Cerrar
Diciembre 2018 – Noticias y Novedades
Los yaganes, historia de la extinción de un pueblo

En el lugar que hoy conocemos como la provincia de Tierra del Fuego, vivió un pueblo que
desde hace unos 6.000 años habitó las inhóspitas y frias costas de la gran isla del fin del mundo;
y que hoy ya no está

Por Cristina Barraza

Restauración Fotográfica: Centro Cultural Argentino de Montaña, Natalia Fernández Juárez


Estamos  frente a la desaparición  de una  etnia, la yagán, un pueblo canoero que desde hace unos 6.000 años habitara  las inhóspitas costas de América del Sur, en el lugar  que hoy  conocemos como Tierra del Fuego. Un pueblo  milenario que se encuentra,  al "final de una época" y a un punto de hacer el salto final hacia el profundo abismo del olvido,  que cada año devora  a decenas de culturas de todo el mundo. Pocos individuos viven aún  y de ellos la mayoría lo hace en territorio chileno y  se han  debido adaptar a nuestra cultura occidental dejando atrás mucho de la propia, incluida su propia  lengua.

Piragua fueguina, fabricada a partir de un tronco cavado. Foto: Misión Científica de Cabo de Hornos, 1882- 1883.
Colección Museo Quai Branly, Francia


De hecho solo ha sobrevivido una mujer que aun habla la lengua de su pueblo, se trata de Cristina Calderón que con 90 años, se erige como un baluarte de la conservación de la cultura yagan. La lengua yagan ha entrado ya en la categoría de lengua muerta porque carece de hablantes nativos o competentes, por lo que  ya no es la lengua materna de nadie.


Los Yaganes

El Territorio de la llamada Tierra del Fuego, donde este pueblo  habitara originariamente ,  es un conjunto de islas disgregadas ubicado en el extremo  inferior  de América  del Sur .Su denominación tiene un origen histórico ya que fue  el primer  navegante en esas aguas , Don Fernando de Magallanes , quien , al ingresar al enorme estrecho que  separa las islas  del continente, las bautizara de esa manera . Magallanes descubre el estrecho , que hoy lleva su  nombre y,   al navegar de noche por esas solitarias regiones, vio brillar en ambas costas innumerables fuegos ; eran las fogatas encendidas por los nativos, tal vez para calentarse dentro de sus chozas o, quizás, para enviarse señales  de humo y  comunicarse. Fue  por esas imágenes nocturnas  de fuegos que se  la denominara  “Tierra del Fuego”, y  la razón por la cual, posteriormente,  se haya denominado  a los nativos que la habitaban como  “fueguinos”.

Tres  fueron los pueblos  que originariamente ocuparon  Tierra del Fuego, además de los Yaganes o Yamanes: los Selk man  u  Onas, los Haush o Manenkeks  y  los Kawesqan o Alcalufes. Los yaganes  fueron los nativos  que los europeos vieron y contactaron con mayor frecuencia en sus viajes de paso interoceánico. Asimismo, fue el grupo que más prestó constante ayuda a las  víctimas de los numerosos naufragios ocurridos a  consecuencia de  las terribles tempestades fueguinas.

Refugio de yaganes, Misión Científica de Cabo de Hornos, 1882- 1883. Foto: www.carlosvairo.com

Mujeres y niños yaganes, Misión Científica de Cabo de Hornos, 1882- 1883. Foto: www.carlosvairo.com


La comunidad Yagan vivía al sur de la Isla Grande, en las franjas costeras del canal Beagle, en la Isla Navarino y en los canales y estrechos que recorrían y navegaban hasta el Cabo de Hornos. Sus vidas dependían del océano en  donde transcurría la mitad de su tiempo, a bordo de sus canoas, en las que transportaban también  el fuego que nunca se extinguía. Eran pescadores, recolectores de mariscos, cangrejos y hongos; cazadores de lobos marinos y nutrias y, algunas veces incluso de ballenas, cuando éstas se acercaban y varaban en alguna playa. Sus armas eran el arco y la flecha y su instrumento de caza el arpón. No tenían asentamientos fijos, sino que navegaban constantemente para evitar el derroche de recursos.

La resistencia de estos hombres y mujeres al clima adverso y extremadamente riguroso en invierno hoy nos asombra y sigue siendo un ejemplo límite de la adaptabilidad humana.  La temperatura del agua en la zona  se mantiene siempre baja con escasa amplitud térmica, y en la mayor parte de los días cae lluvia o nieve, siendo que el sol brilla excepcionalmente.

