Inicio
Quienes Somos
Links
Contáctenos
Publicaciones
Boletines
Noticias de Actualidad
Arte y Cultura
Relatos de Viajes y Expediciones
Antropología y Arqueología
Historia del Montañismo
Entrenamiento y Tecnica
Espeleología
Museo Virtual de Historia del Montañismo
Videoteca
Libros y Música
 
- DESTACADO -



- Volver a Inicio Sección Noticias -


Despedida de Bartolomé "Peludo" Olivieri
Reconocido integrante del Club Andino Bariloche

10/03/2012

El sábado 10 de marzo, a las 11.30, se llevó a cabo en el Cementerio del Montañés el entierrro de Bartolomé Olivieri que falleciera en agosto del año pasado.

Barrientos, Olivieri, Enevoldsen frente al Club Andino Bariloche, 2011. Foto: Club Andino BarilocheBarrientos, Olivieri, Enevoldsen frente al Club Andino Bariloche, 2011.
Foto: Club Andino Bariloche

El Club Andino Bariloche invitó a todos los socios y amigos que quieran estar presentes en la ceremonia para despedir a este socio honorario del Club y reconocido integrante, jefe de la comisión de Auxilio del CAB y miembro de la primera expedición invernal a los Hielos Continentales, que se llevó a cabo en 1961. Partió a los 87 años.

Fuente: www.clubandino.org

Barrientos, Olivieri, Ezquerra en la cumbre de los Hielos Continentales, 1961. Foto: Enevoldsen, Club Andino Bariloche
Barrientos, Olivieri, Ezquerra en la cumbre de los Hielos Continentales, 1961.
Foto: Enevoldsen, Club Andino Bariloche


Recordando los 50 años de la Expedición Invernal a los Hielos Continentales

03/2012

El 5 de Agosto de 2011, durante los actos por el Día del Montañés, se recordaba la primera expedición invernal a los Hielos Patagónicos, integrada por montañeses del Club Andino Bariloche, hace exactamente 50 años. El grupo partió desde esta ciudad el 6 de junio de 1961 y llegó a la planicie de los Cuatro Glaciares, en las inmediaciones del Paso Marconi. Fue una expedición que abrió una nueva etapa en las travesías por la Patagonia.

Víctor Enevoldsen, Bartolome Olivieri y Juan Barrientos integraron la expedición que conmemoró el 30º aniversario del CAB, la institución pionera de los deportes de montaña en Argentina. Coincidieron en guardar hermosos recuerdos de aquel viaje, que permitió elaborar los primeros mapas y estudios del lugar.

"Imaginate que sólo el viaje entre Bariloche y lo que es hoy El Chaltén (Santa Cruz), fue programado en cinco días y por el mal clima, la topografía y algunos problemas mecánicos nos demandó 17 jornadas", recordó Enevoldsen. Viajaron en un camión Ford canadiense de la Segunda Guerra y un Jeep Ika carrozado. El camión sufrió varios desperfectos que fueron reparados "con lo que había", por Enevoldsen, andinista convertido en mecánico.

Comisión de Auxilio del Club Andino Bariloche
Comisión de Auxilio del Club Andino Bariloche

El grupo lo integraron además de los nombrados Carlos Sonntag (quien fue el jefe de la expedición), Renato Cattelani, José María Iglesias, Ernesto Gebauer, Manolo Puente Blanco, Teodoro Sifuentes, Otto Weisskopf, Gregorio Ezquerra (los ocho ya fallecidos) y Roberto Felipez, quien vive en Buenos Aires.

Llegaron al río De las Vueltas, aledaño al Fitz Roy, y luego se internaron por el valle del lago Eléctrico, hacia el Paso Marconi. Allí instalaron el campamento base en Piedra del Fraile, una roca gigante que lleva el nombre del cura italiano De Agostini. Permanecieron varios días en cuevas de nieve esperando el buen tiempo y finalmente desplegaron las banderas argentina y chilena en una amplia planicie, en medio del Hielo Patagónico, donde se unen cuatro glaciares. Olivieri escribió un libro sobre esta expedición, que puede adquirirse en la sede local del CAB, en el que detalló el fantástico viaje.

El camino recorrido por el grupo hace medio siglo es hoy la puerta de ingreso al Hielo Patagónico Sur. En Piedra del Fraile hay un camping y un refugio con servicios y en el Paso Marconi también hay otro refugio, construido por los chilenos. También la topografía cambió. Donde hace 50 años había hielo se ven hoy grandes morenas y sólo rocas.


Fuente: www.rionegro.com.ar


Memoria del Hielo

03/2012
- por Guadalupe Maqueda -


El 24 de Abril de 2006 fué presentado en el Club Andino Bariloche, el libro de Bartolomé H. Olivieri, que relata la primera expedición invernal a los hielos patagónicos, realizada en 1961.

La expedición. Fue encabezada por Carlos Sonntag, un calificado andinista, y la integraron además Gregorio Ezquerra, Otto Weisskopf, Víctor Enevoldsen, Teodoro Sifuentes, Manolo Puente Blanco, José María Iglesias, Renato Cattelani, Juan Barrientos, Ernesto Gebauer, Roberto Felipez, Emilio Rondau y Bartolomé Olivieri.

Bartolomé Olivieri en la expedición a los Hielos Continentales, 1961. Foto: Bartolomé Olivieri
Bartolomé Olivieri en la expedición a los Hielos Patagónicos, 1961. Foto: Bartolomé Olivieri

La periodista Guadalupe Maqueda habló con su autor, y recogió algunos de esos inolvidables momentos:

Lo llaman el peludo. Cada tanto se le escapa una “r” de sus pagos correntinos, y sin embargo, la lente de sus ojos refleja el espíritu cautivo de quien conoce la belleza y los misterios de esta tierra patagónica. Su trayectoria de montaña se inicia en Campo de los Andes (Mendoza) en 1948 y culmina en Bariloche, 24 años más tarde.

Militar, Andinista y Esquiador. El teniente coronel (R) Bartolomé H. Olivieri, supo aprovechar su tiempo lo suficiente como para conducir, entre otras epopeyas, la 1º ascensión invernal con descenso en esquís del volcán Lanín (1960); integrar la 1º expedición invernal a los hielos continentales del Club Andino Bariloche (1961); y un año después, presidir la 1º expedición al cerro Fitz Roy.

Hoy, después de largas e innumerables travesías, acaso sea la palabra una forma de estar cerca de aquella compañera irrenunciable: la montaña.

-Cuénteme el comienzo de esta historia…
-Cuando me salió el pase a Bariloche en el año 1960 me conecté con el Club Andino y empecé a vincularme con la gente de montaña que ya había despertado mi atracción. La montaña la conocía porque mi primer destino de montaña fue Campo de Los Andes (Mendoza). Y en 1961 me invitaron a participar de una aventura, que por las características que tuvo es prácticamente la única a nivel mundial. Casi todas las expediciones que se hicieron fueron en verano, mientras que esta fue en invierno.

Después de eso estuve ligado a la montaña por una serie de circunstancias en mi carrera. Tras mi retiro, quedé vinculado al Club Andino donde estuve dentro de la Comisión de Auxilio. Por cuestiones de trabajo y nueva vida no pude hacer excursiones de gran envergadura pero seguí ligado al club colaborando y participando de operativos de rescate.

Integrantes de la expedición a los Hielos Patagónicos, 1961. Foto: Bartolomé Olivieri
Integrantes de la expedición a los Hielos Patagónicos, 1961. Foto: Bartolomé Olivieri

-¿Qué camino tomo la expedición?
-La expedición al hielo continental salió de Bariloche. Fuimos por la ruta 40 al Mascardi, Maitén, Leleque, Esquel, Arroyo Pintado, Tecka, Alto Río Senquer, Río Mayo, Perito Moreno. De ahí en más tuvimos que volver a la costa porque nos dijeron que no podíamos seguir por la ruta. Hicimos el desvío y después volvimos a entrar a la cordillera. Pasamos por Las Heras, Pico Truncado, Fitz Roy, Puerto Deseado, Gregores, San Julián, Comandante Piedrabuena, 3 Lagos, Estancia Madsen y Paso de los Glaciares.

-¿Qué tiempo les llevó hacerla?
-La expedición fue proyectada por 45 días y tardamos 3 meses.

