Montañas del mundo · Noticias

Injustificables muertes en el Everest

Mientras la combinación de la codicia, la ignorancia y el ego trabajen de la mano para engañar a las personas y las nuevas compañías que operan, sigan vendiendo una ilusión, las muertes inexcusables continuarán en las montañas más altas del planeta

Alan Arnette

Edición: CCAM



 

Traducción del inglés al español por Cristina Barraza


En esta temporada de primavera, del año 2019, en los picos más altos del planeta, una fuerza espantosamente perturbadora nos muestra todos los signos de una tormenta de incoherencia. 11 personas murieron en el Everest y otros 10 en los seis picos de 8000 metros en Nepal y el Tíbet.

Congestión en el Escalón de Hillary hacia la cumbre del Everest. Foto: Subin Thakuri, Utmost Adventure Trekking


He estado hablando sobre la tendencia de los escaladores inexpertos con guías no calificados desde hace muchos años. Mi temor ha sido que, con todo el éxito visto en estas grandes montañas, combinado con los operadores que ofrecen precios bajos, ha atraído a una nueva categoría de personas que simplemente no saben lo que no saben. Estas circunstancias combinadas con  la falta de apoyo calificado, trae como consecuencia que al suceder problemas, a menudo, es imposible socorrerlos.

Como lo consignare  en este artículo de opinión, creo que hay tres razones para todas estas muertes: codicia, ignorancia y ego.


Codicia

Avaricia, sustantivo: deseo intenso y egoísta de algo, especialmente riqueza, poder o alimento.

Durante décadas, las grandes montañas fueron guiadas por compañías en su mayoría occidentales que tuvieron un sistema mejorado durante años utilizando guías occidentales, médicos en el campamento base y los mismos sherpas cada año. Fue y es un equipo muy unido que podría llevar a la mayoría de los clientes con seguridad a la cima y al regreso. Cobraron precios altos, de $ 45,000 a $ 65,000 dolares. Algunas  firmas de guías  nepalíes tuvieron un desempeño (y precios) similar y, si bien todavía había muertes cada año, alrededor de cinco, las muertes se consideraban parte del riesgo del montañismo y no de incompetencia.

Un grupo de sherpas desciende por el Collado Sur después de dejar provisiones en el Campo IV. Las expediciones comerciales dependen sobre todo de los sherpas, no solo para transportar materiales, sino para instalar las cuerdas fijas que utiliza la mayoría de los alpinistas para ascender, independientemente de su experiencia. Foto: Kristoffer Erickson, National Geographic


Un momento crucial en la industria de los guías en Nepal ocurrió después de que la policía en el 2014 liberara del hielo a los 16 Sherpas muertos en la cascada del peligroso glaciar de Khumbu. Este hecho comenzó un fuego ardiente en unos pocos jóvenes sherpas que habían comenzado en 2012 cuando muchos sherpas fueron asesinados en el Manaslu. Esta generación más joven sintió que estaban siendo explotados, mal pagados y necesitaban recuperar las montañas de los operadores occidentales. En ese momento, alrededor del 80% de los 8000 metros sumados fueron guiados por empresas extranjeras. Hoy en día, en 2019 ese número se ha reducido al 20%.

Estas nuevas empresas compitieron en precio. Tenían sitios web hábiles que promocionaban su liderazgo con 5, 10, 15 o más cumbres del Everest. Ofrecían wifi, buena comida, carpas espaciosas, en otras palabras, todo lo que hacían las compañías occidentales, pero a mitad de precio. El mercado estaba allí y reaccionó de manera agresiva, especialmente de India y China.

El bajo costo provino de las nuevas empresas de guías nepalíes / sherpa que pagaban a sus propios empleados salarios más bajos que los operadores occidentales. No utilizaron guías occidentales caros (y experimentados). Sintieron que no necesitaban entrenamiento o exceso de personal. Simplemente le ofrecieron a un cliente potencial un lugar en el permiso, una carpa en la montaña y una guía Sherpa. Poca evaluación previa y poca supervisión. El modelo funcionó bien, en lo que respecta a los negocios.