Para protegerse del frío untaban su piel con grasa y aceite animal. Cuando el frío aumentaba, se cubrían con una piel de nutria dispuesta sobre los hombros. Al ser su territorio las islas, los canales y los estrechos  continuamente se encontraban  navegando  y trasladándose en su condición de  pueblo nómade.

Al llegar a un lugar apropiado construían una choza sencilla para pasar una o  varias noches. La choza era  cónica con armazón de ramas cubierta de pieles. En el interior de estas viviendas, se cavaba el piso un nivel más bajo que el de la tierra, a fin de protegerlas del frío y de los viento. Ellos  mantenían siempre una fogata encendida en el medio de  la choza y en realidad se  daba más protección  al fuego vital que nunca se apagaba,  que  a las personas que a su alrededor descansaban.

Su medio de transporte era la canoa que confeccionaban con tres trozos de corteza, y este era el bien material más importante de la familia, ya  que ella era imprescindible para conseguir el  alimento , el cual era,  principalmente, la fauna de esta región que tenían enteramente a su disposición, aunque también comían, en mucha  menor cantidad, hongos y bayas. Cada bocado de carne que ingerían lo asaban en las brasas o en ceniza caliente.

Mapa de distribución de las razas en Tierra del Fuego. En amarillo el territorio del pueblo Yagán.
Mapa: Giacomo Bove 1883, www.carlosvairo.com


Organización social

La organización social de los yaganes consistía  en pequeños grupos familiares que  estaban dirigidos por el padre de familia y que, con roles asignados a cada integrante, recorrían en su canoa los canales y costas australes. Estos grupos familiares coexistían e interactuaban constituyendo partidas de caza no muy numerosas, facilitándose de esta forma el desplazamiento por los canales y el abastecimiento de alimentos. Cada familia vivía aislada de las otras, con escaso contacto social, salvo en las ocasiones de las ceremonias de iniciación (Chiejaus), en que varias familias permanecían reunidas en el mismo lugar durante varias semanas.

El hombre era el encargado de construir y reparar la canoa, y dirigirla durante el viaje. Igualmente, la cacería de animales marinos y terrestres era parte de sus labores. Construía y elaboraba todas las armas y utensilios de caza y pesca, así como aquellos relacionados a las tareas de proveer leña para el uso familiar.

La mujer contribuía en la construcción de la vivienda, en la mantención del fuego, en la preparación de los alimentos y abastecimiento de agua dulce y, en la canoa, era quién remaba. También fue parte del  trabajo de las mujeres  la recolección de mariscos y crustáceos, y la elaboración de cestos que se utilizaba en distintas tareas productivas y domésticas, para trasladar objetos y guardar sus pertenencias durante sus constantes traslados. Esta última actividad se mantiene hasta nuestros días en los pocos representantes vivientes de este valeroso pueblo.

Además de la vestimenta, los yaganes gustaban de usar adornos, como collares hechos con cuentas de concha o huesos, pulseras de cuero y diademas de plumas.

Mujer yagan quitandole parasitos a su hija

Niños Yaganes


Los adultos mayores colaboraban en la importante transmisión de conocimientos, en especial todo aquello relacionado con sus costumbres, rituales y creencias, además de las normas y reglas que debían cumplirse dentro del grupo familiar y social.

Las relaciones entre los miembros de este pueblo fueron  descriptas como armónicas por los primeros observadores. La agresión, o la resolución de discrepancias mediante la violencia no era común, y los conflictos de esta naturaleza, cuando se registraban, no pasaban de ser pequeños forcejeos o pugilatos. La norma elemental de la coexistencia grupal de este pueblo se basaba en la reciprocidad y redistribución, propia de las tradiciones cazadoras de América. En este aspecto, aun cuando es difícil sostener que los Yaganes  constituyeron una sociedad igualitaria, la norma de reciprocidad permitía la existencia de relaciones sociales de horizontalidad y una jerarquización mínima.

Situaciones como el robo no se presentaba pues, debido a la concepción de la propiedad que mantuvo este grupo, cualquier persona podía utilizar los instrumentos o herramientas de otra sin que ello significar motivo de conflicto.