-¿Qué anécdota rescata…aquella que le provoque emociones encontradas?
-.. anécdotas tengo a montones… Pero en determinado momento, cuando estábamos buscando la penetración al hielo continental, nos enfrentamos con un corte de serac (formaciones que se producen al encontrarse dos glaciares). Son como estalagmitas, picos que llegan a tener hasta 7 metros de hielo puro que hacen difícil encontrar el paso sin quedarse perdido en medio de ellos. En esa circunstancia el jefe de la expedición y otro integrante hicieron una exploración para encontrar el paso y cuando llegaron al centro del hielo continental los agarró una tormenta tremenda que los obligó a cavar un pozo porque no podían seguir avanzando. Allí quedaron atrapados. Mientras, nosotros, no sabíamos que hacer porque ellos tenían que ir y volver, pero como no volvían, comenzamos a organizar la búsqueda. Fuimos a la zona de los serac, pasamos la noche, y cuando nos disponíamos a salir de allí al otro día, por suerte ellos llegaron. De lo contrario, por el viento blanco que había no nos hubiéramos encontrado. Esa es una de las anécdotas que más recuerdo pero te voy a agregar otra más. Cuando estábamos yendo a buscarlos, en la noche llegamos a la base del glaciar Marconi. Eran las 23, y con una radio portátil que teníamos estaba escuchando que en Buenos Aires había una sensación térmica de 2º bajo cero y nosotros teníamos 7º sobre cero en pleno glaciar Marconi….. No lo podíamos creer…
-¡Qué contradicción!
-Y si. Por momentos allá es muy cambiante.

-¿Tuvo que lamentar la pérdida de alguno de sus compañeros?
-Gracias a Dios fuimos los 13 y volvimos los 13

Olivieri en los Hielos Patagónicos, 1961. Foto. Bartolomé Olivieri
Olivieri en los Hielos Patagónicos, 1961. Foto. Bartolomé Olivieri

-¿Si tuviera que describir el paisaje qué diría, como sería?
-No sé si puede existir un pintor que haga una pintura o una rèplica exacta de la zona. Creo que es una pintura que solo la puede hacer Dios. Yo lamento que no pueda conocer y estar en esa zona todo el país, todo el mundo. Porque realmente es algo que no se puede describir con palabras. No creo que podamos tener la galanura necesaria como para describirla sin verla. Por suerte, hoy los caminos y los medios permiten conocer… antes no había nada.

-¿Volvió?
-Volví a la zona aunque no precisamente al Fitz Roy. Estuve por ejemplo en el Calafate…

-¿Y percibió diferencias en aquella zona que conoció hace 45 atrás, ya sea por acción del hombre o de la naturaleza misma?
-Hay más penetración porque los caminos y los medios lo permiten. Pero el paisaje en sí se mantiene. Por suerte, el hombre no lo puede destruir, porque no se puede construir al lado del cerro Fitz Roy, sobre el hielo continental, ni tampoco te podés quedar mucho tiempo. O sea que se defienden solo.

-¿Porqué llama hielos patagónicos a los “mal llamados” hielos continentales?
-Hay una diferencia entre lo que es hielo continental y hielo patagónico. Los hielos continentales son masas de hielo uniformes, que no tienen ningún afloramiento de cordillera. En cambio los hielos patagónicos que son únicos en el mundo son masas de hielo que tienen en el medio una tremenda cordillera que viene de norte a sur empezando por el cordón del San Valentín, el Mariano Moreno, el Pío XI…todos son cerros que afloran justo en el medio. Por eso los hielos patagónicos son tan especiales.

-¿Nos recuerda entonces la cita para conocer su obra?
-Este lunes con el Club Andino presentamos el libro en la Biblioteca Sarmiento a las 19 horas. Yo voy a dar una charla explicativa sobre el libro y vamos a pasar imágenes.

Quedan entonces todos invitados a conocer una epopeya que vale la pena saber y apreciar. En memoria de los que no están y los que tienen la responsabilidad de recordar a todos el valor del hombre y la naturaleza.

Tapa de los libros: "El Gigante Helado - Primera Expedición Invernal al Cerro Fitz Roy Supercanaleta Noroeste, 1962" y "Primera Expedición a los Hielos Patagónicos, 1961"
Tapa de los libros: "El Gigante Helado - Primera Expedición Invernal al
Cerro Fitz Roy Supercanaleta Noroeste, 1962" y
"Primera Expedición a los Hielos Patagónicos, 1961"


Fuente:
www.bariloche2000.com

Notas Relacionadas:

- La Comisión de Auxilio del Club Andino Bariloche, Provincia de Río Negro

- CAX - 76 años al servicio de la búsqueda y rescate en la montaña


- Volver a Inicio Sección Noticias -

 
Jefe de Proyecto: Ing.Natalia Fernández Juárez      Diseño/Desarrollo: Hernán Rafaele















TEL  +54.11.4861.1063  |   e-mail: info@culturademontania.com.ar


W W W . C U L T U R A D E M O N T A N I A . C O M . A R