Actividades · Viajes y expediciones

Entrevista al portugués Carlos Sá poseedor del menor tiempo del mundo en escalar el Aconcagua

Logro el récord al ascenderlo en sólo 15 horas y 42 minutos

CCAM

Edición: CCAM



Noticia publicada el  14/12/2013 -

 

El ultramaratonista portugués posee el menor tiempo del mundo en el ascenso al Aconcagua, hazaña que realizó en sólo 15 horas y 42 minutos. “En un momento de mi vida pesaba 96 kilos y fumaba dos paquetes de cigarrillos por día”, confesó el deportista que hoy intenta posicionar al trail como disciplina olímpica.

El ultramaratonista, Carlos Sá. Foto: José Gutierrez, www.losandes.com.ar

 

“Soy un corredor de ultra distancia, de trail, pero antes de serlo era alpinista. De ahí el gusto por escalar cerros, y nada mejor que correr en las montañas”. Tal vez una definición demasiado simple para alguien que emprende tan difíciles hazañas, pero así se presenta el ultramaratonista portugués Carlos Sá, poseedor del récord mundial de ascensión al Aconcagua según los registros del Parque Provincial, que certifica la duración de su aventura en 15 horas y 42 minutos tomando como recorrido el trayecto Horcones-Cumbre-Horcones.

El trail es la actividad que consiste en correr fuera de pista, utilizando senderos, huellas, rastros o caminos secundarios a través de montañas, cerros y montes, con grandes trepadas y abruptas bajadas, a veces cruzando ríos o arroyos. Carlos Sá, de 39 años, se convirtió en un especialista de la materia, más allá de ser considerado el maratonista más versátil del mundo, dado que corre en carreteras, montañas y hasta en el desierto, ingresando permanentemente en los primeros lugares.

La proeza del atleta europeo en suelo mendocino tuvo lugar el 16 de enero de este año, cuando partió desde Horcones a las 5.20 de la madrugada y llegó a la cumbre a las 17, para regresar a las 20.30, como certifica el acta 2.154 labrada por los guardaparques de la seccional.

En estos días, Carlos Sá está en la provincia nuevamente para participar y dictar un Camp de Entrenamiento organizado por Andes Trail, entidad mendocina que desarrolla competencias de primer nivel para los amantes del trail y el ultra trail.

Más Deportes pudo dialogar con el sorprendente atleta portugués, quien habló sobre su experiencia en la montaña más alta de América y sobre toda su carrera a lo largo de estos años…

“El Aconcagua entra en mi vida y en mis planes allá por 2006 luego de conquistar las cumbres más altas de Europa. Como es la montaña más alta del mundo fuera del Himalaya, fue uno de los retos que quise enfrentar”, arrancó diciendo Sá, con un “portuñol” bastante descifrable.

“En 2005 puede venir a América y escalé las montañas más altas de Cordillera Blanca, en Perú, pero no pude venir a Mendoza por la falta de patrocinadores. Este año pude venir, ya como ultramaratonista, y el objetivo fue el de lograr un récord más allá de hacer cumbre. Fue una experiencia inolvidable”, completó en sus primeras impresiones.

Carlos Sá, ultramaratonista portugués. Foto: www.diariomistral.com

 

-¿Qué te atrajo de esta práctica posiblemente peligrosa?

-Hay cosas que no puedo explicar, pero un corredor como yo de ultra distancias siempre está buscando nuevas experiencias que nos motiven a entrenar en un alto nivel todos los días.

En alta montaña tenemos mucho frío, hay condiciones muy versátiles que tenemos que entrenar y aprender para conocer cada medioambiente en el que se compite, pero es muy interesante y reconfortante para nosotros porque me da gusto estar en la naturaleza y superar mis límites. Lo que siento en ese momento es difícil de explicar, pero es mi forma de vida (sonríe).

-¿Cómo es tu vida compitiendo a este nivel?

-Comencé a competir a los 12 años pero abandoné todos los deportes durante varios años. En ese tiempo subí 20 kilos, llegué a pesar 96 y fumaba dos paquetes de cigarrillos por día, hasta que me casé y quise empezar a cambiar mi realidad. Tiempo después nació mi hijo y siendo muy pequeño me imitaba llevándose los cigarrillos a la boca; eso me chocó y entendí que ese no era el ejemplo que debía darle a mi hijo. A partir de ahí me dediqué al deporte y a la montaña de cuerpo y alma", confesó el oriundo de Braga, ciudad al norte de Portugal.

-¿En este tipo de competencias es más importante llegar primero que sólo llegar?