La cantidad de dinero que recibe un sherpa el día de la paga a menudo depende del peso cargado y del número de viajes realizados entre los distintos campamentos. El salario obtenido en la montaña, además de costear la educación y otras necesidades, se invierte en yaks, viviendas y negocios tales como albergues turísticos. Foto: Aaron Huey, National Geographic

Cientos de escaladores convergen en el Campo Base de la cara nepalí del Everest. Foto: Anjin Herndon, National Geographic


Ignorancia

Ignorancia, sustantivo: falta de conocimiento o información: actuar ignorando los procedimientos básicos.

Los clientes compraron este nuevo modelo de gancho, línea y promo. Creían todo lo que les había dicho y seducido por la imagen romántica de la cultura sherpa. Creían incluso el marketing más increíble:

"Si desea experimentar lo que se siente estar en el punto más alto del planeta y tener una sólida formación económica para compensar su vejez, su débil condición física o su temor a los riesgos, puede inscribirse en el VVIP Mount Everest Expedition. Servicio ofrecido por Seven Summit Treks and Expeditions”.

"Ellos leyeron las historias y artículos que" El Everest tenía un camino hacia la cumbre "." Y "¿Alguien quiere llegar a la cumbre?". Creían que la comercialización de Nepal por parte de todos los sherpas era una "Empresa Sherpa", algo que el Ministerio de Turismo de Nepal instituyó para abordar las crecientes preocupaciones sobre la seguridad. Era como decir que cada persona en un avión es un piloto.

Los operadores empezaron a aumentar la dotación de personal, formando nuevos sherpas o grupos étnicos de Nepal que tenían poca o ninguna experiencia en picos de 8000 metros. Los clientes no se dieron cuentan de la diferencia. Nunca hicieron su propia investigación, solo se entusiasmaron al unirse a las filas de Messner, Viesturs y Bonnington. Una falsa equivalencia si alguna vez hubo una.

Escaladores rumbo a la cumbre del del Everest. Foto: www.filo.news

Haciendo cola para llegar a la codiciada cima del Everest. Foto: Agencia AFP

Cuerpos sin vida de montañistas rescatados del Everest. Foto: Agencia DPA


Cuando se les dijo que necesitaban escalar una serie de picos cada vez más altos y más difíciles antes de su primer 8000 o Everest, se burlaron y dijeron que no tenían el tiempo ni el dinero para tal inversión. Buscaron en Google "¿ascenso de bajo coste en el Everest?" O para Cho Oyu, Annapurna, Makalu, Kanchenjunga o Lhotse y recibieron 43 millones de visitas en 0.84 segundos. Sus corazones se aceleraron para poder escalar el Everest y no tener que sacar una segunda hipoteca de su casa.

La tasa de mortalidad en el Everest se había  reducido dramáticamente en este siglo, pero eso se debe a los operadores occidentales de la vieja escuela que fueron pioneros en el modelo comercial de usar rutas conocidas, oxígeno confiable, apoyo calificado y clientes potenciales examinados en cuanto a temperamento y experiencia. Pero incluso los mejores guías se alejaron de los extremadamente difíciles ochomiles: Annapurna, Makalu, Kanchenjunga, Dhaulagiri y K2. Sabían que su fórmula tenía límites. Si hicieron esas expediciones, fueron pequeñas, bien controladas y con clientes altamente experimentados.

Pero esta nueva generación de escaladores, ansiosos por empacar y llegar a la cumbre y jactarse en casa de su aventura, no sabían lo suficiente como para entender la diferencia entre escalar el Everest o el Makalu. Se unieron a un equipo aleatorio de individuos con logística compartida para un ascenso independiente. ¿No entendieron la palabra “independiente”? Y no tenían experiencia para evaluar los riesgos.