El homicidio era sancionado socialmente, y por norma de reciprocidad, el asesino se exponía a ser muerto por algún familiar de la víctima como ejercicio de justicia. Ello no era habitual, y de acuerdo a lo observado por diversos etnógrafos, la sanción común para un homicida era la expulsión del grupo.

La solidaridad entre pares se manifestaba de maneras variadas, siendo una práctica documentada el uso del Tabakana, que consistía en dar muerte a los ancianos mediante el estrangulamiento, como acto de misericordia destinado a acortar la agonía y el dolor.

Lejos de ser una sociedad de salvajes y antropófagos como algunos autores los han presentado, el pueblo Yagán se caracterizó y se caracteriza por el concepto de solidaridad expresado en prácticas que los ligan en el marco del respeto mutuo.

Indígena yagán recogiendo frutos del calafate con un típico canasto alrededor de 1920-1925 en Tierra del Fuego. Se cree que es Rosa Yagán, quien vivió una vida nómade, pese a conocer todo lo que ofrecía la colonización de esas tierras.
Foto: Alberto de Agostini, www.precolombino.cl


Cosmovisión

El origen del mundo yagan  es relatado a través de una  leyenda que narra que,  hace mucho tiempo, la luna cayó al mar. A consecuencia de ello, se levantó la superficie, tal como se levanta el agua de un balde  cuando una gran piedra cae dentro. Los únicos sobrevivientes de la inundación fueron los afortunados habitantes de la Isla Gable (frente a Puerto Williams en el canal Beagle) que se desprendió del lecho del océano y flotó sobre el mar. Pronto se sumergieron las montañas de los alrededores y los pobladores de la Isla Gable, al mirar en derredor no vieron más que océano hasta el confín del horizonte y también, dicen, el Sol se hundió en el mar.

Cuenta la leyenda que la mujer-Luna( Hánuxa) causó la inundación porque estaba llena de odio contra el pueblo, especialmente hacia los hombres, porque habían tomado la ceremonia de la mujer secreta kina y la habían hecho propia . En ese entonces las mujeres dominaban  por magia y astucia hasta que los hombres, en una reunión, decidieron hacerse cargo del mundo. Del Diluvio, continua relatando la leyenda, solo unas cuantas personas sobrevivieron, las que estaban  en cinco cumbres de las montañas .La isla no fue a la deriva, debió anclarse de alguna manera y, cuando eventualmente apareció la luna, emergió con su carga de seres humanos, guanacos y zorros, poblando nuevamente el mundo.

El pueblo yagan no tiene una tradición oral sobre su origen, pero relatan que Watawineiwa (palabra que significa  la creación de todo lo existente) siempre estuvo, puesto que existía en la cúpula celeste, sólo que estaba mucho más cerca de la tierra que en el presente.

Su concepción del mundo tiene que ver con las extensiones de agua y hielo, el tiempo transcurre de manera mítica respetando sus relaciones con los animales que conforman la Naturaleza. Todo esto se expresa en sus canciones, guturales, por las que fueron transmitiendo de generación en generación sus concepciones cosmológicas.

Toda la cosmovisión está  vinculada a los animales y la Naturaleza. El tiempo se expresa en acciones, de invernadas largas, con descansos  y de movilidad y navegación en veranos.

El yagán Juan Calderón confeccionando un arpón en la isla Navarino.
En esos años (alrededor de 1910-1920), la cultura y el estilo de vida yaganes todavía sobrevivían.
Foto: Alberto de Agostini, www.precolombino.cl

Las máscaras y la pintura corporal de los yaganes aparecían en los ritos de iniciación y se usaban
para hacerse pasar por espíritus poderosos. Foto: www.etniasdelmundo.com


La ceremonia del Chiejaus

Una verdadera escuela de costumbres, normas y conocimientos necesarios para la supervivencia de la comunidad, era el Chiejaus. Allí se aprendía un principio fundamental en la vida de los canoeros: «Nosotros, hombres y mujeres, ante todo debemos ser buenos y útiles a la comunidad».

Cada cinco años, se realizaba el Chiejaus, al que acudían los jóvenes púberes. Se realizaba en un marma o cabaña, cuyo tamaño dependía del número de padrinos, discípulos y maestros que estuvieran presentes.

El lugar donde se levantaría el marma, era acordado por los jefes de familia con meses de anticipación. Esta escuela yagan podía durar hasta cinco meses, ya que no tenía un tiempo predeterminado.

El director de la ceremonia pintaba su cuerpo de color blanco con rayas rojas transversales. Los participantes se adornaban con lunares y líneas de colores que representaban distintos seres sobrenaturales del mundo yagan.  A pesar de no haber coincidencia al respecto, mayoritariamente se considera que Watauiwineiwa, la creación de todo lo que existe, no era adorado, de acuerdo a como tradicionalmente la sociedad dominante ha entendido el teísmo. Ello debido a que esta entidad estaba en todas partes, y se manifestaba en cada cosa, lugar o ser.

El último Chiejaus se realizó en Assif, Isla Navarino, en abril de 1923. Allí, Masémikensh, profesor yagan, dirigió las enseñanzas a los jóvenes, antes de su casi total extinción. El padre Martín Gusinde, (1886 -1969) sacerdote y etnólogo muy conocido por sus trabajos antropológicos, especialmente entre los diversos grupos de Tierra del Fuego, fue el único hombre blanco invitado a participar de esta ceremonia.

Yaganes participantes en la ceremonia de iniciación del Chiejaus realizada en Bahía Mejillones, Isla Galvarino 1922.
Mapa: www.comunidaddelucha.noblogs.org


El Chaman

Entre los yagan existieron, como figuras relevantes, los curanderos o Chamanes. Llamados Yekamush, ellos podían sanar enfermos, curar desequilibrios emocionales, e invocar a los espíritus. Eran seres elegidos  y como tales podían ingresar en una zona de lo sagrado, inaccesible a los demás miembros de la comunidad. Eran  seres privilegiados, que pudiendo  entrar en éxtasis estaban  separados  del resto de la comunidad por  la intensidad de su propia experiencia religiosa. El Chaman es  el gran especialista del alma humana, sólo él la ve, porque conoce su forma y su destino.

El Chaman era  un curador que ha experimentado el mundo de las tinieblas y que ha  confrontado sin miedo su propia sombra,  y percibiendo  lo diabólico de los otros  puede trabajar con éxito las fuerzas de la oscuridad y de la luz.

El etnólogo Martín Gusinde describió así  como actuaba un hechicero: "(...) se dispone el hechicero a actuar mediante un largo canto, llamando en esta forma a los espíritus para que le auxilien. Nada debe molestar ni distraer su atención; prefiere verse solo con los que le piden su ayuda, los cuales se sientan o se tienden ante él. Entre cantos y suaves balanceos del tronco "va reuniendo en un determinado lugar la materia enfermiza", chupándola violentamente con sus labios. En seguida la escupe en la palma de la mano y la sopla después".

Hechicero (kan) conjurando el eclipse de luna ante el grupo. Foto: Alberto de Agostini


La Lengua

Las lenguas Kawésqar y Yámana, habladas por los Alakaluf y Yaganes o Yámanas respectivamente, son junto a la Selknam las más australes de América. Mutuamente ininteligibles, algunos autores encuentran parentescos lejanos entre ellas, aunque son generalmente consideradas como lenguas aisladas.

La yagan es una lengua   poco estudiada y  de ella se han identificado cinco dialectos, correspondientes a las diferentes zonas geográficas que ocupaban y  a las influencias de las distintas culturas vecinas.

Es admirada por su riqueza semántica, llaman a la Isla Grande de Tierra del Fuego "Aunaisín" (la isla de los Ona), y al canal Beagle "Aunashaka" (el canal de los Ona).Como dato curioso esta que el Libro Guinnes de los Récords distingue al término yámana "Mamihlapinatapai" como "la palabra más sucinta del mundo", su significado: "una mirada entre dos personas, cada una de las cuales espera que la otra comience una acción que ambos desean pero que ninguno se anima a iniciar".

El misionero anglicano Thomas Bridges (1842 -1898) fue quien, durante su convivencia  con los yaganes,  recopilara  más de 32.000 vocablos. Posteriormente  el autor y explorador Lucas Bridges (1874 - 1949), hijo del anterior, nacido en Ushuaia escribiría: "Nosotros, que la hemos hablado desde niños, sabemos que esta lengua, dentro de sus propios límites, es infinitamente más rica y expresiva que el inglés o el español". En nuestros días Cristina Calderón  es la única persona  de esta etnia, que habla la lengua de su pueblo.

El reverendo Bridges y sus alumnos


Causas de su desaparición

Muchas fueron las causas que produjeron la lenta desaparición de los integrantes de los cuatro pueblos originarios de Tierra del Fuego y en particular de los Yamanes.

Desde que Magallanes navegara la zona por primera vez numerosas expediciones  surcaron las aguas de  la  zona, y fueron entablando relación con los nativos, al inicio en forma esporádica  y breve. Sin embargo los nativos conocieron rápidamente el europeísmo  y sufrieron en mayor o menor grado su influencia  y las consecuencias se comenzaron a sentir aún mucho antes de que los conquistadores se establecieran en los territorios de las islas.

Como fuerzas destructivas de estas etnias cabe mencionar, en primer lugar, las enfermedades introducidas por  los europeos, como el sarampión, la tuberculosis y las enfermedades venéreas desconocidas por estas poblaciones. Ocupa asimismo un espacio relevante la introducción irresponsable  de las bebidas alcohólicas por parte de los marineros que se regocijaban emborrachando totalmente a hombres y mujeres y aprovechándose luego de  estas últimas para saciar sus impulsos sexuales.

A partir de 1826, el capitán Robert Fitz Roy, quien fuera uno de los primeros en tener contacto cercano con estos pueblos, en sus viajes como capitán de la corbeta inglesa Beagle, aporta la información inicial sobre las características de la población Yagán, llegando incluso a llevar a Inglaterra a cuatro integrantes de estas etnias nativas como inicio de un proceso de culturización y evangelización, que luego continuara a lo largo de muchos años.

Familia Yagán. Foto: Pinterest


En  1850, los misioneros anglicanos se establecen en la isla Picton, sin mucho éxito. En 1869 logran fundar la misión de Ushuaia en la costa norte del canal del Beagle, y en esa época se  confirma la existencia de  una población de 3.000 personas. Pronto la misión se convertiría en un polo de atracción para los indígenas del área llegando a albergar, en 1880, a aproximadamente 300 Yagánes en forma permanente y  a ser  visitada anualmente por más de 1000 o 1500 indígenas. En este contexto, se introdujeron hábitos sedentarios a los Yaganes obligados a vivir en viviendas cerradas y a usar vestimentas occidentales, circunstancia que también contribuyó a que contrajeran enfermedades antes desconocidas para ellos.

Con la llegada de una mayor cantidad de  europeos a la zona comenzó también la persecución de estos pueblos originarios   sobre todo cuando fueron fundadas en la zona numerosas estancias, ya que les resultaban “molestos “a sus propósitos.

Año a año la población Yagan se vio  afectada y disminuida .En la década de los 60 los escasos sobrevivientes del Pueblo Yagán se  refugiaron en las áreas de Puerto Remolinas en Argentina y Mejillones e Isla Navarino en Chile, y el  estudio sobre los pueblos australes realizado por José Aylwin, abogado chileno especializado en derechos humanos y pueblos indígenas,  en 1995,  determino que la población Yagán alcanzaba en ese momento un total de 74 personas.

Canoa utilizada por el pueblo yagan, Misión Científica de Cabo de Hornos, 1882- 1883. Foto: www.carlosvairo.com

Canoa de tronco y vela con la llegada del europeo. Foto: www.carlosvairo.com


Situación actual

La población  yagan laboralmente activa en su mayoría habita la  isla Navarino, en Chile  y  vive de la cestería confeccionada a base de juncos y  de la fabricación de  canoas Yagán hechas de corteza de madera o cuero de lobo marino vendidas por los artesanos directamente a los turistas. Otras actividades económicas son la  pesca y comercialización de la centolla y centellón que son vendidas a las industrias existentes en el área, y  la construcción de embarcaciones pesqueras.

El resto de la población laboral activa vive de trabajos ocasionales, especialmente en la construcción, turismo, servicios de hogar y restaurantes. En la actualidad se ha producido la pérdida casi generalizada de las costumbres y usos tradicionales del Pueblo Yagán, la excepción de las hermanas Cristina y Úrsula Calderón, ésta última ya fallecida, que por el hecho de ser las personas de más edad de la comunidad, alcanzaron a conocer en Mejillones parte de la forma de vida tradicional de su pueblo, de las creencias y rituales y  de su lengua y costumbres originales.

