Cerrar
Marzo 2014 – Noticias y Novedades
Libro: Ojos del Salado


Andes Catamarqueños


Restauración Fotográfica:
Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


AUTOR:
Eduardo Nuciforo

EDITORIAL:
Industrias Graficas Aeronáuticas, Buenos Aires, Argentina.

AÑO:
31 de Marzo de 1959

FORMATO:
16 x 22 cm.

PÁGINAS:
106

IDIOMA:
Castellano

Tapa del Libro Ojos del Salado, Andes Catamarqueños
Autor: Eduardo Nuciforo


Prologo

Eduardo Nuciforo ha concretado en realidad una obra tan hermosa como difícil: la publicación de un libro como el presente, en el que se relatan las múltiples peripecias vividas durante la expedición que el Grupo de Montaña "Halcón" realizara en 1958 al cordón "Ojos del Salado". Después de leer las páginas de su manuscrito, y puesto en la honrosa tarea de prologarlo, debo confesar la profunda emoción con que lo hago, no sólo por el emocionante recuerdo de inolvidables horas transcurridas en las alturas, sino también y sobre todo por saber que un compañero de la montaña entrega a la juventud el precioso tesoro de experiencias recogidas durante su reciente aventura.

Nuciforo es un andinista cuya vocación por la montaña lleva consigo desde edad muy juvenil, como lo demuestran sus múltiples viajes por sierras y montañas, con sus piernas por único transporte, y en incesante tentativa de dominar la naturaleza, en toda la virginal pureza de la altura.

Miembros de la expedición a Ojos del Salado. Eduardo Nuciforo, Reverendo Luis Arch, Norman Romanenghi, Alberto Angeleri, Guillermo Alanis. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Integrantes de la expedición. Libro Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Miembros de la expedición a Ojos del Salado. Luis Sable, Daniel Powel, Santos Carrizo, Manuel Alvarez, Pedro Carrizo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Integrantes de la expedición. Libro Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Lo más notable es que nunca haya encarado una profesión que estuviera relacionada con el estudio mismo de la tierra. Mas su inclinación a conquistar cerros y su espíritu de viajero le llevaron a aproximarse cada vez más con lo natural en aquellos parajes donde el acceso del hombre se ve privado de los medios moderno» y a donde se llega con la voluntad y el esfuerzo de cada individuo.

En la temporada de 1956-57, el Grupo de Montaña "Halcón" realizó su primera expedición a los Andes Catamarqueños, y en dicha oportunidad fueron también dirigidos por el autor de este libro. Si bien en ella no se logró la codiciada cumbre, no puede llamarse fracasada pues fue la semilla eficiente que fructificó después con la experiencia recogida.

Fue así que en 1957 los pormenores de una segunda expedición fueron cuidadosamente planeados, siempre bajo la dirección de Nuciforo, en el decisivo intento de hacer flamear en lo alto la enseña nacional. La diligencia, el sacrificio y el aporte generoso de quienes nos ayudaron para emprender la marcha definitiva, abonaron el camino del Grupo, que logró con ingentes esfuerzos el triunfo apetecido.

Nuciforo condujo hábilmente esa expedición, y tuvo así el honor de capitanear al grupo argentino que lograra asentar su planta juvenil sobre la cúspide del coloso andino, que aún lanza por su boca silenciosa, vaporosos rezongos de eclosiones geológicas envejecidas.

El lector encontrará en su libro un relato vivido y apasionante de cuanto aconteció en la aventura, y aún el técnico hallará elementos útiles para él mejor conocimiento del ambiente geográfico catamarqueño. La nitidez de la fotografía nos aproxima a la inconmensurable belleza de un paisaje extraordinario.

Llegada a El Arenal (5.800 mts). Expedición Ojos del Salado. Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Llegada a El Arenal (5.800 mts). Expedición Ojos del Salado.
Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Vista de las cuevas naturales utilizadas como refugios en Aguas Calientes (4.150 mts).
Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Quien haya conocido la montaña, él gozo espiritual de la altura, y la desbordante pureza del panorama andino, ha de apreciar sin duda lo que esta obra significa como aporte para divulgar la riqueza natural argentina en sectores que aún no la conocen en su integridad.

Que la juventud de la. Patria, a quien ha dedicado su obra sepa recibir el mensaje del autor, y valorar él ejemplo de los bravos muchachos que cumplieron la hazaña como un nuevo y renovado ejemplo del temple argentino.

Juan José Murra
Geólogo
Jefe Grupo Montaña Halcón

Introducción

Al comenzar a escribir sobre los pormenores de la organización y tareas que cumplió la Expedición Argentina "Halcón", que venció el Cerro "Ojo del Salado", encumbramiento principal del cordón homónimo, es de nuestro interés hacer resaltar que el autor de esta obra, como casi todos los montañistas, no es escritor de profesión ; no obstante ello, tratará de narrar los hechos de la manera menos técnica posible, para que, no sólo puedan leerla los que practican montañismo, sino también aquellos que no lo conocen o que poco saben de este deporte. También para el que tenga un concepto demasiado elemental o errado sobre la materia, llegue a él y viva las alternativas de esta empresa, que después de muchos sacrificios logró vencer la cumbre, consiguiendo sus integrantes hacer flamear el pabellón nacional en la cima de este coloso de América.