-El tiempo no es lo más importante, no interesa tanto si llego en primer, segundo o tercer lugar, lo importante es disfrutar el momento y compartir la experiencia con los otros corredores. Yo he perdido podios por ayudar a mis amigos corredores o alpinistas, pero en el último trail de Mont Blanc (montaña entre Suiza, Francia e Italia) le salvé la vida a un colega. La competencia es contra uno mismo, no tanto contra los demás”.

“Mi cumbre en el Aconcagua fue una experiencia increíble pero no tanto por el récord sino porque hay que entender que poca gente lo puede hacer y menos aún en modalidad non-stop como lo hice”.

Carlos Sá en el Aconcagua. Foto: Carlos Sá, www.desnivel.com

 

-Contanos tu experiencia en el Aconcagua…

-Fue una aventura de principio a fin. Cuando arribé desde Portugal no tenía mucha información y contratamos una empresa que no resultó ser la mejor ya que no tenía buenos servicios. Fue fundamental la información brindada por los corredores de montaña de aquí que me seguían por Facebook, como Andes Trail. Cuando llegué al parque quise hablar con los guardias para registrar el tiempo y para saber si iba a poder hacerlo, pero estaban muy ocupados con un rescate de dos americanos que estaban con hipotermia en la cumbre por lo que empezamos con una mala noticia", rememora.

"Después de varios días de aclimatación me sentía listo para subir y toda la gente allí ya sabía que intentaría un récord por lo que me apoyaban constantemente. Pero había mucho viento y las condiciones no eran las ideales para subir solo, que es así como me gusta hacerlo.
Emprendí el ascenso de todas maneras, pero en los 5.000 metros los guardias me dicen que hay más de 50 centímetros de nieve blanda y que es casi imposible llegar por la ruta normal porque estaba toda nevada".

"Y así fue porque daba un paso para arriba y dos para atrás pero así llegué a los 6.500 metros y tuve que volver porque no sentía los pies y estaba agotado. Además se escuchaban sonidos como de avalanchas y había tormenta por lo que corría riesgos y decidí bajar", confió el atleta portugués.

"Volví a Plaza de Mulas, miré el reporte del clima y vi que era posible intentarlo dos días después, pero estaba agotado y no sabía si me iba a recuperar; no quería desperdiciar la oportunidad por lo que dormí una noche en Penitentes y al día siguiente lo intenté otra vez con un equipo más acorde a las condiciones del clima y de esa manera lo logré”.

Carlos Sá, en una carrera de montaña. Foto: www.carreraspormontana.com

 

“Recuerdo que después de los 6.000 metros estaba completamente agotado y fui tranquilo hasta la cumbre, sólo con el objetivo de llegar a la cima y bajar, nada más. Cuando volví al parque los guardias me dijeron que tenía el récord porque yo no lo quise controlar, sólo quería llegar bien. Fue una experiencia increíble y un recuerdo inolvidable”, comentó el ultramaratonista, recordando la satisfacción de aquel momento.

-Además del exigente entrenamiento físico, ¿qué importancia tiene la parte psicológica en las adversidades?

-En alta montaña es mucho más difícil concentrarse. En Perú también se me congelaron los pies y no había nadie para ayudarme: no había helicóptero, policía de rescate, no había nada, estaba solo. Por eso la experiencia adquirida es fundamental para estar más seguro de las decisiones que se van tomando. En esos metros es muy difícil gestionar todo lo necesario para recuperarse porque la altura produce un efecto como el de estar completamente embriagado y se hace difícil pensar y se comienza a dudar de tus propias decisiones.

-¿Cuánto tiempo más te gustaría seguir haciendo esto?

-Me gustaría continuar en el más alto nivel hasta que mi cuerpo me lo permita y quiero estar ligado al deporte para toda la vida, por eso he comenzado a organizar carreras en Portugal y hago un trabajo muy importante en las escuelas porque el deporte me hace feliz, y es lo que siempre soñé hacer”, finalizó.

El portugúes durante uno de sus tantos desafíos en las montañas más importantes del mundo. Foto: www.losandes.com.ar


Fuente: www.losandes.com.ar
 

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Segunda ascensión argentina al cerro Fitz Roy en 1984



ARTÍCULOS RELACIONADOS



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Primera ascensión al Monte McKinley en 1913



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Primera Ascensión al Pico Polaco en 1958


| COMENTARIOS(0)


No hay comentarios aún, sé el primero!


Comentar

Revista Noticias de Montaña


| ULTIMAS NOVEDADES







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
+54 11 3060-2226
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023