Montañas del mundo · Noticias

Descubri Villa Elena en San Luis y Pueblo Escondido en Córdoba

Jorge González conductor del programa El Mundo de las Montañas, nos invita a conocer estos dos rincones serranos llenos de magia e historia

Jorge González



Por Jorge González


Fotos: Alberto Ramírez

La generosa invitación del Centro Cultural Argentina de Montaña de publicar  lo que fue esta experiencia en las sierras de San Luis y Córdoba, explica que me ponga a contar las caminatas que se acompañan con imágenes en dos entregas del programa que llamo El Mundo de las Montañas. Es un  gusto hacerlo y dar respuesta a este fantástico medio que lidera Guillermo Martín y que nos vincula a los amantes de las montañas y sus paisajes.

Alberto Ramírez, Juan di Fonzo, Jorge González y Víctor di Fonzo, Pueblo Escondido


Villa Elena

Llegamos a San Luis y nos hospedamos en Villa Elena, que sigue teniendo ese carácter serrano y afable de una pequeña villa de calles de ripio y que encontramos en el momento de baja temporada y por eso con la calma que nos gusta. Gracias a Patricia Silva y Germán Romero, guías de la región, recorrimos en la quebrada de Villa Elena la cuesta de Píchicas (trenza) para tomar un descanso en la cascada de la Zarzamora y apreciar lo hermoso de sus senderos en el monte cuidado a raíz de haberse declarado a la zona como reserva.

Allí surgió la propuesta de dedicar el resto de la tarde a Bajo de Véliz. Yo era consciente de lo complicado que es llegar a esa zona de modo que, al tener la propuesta de Germán Romero de ir  con su vehículo de doble tracción, dijimos inmediatamente que sí.

Bajo de Véliz es una profunda y angosta depresión de 12 km de largo por 1 km de ancho  situada a unos 35 km de Santa Rosa del Conlara, en el sector Noroeste de la Sierra de San Luis. Desde Merlo se toma la Ruta Provincial 5 hasta Sta. Rosa de Conlara y en unos kilómetros más, se llega al Duraznito. Se hacen 15 km más de tierra en plena sierra por la Ruta Provincial 43 hasta la llamada Quebrada del Bonete, donde comienza un descenso pronunciado que llega al extremo sur del Bajo y las canteras de las famosas “pizarras” de San Luis. El Bajo está recorrido de Sur a Norte por el arroyo Cautana en el que nos internamos a caminar.

Cuesta de Pichicas

Cuesta de Pichicas

Ubicación del Cerro Áspero, Provincia de Córdoba. Zona de Pueblo Escondido. Imagen: Diario La Voz del Interior


Bajo de Véliz

Hablar de Bajo de Véliz obliga a citar datos sobre su formación y los hallazgos que se hicieron en el lugar. Hace más de 320 millones de años, movimientos internos de la tierra provocaron la fractura de la sierra de San Luis, generando esta depresión, que luego fue rellenada por los desechos provenientes de la erosión de las rocas sedimentarias, areniscas y limos y de ese modo quedó sepultada la flora y fauna existente en el Período Carbonífero de la Era Paleozoica. Sin duda uno de los hallazgos más significativos del lugar, fue el ejemplar de la "araña gigante" encontrado en el año 1976 en un bloque de piedra pizarra cuyas medidas oscilan en 34 cm de largo y 50 cm de espacio entre pata y pata. Más tarde, en el año 1981, se halló un ejemplar similar pero de mayor tamaño que se exhibe en el Museo Dora Ochoa de Masramón en la Ciudad de San Luis. A esta segunda “megarachne” se le calcula una antigüedad de 300 millones de años y tiene 45 cm de largo y 64 cm entre pata y pata. 

En la actualidad se sabe que la denominada "araña gigante" es en realidad un tipo de langosta conocida como “Escorpión de Mar"  similar a otras raras formas encontradas en rocas carboníferas en Escocia y Sud África; siendo el del Bajo de Véliz, el más completo registrado hasta el momento en Sud América y una pieza única  en el mundo. Aún hoy son muchos los fósiles que se encuentran en estas lajas pizarrosas llamadas “lutitas”  grises oscuras y verdosas. Ya sea de vegetales como de insectos y arácnidos en muy buen estado de conservación. Una particularidad botánica lo constituye la presencia de un ejemplar de Guayacán que nadie sabe cómo llegó a este lugar siendo el único ejemplar en San Luis ya que no se da de semilla.

Rio Cautana, Bajo de Véliz

Rio Cautana, Bajo de Véliz

Rio Cautana, Bajo de Véliz


También se han encontrado en el Bajo de Veliz innumerables vestigios de primitivos pobladores, muy probablemente Comechingones. Hay un yacimiento de morteros comunitarios horadados en la roca a orillas del arroyo Cautana y una importante colección de piezas arqueológicas encontradas por los actuales pobladores.  La desaparecida explotación minera de la cantera, ha dejado un importante patrimonio intangible en Bajo de Véliz además de las muchas construcciones típicas en piedra y paja y una modesta capilla, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Desamparados,  junto a la escuela del lugar.

Caía la tarde cuando de regreso del rumor de las aguas del arroyo Cautana regresamos hacia la casa de “Chiquito” Fernández que, con su esposa Estela, nos abrieron las puertas de su casa para compartir una carne asada y una charla amena con algunos relatos de “aparecidos”. Era entrada la noche cuando Germán “adivinaba” la huella para la vuelta a Merlo cargados de las emociones de lo vivido.

Aprovechamiento del agua del rio, Pueblo Escondido, Córdoba

Arroyo del Tigre y laguna, Pueblo Escondido, Córdoba

De regreso al puesto de Tono Albornoz, Pueblo Escondido, Córdoba


Pueblo Escondido

En mayo de 1992 estuve acompañando a una travesía de jeeps que organizó la Asociación Río Cuarto Aventura (ARCA 4x4) que entonces presidía Carlos Serra. Hicimos un recorrido fantástico de 92 kilómetros en plena montaña desde el paraje El Cóndor a Villa Alpina con tres campamentos intermedios. Aquella experiencia me vinculó con Serra que, desde entonces, me hablaba del Cerro Áspero y de Pueblo Escondido. Tal era su pasión por el lugar, que terminó comprando todo el predio. Desde entonces que yo quería conocer ese sitio y recorrerlo…

En mi camino a las averiguaciones de cómo llegar al lugar acudiendo a las herramientas de estos días, conté con la información del querido Sergio Velázquez que conoce bien el sitio. Pero como ocurre siempre en estos temas y para quienes gustamos del “armado” de una salida y la organización de la logística, fueron “apareciendo” poco a poco los datos que clarifican la decisión tomada. Y este fue el caso. Germán Romero con Pamela Silva nos esperaron en Merlo y con su vehículo, su tiempo y su ayuda, nos encontramos con mis amigos iniciando el viaje hacia el postergado objetivo de entrar y conocer Pueblo Escondido.

Descenso, Pueblo Escondido, Córdoba

Ganando altura y un descanso en Casa Mocha, Pueblo Escondido, Córdoba

Ganando altura y un descanso en Casa Mocha, Pueblo Escondido, Córdoba


Donde se “esconde” esta historia 

Pueblo Escondido se encuentra 48 km al Oeste de la localidad de Río de Los Sauces y a 62 km al Suroeste de la localidad De La Cruz, las dos pertenecientes a la provincia de Córdoba. Pero uno de los mejores accesos se tiene desde, Carpintería que está tan solo a 11 km o desde Merlo solo a 18 km, por el nuevo camino o Corredor Turístico Interprovincial Transcomechingones en la provincia de San Luis. De Córdoba capital existe una distancia de 188 km y de Capital Federal 817 km. Nosotros lo que hicimos fue acceder desde Merlo.

Pueblo Escondido está al pie del Cerro Áspero que forma parte del cordón montañoso de las Sierras de los Comechingones en el Sureste de Córdoba, en la margen derecha del arroyo El Tigre y a 2000 m de altura. Allí también se juntan los arroyos del  Bosque y del Medio. En Merlo se toma el camino de asfalto que es conocido como “Del filo” y se gana altura a lo largo de unos 20 kilómetros. Al terminar el asfalto, se sigue por un camino de ripio bien trazado y a los 6 km, se toma una huella a la derecha para 4x4  que es la entrada al puesto del “Tono” Albornoz, familia nativa con varias generaciones en el lugar. Se paga un ingreso de 50 pesos por persona y ahí se deja el vehículo para iniciar la marcha por un sendero que se hace aproximadamente en una hora y media o dos, bajando unos 500 m de desnivel en casi 4 kilómetros de distancia.
Allí se da cita un microclima en general ausente de vientos y crecen los tabaquillos y horco molles enmarcados por la vista del Cerro Áspero y sus 2006 metros de altura.

La sala de maquinas convertida en el museo de Leonardo, Pueblo Escondido, Córdoba

Las casas de los solteros, Pueblo Escondido, Córdoba

Las instalaciones de Pueblo Escondido, Pueblo Escondido, Córdoba


Lo que fue en su época

Es interesante una breve descripción del mineral que se extraía en Pueblo Escondido. El tungsteno es raro en la corteza terrestre, no se lo encuentra puro sino combinado con otros elementos, formando dos tipos de minerales, llamados scheelita y wolframita.  El yacimiento del Cerro Áspero fue descubierto en 1894 por el  geólogo alemán Guillermo Bodenbender, uno de los padres fundadores de la geología argentina. La mina del Cerro Áspero proporcionaba wolframita, que contiene hierro, tungsteno y manganeso. La wolframita tiene color negro con aspecto y brillo metálico. De todos los metales, el tungsteno es el que se funde a mayor temperatura y también es el que requiere de mayor temperatura para evaporarse.