Campamento I, El Arenal. Expedición a Ojos del Salado. Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Campamento I, El Arenal. Expedición a Ojos del Salado. Foto: Eduardo Nuciforo.
Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Ello se logró merced a la disciplina del grupo, a su capacidad, tenacidad y una serie de privaciones a costa de la integridad física, sufriendo serias afecciones y el drama de un compañero extraviado.

Despertar el espíritu de aventura, la curiosidad por aquellos lugares inhóspitos de los Andes Catamarqueños, algunos de los cuales, son aún desconocidos... haciendo que el hombre de la ciudad, se interese por esta clase de relatos y algunos de los pormenores de este viril deporte, tal el mayor galardón a que aspira el autor, y también su íntima esperanza.

Las montañas siempre impresionaron de diversos modos al hombre y fueron una perenne incitación a su espíritu aventurero y deportivo. Pero no se animaba a treparlas, ya que creía que las altas cumbres eran moradas de dioses y de espíritus: atracción y temor, tales eran los sentimientos primordiales que despertaban los montes de la tierra en los hombres primitivos. Después superaron estas ideas y, ya fuera para rendir culto a esos dioses o para desafiar a los espíritus, el hombre asciende a las cumbres y va naciendo en él, el placer de esta tarea; aprende a admirar desde sus cimas todo el mundo maravilloso que lo rodea, comienza a amar a la montaña y ésta se humaniza.

Hacia la cumbre de Ojos del Salado. Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Hacia la cumbre de Ojos del Salado. Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Dos miembros de la expedición atravesando un glaciar existente en la vertiente SO.
Foto: Eduardo Nuciforo. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Así nace este nuevo deporte, que comenzó a adquirir desarrollo hace aproximadamente medio siglo. Naturalmente, primero se desarrolló en Europa (Los Alpes, Pirineos, etc.). En el año 1921, George Leigh-Mallory conduce la primera expedición inglesa al monte Everest, logrando llegar hasta los 7000 mts. de altura, toda una hazaña en esta época y recién el 29 de mayo de 1953, después de muchas tentativas, la expedición al mando del coronel Hunt y patrocinada por la Real Sociedad Geográfica y el Club Alpino de Londres, logra vencer la cumbre más alta del mundo; fueron sus conquistadores: Edmund P. Hillary, apicultor neozelandés y Tensing Norkay, guía nepalés.

En América, se podría decir, que en el aspecto deportivo recién comenzamos, pues nuestros triunfos de importancia se lograron hace aproximadamente tres décadas, pero ello no quita que existan grandes valores humanos, y las montañas más altas de Occidente. El campo que se presenta para esta nueva actividad es amplísimo; disponemos de todo tipo de montaña en nuestra dilatada cordillera, que se extiende en toda la extensión del territorio. Prueba de ello, son las grandes y renombradas expediciones internacionales de allende el mar, que nos han visitado.

La República Argentina, con su extensa y dilatada cordillera, ofrece pues a nuestra actividad un verdadero paraíso de montañas, y los argentinos debemos lograr sus cumbres, para que llegue el día que, en cada cerro por difícil que sea, flamee el pabellón nacional, como vigía de nuestra soberanía.

A LA JUVENTUD ARGENTINA,
HOMBRES DEL MAÑANA
Y ESPERANZA DE
NUESTRA
PATRIA

Cumbre del cerro Ojos del Salado (Cota A, 7.800 mts). Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Cumbre del cerro Ojos del Salado (Cota A, 7.800 mts). Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños


Indice

PROLOGO
INTRODUCCIÓN

Capitulo I
Características del Cerro Ojo del Salado.......................................................

Capitulo II
Nace una expedición..................................................................................

Capitulo III
Fiambalá...................................................................................................

Capitulo IV
Cazadero Grande.......................................................................................

Capitulo V
Aguas Calientes........................................................................................

Capitulo VI
Campamento Nº 1....................................................................................

Capitulo VII
Campamento Nº 2....................................................................................

Capitulo VIII
En la cumbre............................................................................................

Capitulo IX
Angustia..................................................................................................

Capitulo X
Final de la expedición...............................................................................

Capitulo XI
La odisea de Angeleri...............................................................................

Palabras Finales......................................................................................
Epílogo....................................................................................................

XV
XVII


1


7


11


15


21


27


31


41


45


53


57

61
62


Vencedores de la cumbre del cerro Ojos del Salado. De izq. a der.: Daniel Powel, Eduardo Nuciforo y Luis Sablé, en Cazadero Grande. Foto: Padre Arch. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños

Vencedores de la cumbre del cerro Ojos del Salado. De izq. a der.: Daniel Powel, Eduardo Nuciforo y Luis Sablé, en Cazadero Grande. Foto: Padre Arch. Libro de Montaña: Ojos del Salado, Andes Catamarqueños


Área Restauración Fotográfica del CCAM: Natalia Fernández Juárez

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.

 


  • Equipo CCAM

  • Revista Digital
  • Suscribite a Noticias de Montaña


    • Seccion Técnica & Entrenamiento
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA