Cultura · Literatura y libros

El libro Qhapaq Ñan: Experiencias de conservación arqueológica con participación comunitaria

Este libro invita a conocer el camino recorrido por un grupo de profesionales quienes, junto con integrantes de las comunidades de la Quebrada del Toro y del Valle Calchaquí Norte, desarrollaron un modelo de participación comunitaria y cogestión patrimonial

Christian Vitry & Amelia Pérez Trujillo

Edición: CCAM Octubre 2023



En el libro se dan a conocer los procesos y resultados de un original modelo de gestión e intervención en sitios del Patrimonio Mundial, donde se ha logrado integrar a las comunidades de la Quebrada del Toro y del Valle Calchaquí Norte a través de la conformación de Unidades de Gestión Local (UGL). Lo significativo es que, junto al Programa Qhapaq Ñan, dependiente de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural de Salta, se puso en práctica un modelo de cogestión patrimonial, con una real y efectiva participación comunitaria. Con él se integraron miradas y prácticas desde una perspectiva multicultural.

 

Los que quieran leer el libro, gracias a la generosidad de sus autores podrán descargarlo ingresando al siguiente link:
 

LIBRO: QHAPAQ ÑAN, SISTEMA VIAL ANDINO - Christian Vitry, Amelia Pérez Trujillo

 

Tapa Libro Qhapaq
Ñan

 

Las gestiones realizadas oportunamente permitieron el acceso a fondos del BID, con los cuales se realizó una serie de actividades que concluyeron con obras de conservación en el sitio arqueológico urbano prehispánico más grande de Argentina, Tastil. 

 

Sitio Arqueológico
  Potrero de Payogasta Salta

 

Sitio Arqueológico Potrero de Payogasta

 

 

El arqueólogo Bernardo Cornejo Maltz preparando el muro para su restauración

 

Asimismo, se realizaron por primera vez en nuestro país trabajos de conservación y restauración en 25 kilómetros de caminos incaicos, tramos ubicado entre Tastil y  Potrero de Payogasta. 

 

Plano del sitio arqueológico Potrero de Payogasta (Tomado de Schavelzon)

 

Gastón Vitry realizando el dibujo científico del muro para poder intervenirlo

 

Dibujo científico de Gastón Vitry del muro para poder desarmarlo y rearmarlo, proceso conocido como Anastilosis.

 

También, se llevaron a cabo obras en un sitio agrícola prehispánico llamado Las Peras de Sauzalito; así como en el centro administrativo incaico de Potrero de Payogasta, donde se encuentra la estructura edilicia más alta del país. Finalmente, se trabajó en Los Graneros de La Poma, un alero con construcciones hechas en barro que sirvieron como silos para el almacenamiento de granos.

Muro-oriental-plaza

 

Colca Oeste antes de ser intervenida, se aprecian los palos que sostienen parte de la puerta y estructura.

 

Todos estos sitios arqueológicos forman parte del Qhapaq Ñan - Sistema Vial Andino, incluido en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO el 21 de junio de 2014, en el marco de la 38° Reunión Internacional del Centro del Patrimonio Mundial en Doha, Qatar. Por primera vez en la historia de la UNESCO, se incluyó en la Lista un patrimonio compartido por seis países.

 

Kallanca

 

La Kallanca de Potrero de Payogasta luego de la restauración del muro perimetral.

Este Itinerario Cultural transnacional está conformado por 137 segmentos de camino que abarcan 616 km e integran 308 sitios arqueológicos y 231 comunidades asociadas al mismo. En Argentina son 13 segmentos de caminos incaicos que tienen 32 sitios arqueológicos y 18 comunidades asociadas.

Kancha

 

El arqueólogo Bernardo Cornejo Maltz rellenando con barro los huecos internos de los muros realizados por animales.

 

A ocho años de la declaratoria, somos testigos de una trayectoria de gestión social que, a prueba de ensayo y error, se ha enriquecido en el contexto de intensos debates en torno al patrimonio y sus prioridades concomitantes. A partir de ello, se fueron delineando acuerdos frente a propuestas de conservación sobre los sitios patrimoniales. Se hizo de manera conjunta con las comunidades. En definitiva, constituye una trayectoria que ha logrado crear valor sumando el criterio de todos sus miembros activos.

 

Colca Este luego del Trabajo de restauración, se pudo rescatar la ventana pequeña de la parte superior y los muros laterales.

 

Trabajo de restauración en los muros laterales de la Kallanca.

 

Disponiendo de fondos para realizar tareas de conservación en los sitios del Qhapaq Ñan, los administradores de los fondos internacionales fijaron las pautas necesarias, que, en resumidas cuentas, consistía en la contratación de una empresa que se hiciera cargo de toda la obra. 

 

Recinto perimetral compuesto o Kancha de Potrero de Payogasta luego de los trabajos de conservación.

 

Construcción de un techo de paja y barro para proteger unas estructuras de adobe de la Kallanca.

 

Este esquema, que es tan normal en las ciudades, era totalmente inaplicable en los remotos sitios del Qhapaq Ñan, ya que, no sólo que se encuentran alejados de las rutas convencionales, sino que también se trata de un trabajo específico, que al menos en el caso de Argentina, no existe una empresa que se dedique a realizar obras de conservación arqueológica. 

 

Mezcla de barro con mucílago de pencas para restaurar los muros centenarios.

 

Miembros de las comunidades locales restaurando una parte de la Kallanca subidos en andamios.

 

Era menester generar un modelo alternativo inexistente a nivel local, o contratar una empresa extranjera para que hiciera el trabajo. Dialogando con las autoridades representantes del BID en el propio sitio arqueológico de Tastil, junto a algunos representantes de las comunidades en busca de un esquema alternativo, surgió la idea de poder hacer una contratación directa a alguna ONG regional para la administración de los fondos y que se encargue de brindar los servicios de logística para las obras de conservación.

 

Acciones de restauración del hastial de la Kallanca, realizada por habitantes locales que fueron entrenados para eso.

 

 

Muro perimetral de la antigua plaza de Potrero de Payogasta vuelve a ver su forma luego que se despejara el derrumbe.

 

Es así como, entre el equipo Técnico del Qhapaq Ñan y la UGL Tastil y luego las UGL de La Poma y Potrero de Payogasta, se fue discutiendo y armando el hipotético esquema, siempre con el objetivo de que el beneficio quede en la región. Desde nuestra perspectiva, resultaba mucho más práctico y mejor capacitar en temas arqueológicos y de conservación a personas que ancestralmente saben trabajar en construcciones de piedra y barro, que capacitar a conservadores y arqueólogos en el sentido inverso, propiciando de esta manera un intercambio de saberes entre los conocimientos tradicionales y un equipo multidiscilinario. 

 

Hastial de la Kallanca visto de perfil, se trata del edificio arqueológico más alto de Argentina.

 

Operarios trabajando en la restauración de la colca Este, se aprecian los apuntalamientos con palos que sostenían las paredes.

 

En definitiva, lo que se logró entre el equipo técnico Qhapaq Ñan y las comunidades locales fue una capacitación en técnicas constructivas prehispánicas y de restauración arqueológica destinada a los pobladores de la región. La capacitación tuvo una instancia teórica y otra práctica de dos semanas para luego proseguir con las obras en el sitio. 

 

Muro perimetral de la plaza ya despejado de vegetación y restaurado.

 

 

Estado de conservación inicial de la Colca Oeste antes de las intervenciones.

 

Tras un proceso participativo y coordinado por las comunidades, se eligió una organización de base comunitaria en cada región: 1) Asociación de Emprendedores de los cerros “Turu Yaco” para la Quebrada del Toro y, 2) la Asociación “La Unión de Diaguitas y Calchaquíes de El Rodeo” para los valles Calchaquíes; quienes se encargarían de todo lo relacionado con la logística necesaria, administrando el dinero que el BID les daría para tal fin. 

 

Muro perimetral de la Plaza de Potrero de Payogasta.

 

Operarios de las comunidades locales apuntalando la base de la Colca Este para darle mayor estabilidad.

 

El mucílago de pencas se utilizó mezclado con el barro para dar una mayor impermeabilidad al barro.

 

La UGL Tastil seleccionó 15 becarios que fueron propuestos y consensuados en asamblea por la UGL y acudieron de diferentes parajes ubicados en la quebrada del Toro y de las quebradas subsidiarias. Por su parte, en el valle Calchaquí las UGL seleccionaron a 12 becarios de diferentes parajes de La Poma, El Rodeo y Potrero de Payogasta.

 

El Lic. Gastón Vitry cortando pencas para preparar las mezclas de los barros para las intervenciones arqueológicas.

 

Uno de los primeros pasos para la restauración consiste en retirar los vegetales que se encuentran dentro de las estructuras.

 

Esta maravillosa experiencia es la esencia del libro, aunque de manera resumida, se pretende poner en conocimiento a la sociedad sobre los métodos y acciones realizadas de forma participativa para que pueda ser replicado y/o discutido.

 

El Lic. Gastón Vitry realizando el dibujo científico de un muro para poder luego efectuar acciones de conservación.

 

Vista de la cara oriental del hastial de la Kallanca, un edificio emblemático en Argentina.

 

El patrimonio es un medio para la acción social y cultural, no reviste tonalidades extremas maniqueas positivas o negativas, más bien, es un campo donde es posible poner en juego discursos enfrentados y luchar por el surgimiento de formas de sociabilidad alternativas cimentadas en relaciones solidarias y no en intereses individuales. 

 

Ushnu o plataforma escalonada ubicada em el centro de la plaza de Potrero de Payogasta. Allí se paraba el líder político – religioso y se dirigía al pueblo.

 

Para abordar el patrimonio primero debemos deshacer la hegemonía disciplinaria, pues la única manera de hacerlo es transdisciplinariamente y, por supuesto, con las comunidades asociadas. Los proyectos y acciones de cogestión patrimonial tienen que partir de soluciones generadas en las mismas poblaciones, como dice la antropóloga Claudia Cóceres: “los profesionales tenemos que dejar de pensar por ellos para pensar con ellos”.

 

Puerta de acceso a la Colca Oeste momento antes de restitiur las partes que se habían caído.

 

Para concluir, quisiéramos replicar el pensamiento de don Primitivo Yapura, presidente de la Asociación de emprendedores de los cerros “Turu Yaco”, cuando en Tastil estábamos a punto de empezar con las intervenciones y se dirigió a todos los becarios de las diferentes comunidades y les dijo: “Esas piedras que ustedes van a acomodar son las mismas que nuestros ancestros eligieron para armar esas paredes que ustedes volverán a levantar”.

 

Collca-Oeste

 

Collca-Este

 

Los que quieran leer el libro, gracias a la generosidad de sus autores podrán descargarlo ingresando al siguiente link:
 

LIBRO: QHAPAQ ÑAN, SISTEMA VIAL ANDINO - Christian Vitry, Amelia Pérez Trujillo

 

Otros libros del autor:

Apus y Qhapaq Ñan. Estudio de las vialidades Incas en las montañas sagradas de los Andes. 2023. Digital.

UturuncosUn itinerario desde el cerro de los Felinos. 2023

Dhaulagiri (2 ediciones) 2010-2017

Entre Nieves y Huacas. 2016 (co autor con Antonio Beorchia Nigris)

Voces en el Camino, Paisaje y cosmología en las rutas del Inca. 2011 (co autor con Cecilia Sanhueza y Donato Amado)

El Nevado de Cachi (3 ediciones) 2000-2005-2010

El Nevado de Chañi. 2006 (co autor con Emilio González Turu)

Catálogo del Museo de Arqueología de Alta Montaña. 2005 (co autor con Gabriel Miremont y Silvia Soria)

Aportes para el estudio de caminos incaicos. Tramo Morohuasi – Incahuasi. Salta, Argentina. 2000

 

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Cultura · Pueblos y tradiciones

Las viudas sacrificadas del Inka

Cultura · Pueblos y tradiciones

La Prostitución en el tiempo de los Inkas

Actividades · Viajes y expediciones

Los misteriosos y olvidados Geoglifos de la Puna



ARTÍCULOS RELACIONADOS



ARTÍCULOS RELACIONADOS



ARTÍCULOS RELACIONADOS


| COMENTARIOS(0)


No hay comentarios aún, sé el primero!


Comentar

Revista Noticias de Montaña


| ULTIMAS NOVEDADES







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
(+54) 11-6979-8073
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023