Eso explica varios de los usos por los cuales es codiciado: la construcción de filamentos de lámparas incandescentes, de resistencias eléctricas y electrodos y de herramientas para corte a altas velocidades, como discos abrasivos y puntas de mechas. Esas aplicaciones generan temperaturas elevadísimas, que puede soportar. Pero el uso por el cual el tungsteno realmente se considera estratégico es la realización de aleaciones de acero para la industria bélica muy resistentes al calor y al impacto como blindajes para vehículos y proyectiles de cañón por eso  la máxima demanda mundial de tungsteno, que dio importante vida al Pueblo Escondido, se produjo durante la Segunda Guerra Mundial.

Oro en la mano, pelicula filamada en Pueblo Escondido en 1943, Pueblo Escondido, Córdoba

Las instalaciones de Pueblo Escondido, Pueblo Escondido, Córdoba


La explotación en Pueblo Escondido funcionó desde 1895 hasta 1969, siendo iniciada por capitales alemanes e ingleses. Era alimentada también con mineral que se extraía de otras minas situadas algunos kilómetros al Sur. Contaba con grandes instalaciones que llegaron a albergar unos 800 mineros. El mineral explotado era el wolframio en forma de óxido y de sales y se destinaba a la exportación. La veta principal fue trabajada en un recorrido de 180 m y a una profundidad de 35 m. El material extraído se conducía desde la bocamina a la planta de concentración mediante un cable carril de unos 300 m de longitud. En su época de esplendor había en Pueblo Escondido instalaciones de molienda, concentración y separación de minerales por medios mecánicos, una usina propia, hospital, viviendas para mineros y jefes, teléfono, un surtidor de combustibles y mineros expertos, mayormente traídos de Chile y Bolivia. Cerró al bajar el precio internacional del tungsteno, mientras que al mismo tiempo el mineral de mayor calidad se iba agotando. Se la declaró absolutamente cerrada cuando ingresó en el mercado mundial la República Popular de China, en la década de 1980, bajando los costos de este material y haciendo imposible las actividades de extracción.

En el año 1943 con guión de Manuel Villegas López el director Adelqui Millar hizo una película que se filmó en Pueblo Escondido cuando estaba en pleno funcionamiento. Trabajaron Pepita Serrador, Sebastián Chiola, Domingo Sapelli, Froilán Varela, José Ruzzo y José Olarra entre otros. Se llamó “Oro en la mano” y se estrenó el 2 de diciembre de aquel año. El “nudo” de la historia se basa en un triángulo amoroso en el que un médico caído en desgracia se dirige a las montañas de Argentina para comenzar una nueva vida. Viviendo como un ermitaño, se convertirá en buscador de oro hasta que se enamora, para su desgracia, de la esposa de otro minero trama que es la historia central de este film.

Pueblo Escondido y arroyo del Tigre, Pueblo Escondido, Córdoba

Uno de los puentes colgantes, Pueblo Escondido, Córdoba

Viejo surtidor de nafta, Pueblo Escondido, Córdoba


En estos días

Me sorprendí y excedió mi expectativa en cuanto a lo que había imaginado. Las personas que visitaron Pueblo Escondido me habían dicho que era un lugar especial y eso alimentaba mis ganas de llegar algún día. No solo lo vivimos en un día de sol brillante y cielo azul y en soledad, sino que además quedé sorprendido de encontrar en las viejas instalaciones el llamado Museo de Leonardo en lo que fue la sala de máquinas y también una sala recuperada y dedicada a obras de arte, óleos y fotografías que denotan el amor de Carlos Serra por conservar el sitio y darle incluso ese “toque” de originalidad y valor. Allí también descansa el viejo jeep con el que habíamos compartido aquella travesía por el Yatán hace mas de 25 años…Al fin y al cabo los lugares se van haciendo en base a historias y sucesos, afectos y admiración por los grandes escenarios naturales y el hombre con su paso.

Agradecimientos: A Pamela Silva-Germán Romero-“Chiquito” Fernández

Pamela Silva y Germán Romero, Pueblo Escondido, Córdoba

Tabaquillo, Pueblo Escondido, Córdoba


Videos:
Villa Elena-Bajo de Véliz: Programa del Mundo de las Montañas
Conducción Jorge González

 

Pueblo Escondido-Cerro Áspero: Programa del Mundo de las Montañas
Conducción Jorge González


 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Montañas del mundo · Noticias

Esquiando por la quebrada de Matienzo



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Montañas del mundo · Noticias

Primera Travesía Integral del Monte Pissis



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Montañas del mundo · Noticias

El coloso volcán San José en Chile

Montañas del mundo · Noticias

Chile, el país de las montañas prohibidas



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Montañas del mundo · Noticias

Esquiar, el arte de deslizarse


| COMENTARIOS(0)


No hay comentarios aún, sé el primero!


Comentar

Revista Noticias de Montaña


| ULTIMAS NOVEDADES







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
(+54) 11-6979-8073
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023