Izq.: Julia González recoge juncos para tejer sus canastos artesanales. Der.: Cristina Calderón sacando corteza de tronco para hacer artesanía de botes en miniatura, 1994. Foto: www.precolombino.cl

Doña Úrsula Calderón recordando a sus ancestros en el cementerio de Mejillones de la Isla Navarino.
Foto: www.precolombino.cl


Últimas hablantes de la lengua Yagan

Cristina Calderón  es la última  hablante nativa del idioma yagán  representante de dicha etnia y la única integrante de dicha cultura que alcanzó a vivir de cerca sus costumbres,  quedo como única yagan hablante de su idioma,  luego del fallecimiento de su hermana Úrsula en 2003, y de Emelinda Acuña, en 2005, quienes se llevaron  consigo  sus recuerdos y lo que retenían de la cultura de su pueblo, que surcó en canoas por siglos los canales australes. Emelinda Acuña fallecida a los 84 años, era la penúltima mujer de sangre yagán pura de Chile y vivía en Puerto Williams junto con su cuñada Cristina Calderón.

Cristina Calderón nació  el 24 de mayo de 1928, ella y su hermana quedaron huérfanas de niñas y su educación fue asumida por una yagana cercana a su clan. Actualmente, trabaja en cestería, con juncos que ella misma recolecta,  y vive en Villa Ukika, a dos kilómetros de Puerto Williams. Tuvo 9 hijos (7 de ellos vivos), 14 nietos, y numerosos bisnietos.

Cristina Calderón es la última mujer yagán del mundo, por lo que fue reconocida como Tesoro Humano Vivo
por determinación de la Convención de la Unesco. Foto: www.scoopnest.com


Ha  sido oficialmente declarada Hija Ilustre de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena. También ha sido reconocida, en el  año  2009,  por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, como «tesoro humano vivo» de su país, en el marco de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial, adoptada por UNESCO en 2003. Asimismo, ha sido nominada entre las 50 mujeres protagonistas del Bicentenario de la República de Chile.

Ella y su familia se han preocupado y dedicado  a  la conservación  de todo lo que involucra a la  cultura yagan y, junto con su nieta Cristina Zárraga, han  confeccionado un diccionario con palabras de su  lengua y juntas  editaron un libro llamado Hai Kur Mamašu Shis (Quiero contarte un cuento) que contiene historias y leyendas de los yaganes. Su nieta, que actualmente vive en Alemania, ha escrito varios libros más  sobre la cultura yagan  y ha grabado un documental  sobre la vida de su abuela, como parte de la serie “Indígenas Notables”, un programa de la Televisión Nacional Chilena. El mensaje contenido en las  obras  de Cristina Zarraga   es que mientras hayan descendientes vivos de este pueblo,  la etnia yagan estará viva, ya que, manifiesta, así lo  sienten   ella y sus hijas.

Comunidad yagán hoy, reclamando en Puerto Williams, Chile. Foto: www.prensaantartica.com

Cementerio yagán Mejillones en la Isla Navarino. Foto: www.anasaziracing.blogspot.com


Videos:

Los Últimos Yaganes, Canoeros Nómades

Pueblo Yagan, sus orígenes y costumbres

 

Fuentes: - www.chileprecolombino.cl
                    - www.uchile.cl
                    - www.museomartingusinde.cl
                    - www.beingindigenous.org


Área Restauración Fotográfica del CCAM:
Natalia Fernández Juárez

Notas Relacionadas:

  • Sombra Tumb

    Salvando la memoria de los Selk´nam en Tierra del Fuego

  • Sombra Tumb

    Mapuches, los guerreros
    de la Patagonia

  • Sombra Tumb

    Libro: Guía Turística de
    Magallanes y Canales Fueguinos

  • Sombra Tumb

    Los controversiales niños sacrificados del Volcán Llullaillaco

  • Sombra Tumb

    Caminando por los legendarios caminos del Inca
    en el noroeste argentino

  • Sombra Tumb

    Haciendo trekking en Tierra del Fuego

 

Números Publicados de la Revista Digital de Montaña

  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 56
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 55
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 54
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 53
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 52
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 51
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 48
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 47
  • Abril 2014
    Abril 2014 - Nº 46
  • Febrero 2014
    Febrero 2014 - Nº 45
  • Diciembre 2013
    Diciembre 2013 - Nº 44
  • Octubre 2013
    Octubre 2013 - Nº 43
  • Agosto 2013
    Agosto 2013 - Nº 42
  • Junio 2013
    Junio 2013 - Nº 41
  • Abril 2013
    Abril 2013 - Nº 40
  • Noviembre 2012
    Noviembre 2012 - Nº 39
  • Junio 2012
    Junio 2012 - Nº 38
  • Noviembre 2011
    Noviembre 2011 - Nº 37
  • Julio 2011
    Julio 2011 - Nº 36
  • Junio 2011
    Junio 2011 - Nº 35
  • Mayo 2011
    Mayo 2011 - Nº 34
  • Abril 2011
    Abril 2011 - Nº 33
  • Enero 2011
    Enero 2011 - Nº 32
  • Diciembre 2010
    Diciembre 2010 - Nº 31
  • Noviembre 2010
    Noviembre 2010 - Nº 30
  • Octubre 2010
    Octubre 2010 - Nº 29
  • Septiembre 2010
    Septiembre 2010 - Nº 28
  • Agosto 2010
    Agosto 2010 - Nº 27
  • Julio 2010
    Julio 2010 - Nº 26
  • Junio 2010
    Junio 2010 - Nº 25
  • Mayo 2010
    Mayo 2010 - Nº 24
  • Abril 2010
    Abril 2010 - Nº 23
  • Marzo 2010
    Marzo 2010 - Nº 22
  • Febrero 2010
    Febrero 2010 - Nº 21
  • Enero 2010
    Enero 2010 - Nº 20
  • Diciembre 2009
    Diciembre 2009 - Nº 19
  • Noviembre 2009
    Noviembre 2009 - Nº 18
  • Octubre 2009
    Octubre 2009 - Nº 17
  • Septiembre 2009
    Septiembre 2009 - Nº 16
  • Agosto 2009
    Agosto 2009 - Nº 15
  • Julio 2009
    Julio 2009 - Nº 14
  • Junio 2009
    Junio 2009 - Nº 13
  • Mayo 2009
    Mayo 2009 - Nº 12
  • Abril 2009
    Abril 2009 - Nº 11
  • Marzo 2009
    Marzo 2009 - Nº 10
  • Febrero 2009
    Febrero 2009 - Nº 9
  • Enero 2009
    Enero 2009 - Nº 8
  • Diciembre 2008
    Diciembre 2008 - Nº 7
  • Noviembre 2008
    Noviembre 2008 - Nº 6
  • Octubre 2008
    Octubre 2008 - Nº 5
  • Septiembre 2008
    Septiembre 2008 - Nº 4
  • Agosto 2008
    Agosto 2008 - Nº 3
  • Julio 2008
    Julio 2008 - Nº 2
  • Junio 2008
    Junio 2008 - Nº 1

