, situado en la parte superior del río del Volcán, conduce desde el norte a las proximidades del Aconcagua, más exactamente a la cadena del Cerro Cuerno.

En el sector septentrional las elevadas montañas no coinciden con el divorcio de las aguas sino que se erigen al oriente del mismo. La cima del Aconcagua dista 12 km. de la frontera con Chile y 18 kilómetros de la línea del Ferrocarril Trasandino.

El monte Aconcagua, la cumbre más elevada de América, se yergue íntegramente en territorio argentino, en la provincia de Mendoza, entre los 69° 59 minutos de longitud oeste y los 32° 39 minutos de latitud sur.

La dilatada longitud de Los Andes Argentinos y sus variadas características exige un estudio clasificatorio de conjunto y otro particular de cada zona, para así caracterizar con aproximada exactitud, las particularidades de cada una de las regiones andinas.

El principal encadenamiento de la Cordillera de Los Andes como línea ininterrumpida, límite político y divorcio continental de aguas, no existe en la realidad. Si bien se advierte cierta unidad topográfica y geológica, Los Andes Argentinos ofrecen sectores tan diferentes entre sí que resulta necesario, ante la imposibilidad de su estudio en conjunto, analizarlas por regiones.

Pueden así individualizarse en Los Andes argentinos las zonas o regiones siguientes:

A) Región de la Puna;
B) Alta Cordillera Central de San Juan y Mendoza;
C) Sección de Transición;
D) Cordillera Patagónica Septentrional;
E) Cordillera Austral.

Específicamente y por su estrecha vinculación con el presente estudio nos referiremos seguidamente al Sector B, relativo a la Alta Cordillera Central de San Juan y Mendoza, donde se ubica el monte Aconcagua. Esta región constituye alpinísticamente una de las más interesantes de la Cordillera. Inmensamente elevada e imponente, ofrece un paisaje desolado, carente de árboles, sin praderas, con pastos rígidos, matorrales bajos y espinosos, vegetación que disminuye paulatinamente en tamaño y cantidad al alcanzar los 4.000 metros de altitud.

Glaciar Este de la Ruta Argentina en el Aconcagua, Mendoza. Dibujo: Esther Camona

Glaciar Este de la Ruta Argentina en el Aconcagua. Dibujo: Esther Camona

Las formas abruptas propias de las altas montañas se observan tan sólo en las cumbres prominentes. El resto está dominado por planicies de destrucción, con clima seco y elevadas alturas situadas entre los cuatro y cinco mil metros.

Este sector cordillerano contiene la Cordillera Real que en San Juan y Mendoza logra su más imponente desarrollo a través de dos cadenas claramente definidas: la Cordillera Occidental limítrofe con la división continental de aguas y la Cordillera Oriental separada por los cursos superiores de los ríos que discurren por valles longitudinales. Emerge en este sector la precordillera que en la latitud de los 30° comienza a separarse formando un tercer cordón más oriental que los anteriores.

Entre la Pre - Cordillera y el Cordón Oriental, desde los 30° comienzan los grandes valles o bolsones de Rodeo, Iglesia, Calingasta y Uspallata, que se prolongan hasta el río Mendoza dibujando una línea de separación orográfica y geológica en sus 400 km. de extensión. La Pre - Cordillera es un elemento típico de la orografía argentina, intercalado entre la cordillera de Los Andes, en el oeste y la Sierra Pampeana en el este.

El cordón oriental hasta el Aconcagua es el más elevado, pero, al sur de la cuenca del río Mendoza, la cordillera del límite se levanta como un macizo abrupto, fuertemente englaciado, imponente (Cerros Juncal, del Plomo, Polleras, etc.), a los que siguen importantes volcanes tales como el Tupungato, Bravard, San José, Maipo y otros.

Parte superior de la Ruta Suroeste del Aconcagua, Mendoza. Dibujo: Esther Carmona

Parte superior de la Ruta Suroeste del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona


In Memoriam

Un sentido homenaje dedicamos a los deportistas de diversas nacionalidades que perdieron su vida en la lucha contra el Aconcagua y cuya nómina es la siguiente:

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38




39

1926
1928
1933
1936
1937
1937
1940
1944
1944
1944
1944
1947
1947
1951
1958
1959
1960
1962
1962
1965
1965
1965
1969
1971
1973
1973
1973
1974
1974
1979
1980
1980
1980
1980
1980
1981
1981
1981




1981

Normal
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
"
Sur
Normal
"
Sur
Normal
Noreste
"
Normal
"
"
"
Sur
"
Normal
Sur
Noreste
Normal
"
"




Noreste

Juan StepanecK
Bazil Marden
Helmut Reissing
Newell Bent
Fernando Solari
Ruperto Freile
José Kastelic
Juan Jorge Link
Adriana Bance
Walter Schiller
Albert Kneidl
María F. Canals Frau
Juan Maas
Gustavo Moller
Richter
Aranda
Giraudo
Pedro-Pérez Cherp
Oscar Arispe Manrique
Ferdinand Kritz
Fernando de la Mora
Dieter Raab
Carlos Florencio Toscano
Clive R. Before Smith
Janet Mae Johnson
John Cooper
Masao Uji
Hilde Koernfeld
Peter Rosch
Peter Gerdharter
Charles Bludworth
Guy Andrews
Norbert Bruckmayer
Hugh Grandfield
Sergio Elia
Kim Yong Hwang
Franz Teufel
Tte. de la Fuerza Aérea Argentina Jorge Nelson Juárez caído con su helicóptero, próximo al "Glaciar de los Polacos", en un operativo de rescate de un andinista.
Eduardo López Novillo

Austríaco
Inglés
Alemán
Norteamericano
Chileno
Chileno
Yugoeslavo
Alemán
Francesa
Alemán
Alemán
Española
Argentino
Boliviano
Chileno
Chileno
Argentino
Argentino
Mexicano
Austríaco
Mejicano
Alemán
Argentino
Inglés
Norteamericana
Norteamericano
Japonés
Austríaca
Alemán
Austríaco
Norteamericano
Norteamericano
Suizo
Inglés
Argentino
Coreano
Austríaco





Argentino


 

Croquis de la ruta Suroeste del Aconcagua - Filo Marmillod, del libro "Aconcagua Argentina" de Eduardo Magnani y Alberto Parra. Dibujo: Esther Carmona

Croquis de la ruta Suroeste del Aconcagua - Filo Marmillod. Dibujo: Esther Carmona

Índice

Pág.

7
11
15
19
21
23
25
27
29
33
37
46
53
59
61
67
69
71
73

Capitulo


I
II
III
VI
V
VI
VII
VIII
IX
X
XI
XII
XIII
XIV
XV
XVI
XVII
XVIII

 

La Montaña en la Tradición e Interpretación de la Cultura Mundial
La Cordillera de Los Andes - El Monte Aconcagua
Origen del Nombre Aconcagua
La Altura del Monte Aconcagua
Geología
Glaciología
Clima
Flora y Fauna
Breve Historia del Aconcagua
Aconcagua Anecdótico
El Ejército Argentino en el Aconcagua
Rutas de Ascensión
Equipos y Alimentación
Preparación Física y Patología de Altura
Accesos y Transportes
Refugios - La Cumbre
In Memoriam
Bibliografía

 

Ruta Noroeste o Normail a las Cumbres Norte y Sur del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

Ruta Noroeste o Normail a las Cumbres Norte y Sur del Aconcagua. Dibujo: Esther Carmona

 

Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.com.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA