Cultura · Pueblos y tradiciones

El origen del curioso nombre Llullaillaco

La historia de la búsqueda del verdadero significado del misterioso nombre del famoso volcán, ubicado en la provincia de Salta

Christian Vitry, Montañista y Antropólogo

Edición: CCAM



El significado del nombre Llullaillaco posee varias interpretaciones. Como se sabe, esta montaña se encuentra en el límite internacional con Chile y quizás esté más presente para los habitantes trasandinos que para nosotros. Algunos cronistas que transitaron por el Despoblado de Atacama durante los siglos XVI y XVII, mencionaron en las proximidades del mítico volcán el topónimo Anchallullac o “muy mentiroso”, sobre el cual nos referiremos en el presente artículo.

 

Volcán Llullaillaco. Novena ascensión por Christian Vitry, enero de 2013. Foto: Christian Vitry

 

Ubicación del Volcán Llullaillaco. Provincia de Salta, Argentina
Ubicación del Volcán Llullaillaco. Provincia de Salta, Argentina

 

Los nombres geográficos o topónimos suelen ser el reflejo de lo que están significando, expresando la relación existente entre el hombre y la naturaleza. Las diferentes culturas ordenan sus espacios y los resignifican permanentemente, pero siempre prevalece un sentido práctico en el proceso de construcción de paisajes, sino revisemos algunos topónimos de nuestra geografía: “Yacochuya” agua cristalina; “Cachiñal” camino de la sal; "Muñano" (originalmente muñayoc) lugar donde hay muña muña. En castellano la situación no es diferente, tenemos así cerro Negro, volcán Blanco, cerro Colorado, cerro Overo, río Blanco, río Bermejo, río Seco, río Ancho, Barro Negro, Ciénaga, Lagunilla y los ejemplos siguen.
 

Respecto al Llullaillaco y de acuerdo al diccionario quechua de Gonzalez Holguin (1608), "Llulla" significa mentira, cosa engañosa, y aparente y vana o falsa. Yaku o llaco quiere decir agua, la traducción “aguas mentirosas”.
 

El cronista Felipe Guamán Poma de Ayala, en su "Nueva Crónica y Buen Gobierno", habla de los "Hichezeros de Zueños" o LLULLALAICA UMU, quienes según el autor, eran brujos mentirosos, falsos o hechiceros del fuego, que realizaban sus actividades en los adoratorios o lugares sagrados, como las apachetas, montañas, vertientes u otros lugares del espacio geográfico consagrados para tal fin.

 

Sitio arqueológico, Cota de Agua a 5800 mts. en el Llullaillaco

 

Volcán Llullaillaco, Salta. Foto: Christian Vitry
Volcán Llullaillaco desde la cumbre

 

La historia del “Gran Mentiroso”

La arqueóloga chilena Cecilia Sanhueza junto a otros colegas viene trabajando desde hace varios años en la región del “Despoblado de Atacama”, sobre la cual reunió valiosa información bibliográfica y de campo, entre ellas la de Achallullac.
 

Anchallullac es un curso de agua de características singulares que llamó la atención de algunos cronistas que transitaron la zona entre los siglos XVI y XVII.

Gerónimo de Bibar, cronista de Pedro de Valdivia, relata en 1558 “Sécase este río de tal manera y suerte que dicen los indios, que mal lo entienden, que vuelve el agua arriba a la contra de como ha corrido. Por lo tanto, le llaman los indios Anchallulla, que quiere decir gran mentiroso".

Mariño de Lobera en 1595 dice “a ciertas horas del dia viene de monte a monte, y cuando se le antoja se seca de repente”.

 

Llullalaica Umu, hechicero en ceremonia al sol.
El Llullalaica Umu o Hechicero de los Sueños que presidía las ceremonias dedicadas al sol, realizando sus ofrendas en las montañas y apachetas. Grabado: Felipe Guamán Poma, cronista de la época colonial.

 

Llullalaica Umu, hechicero en ceremonia al sol.
Vista desde la cumbre del Volcán Llullaillaco. Foto: Maria Stenzel,
www.ngphotooftheday.blogspot.com.ar

 

Juan López de Velasco entre 1571 y 1574 comenta sobre “un arroyo pequeño que se dice Auchillulca, que quiere decir “muy mentiroso”, porque a ciertas horas del día llega el agua dél al camino del Inga, a causa de que se hiela en su nacimiento y sólo corre cuando hay sol”.

Antonio Vásquez de Espinosa comenta en 1628 que “…vienen corriendo las aguas de la nieve con grande auenida, y furia en grande abundancia […] la cual se lleua quanto halla por delante, esta es cierta, y ordinaria todas las madrugadas, y dura por el tiempo referido, y como a los que no saben la tierra les a sucedido desgracias, le an puesto a este valle por nombre Hatunllulla, que quiere decir gran mentiroso y engañador”.

En 1674 el padre Diego de Rosales lo menciona como el río que sigue al sol “…Porque assi que el Sol se retira de nuestro horizonte, esconde el rio repentinamente sus aguas sin que se halle una gota de agua en toda su caxa, y al punto que vuelue a nacer el Sol repite tambien el rio su curso. […] por estas mudanzas, o engaños que haze a la vista de los indios, le pusieron un nombre, que significa engañador, llamandole Anchallullac, que en el lenguaje Peruano quiere decir grande engañador”.

 

Construcciones en la cumbre del Llullaillaco, en primer plano la choza doble a la izquierda la protección contra el viento, a la derecha el sendero de entrada, al fondo la cumbre con la plataforma artificial, (ofrendatorio?).

Foto: Libro Santuarios Indigenas en Altas Cumbres Mathias Rebitsch

 

El triple conjunto de construcciones adosadas en el portezuelo del Llullaillaco, al fondo la habitación, al fondo arriba a la izquierda el corral. Foto: Libro Santuarios Indigenas en Altas Cumbres Mathias Rebitsch

 

Los investigadores chilenos consideran que Anchallullac puede ser el Río Frío, que tiene buena calidad de agua, está próximo a un tambo Inka, por las noches se congela y hacia el nororiente se destaca imponente en el paisaje la silueta del volcán Llullaillaco. Tanto el volcán como el río Anchallullac fueron referentes simbólicos de importancia para los indígenas prehispánicos de la región de Atacama.
 

Nuestras investigaciones en Argentina nos indican que esta montaña no posee vertientes o ríos como se podría esperar de cualquier cerro que tiene nieve todo el año. El agua, que hasta hace poco se creía no tenía el volcán, surge por arriba de los 5.000 metros en forma de numerosas lagunillas y arroyos de pocos metros de longitud, por lo que el significado de “aguas mentirosas” se comprueba con fenómenos naturales tangibles y se complementa perfectamente con los históricos relatos de Ancallullac.

La sacralidad de una montaña poco tiene que ver con su nombre “doméstico”, puede ser un adoratorio muy importante y no tener un nombre “sublime”; si un cerro es blanco, seguramente así se llamará y si un lugar esconde el agua en uno de los desiertos más áridos del planeta, seguramente su nombre se relacionará con ello.
 

Los seres humanos necesitamos organizar y ordenar el espacio que habitamos, nombramos y significamos cada elemento que nos rodea, somos constructores de paisajes a través de una narrativa del espacio geográfico que sirve para ubicarse en el mundo.

 

Cara sur del Apu Llullaillaco. Novena ascensión por Christian Vitry, enero de 2013. Foto: Christian Vitry

 

Ruinas en la cima del Llullaillaco. Foto:
www.earthmagazine.org

 

Vista desde el Volcán Llullaillaco. Novena ascensión por Christian Vitry, enero de 2013. Foto: Christian Vitry


| COMENTARIOS(0)


No hay comentarios aún, sé el primero!


Comentar

Revista Noticias de Montaña


| ULTIMAS NOVEDADES







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
(+54) 11-6979-8073
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023