Números Publicados de Noticias de Montaña - Periodico Digital Mensual

  • Mayo 2019
    Mayo 2019 - Nº 101
  • Abril 2019
    Abril 2019 - Nº 100
  • Marzo 2019
    Marzo 2019 - Nº 99
  • Febrero 2019
    Febrero 2019 - Nº 98
  • Enero 2019
    Enero 2019 - Nº 97
  • Diciembre 2018
    Diciembre 2018 - Nº 96
  • Noviembre 2018
    Noviembre 2018 - Nº 95
  • Octubre 2018
    Octubre 2018 - Nº 94
  • Septiembre 2018
    Septiembre 2018 - Nº 93
  • Agosto 2018
    Agosto 2018 - Nº 92
  • Julio 2018
    Julio 2018 - Nº 91
  • Junio 2018
    Junio 2018 - Nº 90
  • Mayo 2018
    Mayo 2018 - Nº 89
  • Abril 2018
    Abril 2018 - Nº 88
  • Marzo 2018
    Marzo 2018 - Nº 87
  • Febrero 2018
    Febrero 2018 - Nº 86
  • Enero 2018
    Enero 2018 - Nº 85
  • Diciembre 2017
    Diciembre 2017 - Nº 84
  • Noviembre 2017
    Noviembre 2017 - Nº 83
  • Octubre 2017
    Octubre 2017 - Nº 82
  • Septiembre 2017
    Septiembre 2017 - Nº 81
  • Agosto 2017
    Agosto 2017 - Nº 80
  • Julio 2017
    Julio 2017 - Nº 79
  • Junio 2017
    Junio 2017 - Nº 78
  • Mayo 2017
    Mayo 2017 - Nº 77
  • Abril 2017
    Abril 2017 - Nº 76
  • Marzo 2017
    Marzo 2017 - Nº 75
  • Febrero 2017
    Febrero 2017 - Nº 74
  • Enero 2017
    Enero 2017 - Nº 73
  • Diciembre 2016
    Diciembre 2016 - Nº 72
  • Noviembre 2016
    Noviembre 2016 - Nº 71
  • Octubre 2016
    Octubre 2016 - Nº 70
  • Septiembre 2016
    Septiembre 2016 - Nº 69
  • Agosto 2016
    Agosto 2016 - Nº 68
  • Julio 2016
    Julio 2016 - Nº 67
  • Junio 2016
    Junio 2016 - Nº 66
  • Mayo 2016
    Mayo 2016 - Nº 65
  • Abril 2016
    Abril 2016 - Nº 64
  • Marzo 2016
    Marzo 2016 - Nº 63
  • Febrero 2016
    Febrero 2016 - Nº 62
  • Enero 2016
    Enero 2016 - Nº 61
  • Diciembre 2015
    Diciembre 2015 - Nº 60
  • Noviembre 2015
    Noviembre 2015 - Nº 59
  • Octubre 2015
    Octubre 2015 - Nº 58
  • Septiembre 2015
    Septiembre 2015 - Nº 57
  • Agosto 2015
    Agosto 2015 - Nº 56
  • Julio 2015
    Julio 2015 - Nº 55
  • Junio 2015
    Junio 2015 - Nº 54
  • Mayo 2015
    Mayo 2015 - Nº 53
  • Abril 2015
    Abril 2015 - Nº 52
  • Marzo 2015
    Marzo 2015 - Nº 51
  • Febrero 2015
    Febrero 2015 - Nº 50
  • Enero 2015
    Enero 2015 - Nº 49
  • Diciembre 2014
    Diciembre 2014 - Nº 48
  • Noviembre 2014
    Noviembre 2014 - Nº 47
  • Octubre 2014
    Octubre 2014 - Nº 46
  • Septiembre 2014
    Septiembre 2014 - Nº 45
  • Agosto 2014
    Agosto 2014 - Nº 44
  • Julio 2014
    Julio 2014 - Nº 43
  • Junio 2014
    Junio 2014 - Nº 42
  • Mayo 2014
    Mayo 2014 - Nº 41

Noticias y Novedades de Montaña del CCAM


Es nuestra misión dar a conocer la Cultura de Montaña Argentina y por lo tanto es prioritario que si es utilizado nuestro material visual, acuerden con la institución su uso.
Si están interesados en el material fotográfico del CCAM, le sugerimos que se contacten a: info@culturademontania.org.ar

Todo el material fotográfico del CCAM es restaurado y publicado en alta resolución.



  • Equipo CCAM

PERIODICO DIGITAL MENSUAL DE ABRIL

  • Periódico Digital
  • ULTIMA REVISTA DIGITAL DE MONTAÑA

  • Revista Digital
  • Notas Relacionadas

    • Sombra Tumb

      Salvando la memoria de los Selk´nam en Tierra del Fuego

    • Sombra Tumb

      Mapuches, los guerreros
      de la Patagonia

    • Sombra Tumb

      Libro: Guía Turística de
      Magallanes y Canales Fueguinos

    • Sombra Tumb

      Los controversiales niños sacrificados del Volcán Llullaillaco

    • Sombra Tumb

      Caminando por los legendarios caminos del Inca
      en el noroeste argentino

    • Sombra Tumb

      Haciendo trekking en Tierra del Fuego

    

    Suscribite a Noticias de Montaña


    • Taller de Primeros Auxilios
    • Red Cultural de Montaña
    • Seccion Relatos de Viajes y Expediciones
    • Seccion Historia del Montañismo
    • Museo de Historia del Montañismo
    • Seccion Esquí de Montaña
    • Seccion Biografía y Personajes
    • Seccion Guías de Montañas Argentinas
    • Sección Arqueología & Antropología
    • Seccion Espeleología
    • Sección Libros de Montaña
    • Banner Material Fotográfico
    • Publicidades de Montaña
    • Enlaces de Montaña
    Acompáñanos en esta gran aventura - Sé parte del equipo de CCAM - ÚNETE AHORA