Ruta al Everest. Foto: Agencia AFP

Escaladores camino al campamento base del Everest. Foto: Agencia AFP

Unos alpinistas dejan atrás el cadáver de la canadiense de origen nepalí Shriya Shah-Klorfine, fallecida el 19 de mayo

a los 33 años al sufrir un colapso mientras descendía tras hacer cumbre. Foto: Kristoffer Erickson


Ego

Ego, sustantivo: el sentido de autoestima o importancia personal de una persona: un impulso para mi ego.

La escalada de montañas requiere un ego superior al habitual. Debes tener mucha confianza en ti mismo y la fuerza para presionar fuerte. Este año, 2019, ha habido muertes de algunos de los mejores escaladores jóvenes en una generación. En picos como Nanga Parbat o el Monte Howse en Canadá. Estos jóvenes empujaban los límites de las rutas conocidas por el desafío y el peligro. Ellos sabían en qué se estaban metiendo y decidieron arriesgarse.

Similarmente, este año, 2019, en los 8000 ha habido muertes de escaladores experimentados que intentaron, y en ocasiones llegaron a la cima, mientras empujaban los límites. Sus sitios web y redes sociales (y patrocinadores ocasionales) escribieron acerca de sus conquistas utilizando términos como "sin oxígeno suplementario" o "sin apoyo de Sherpas", o "independientes y sin respaldo". La comunidad de escaladores puso estas hazañas en un alter, despidiendo a cualquiera que usó oxígeno, apoyó o se subió a un equipo comercial.

Everest al límite, ascenso de montañistas. Foto: www.nationalgeographic.com.es

Una multitud de escaladores asciende por la cara del Lhotse en dirección al Campo IV, última parada antes de la cima.

Foto: Andy Bardon, National Geographic


Este circuito de retroalimentación alentó a más riesgos, y los escaladores que tenían buenas habilidades, pero no suficientes habilidades naturales o dones genéticos, para intentar estas "subidas de alto riesgo" en "estilo", se unieron a un equipo independiente y murieron.

Hoy en día, hay muchos operadores dispuestos a tomar su dinero, sacar el permiso de cumbre, llevar su equipo a un campamento base (o, mejor aún, trans Everes al límite, ascenso de montañistas. Foto: www.nationalgeographic.com.esportar todo en helicóptero) y dejar que sigan su propio camino.

Después de todo, como me dijo un operador este año:
"no es nuestro trabajo hacer que un cliente regrese".

Los alpinistas descienden por la cascada de hielo del Khumbu tras pasar un período de aclimatación

en la montaña a mayor altitud. Foto: Andy Bardon

Elia Saikaly publicó esta foto que tomó mientras estaba en el Everest: se puede ver un cadáver aún atado colgando de la montaña. Foto: Elia Saikaly


¿Quién es responsable?

Todo el mundo tiene responsabilidad en lo que ocurre.

Los operadores deben madurar y convertirse en compañías responsables que entiendan la diferencia entre simplemente tomar dinero para un producto peligroso y responsabilizarse de la vida de una persona con la estructura de soporte adecuada. En los Estados Unidos, el Servicio de Parques Nacionales otorga "concesiones de guíada" a un puñado de compañías en picos como Denali. Es un proceso costoso y altamente regulado que garantiza que aquellos que se llaman a sí mismos guías, sean verdaderamente guías.

Los escaladores se alinean para moverse a través de la Caída de Hielo Khumbu, una de las secciones más peligrosas que los alpinistas deben atravesar cuando intentan el Monte Everest. Foto: Mark Fisher, National Geographics


Tomar conciencia

Los escaladores deben despertarse y comprender que escalar un gran pico como el Everest o el K2 o el Makalu es extremadamente peligroso. Deben dejar de creer solo porque están con un "Guía Sherpa" que ha ascendido al Everest diez veces, que serán rescatados si se meten en problemas. Incluso el sherpa más fuerte, no puede bajar a una persona incapacitada por sí misma o esperar que se le suministre oxígeno adicional a 8.400 metros en cualquier momento. Y los helicópteros tienen sus límites de altura, al igual que las políticas de rescate y los dispositivos GPS. Los escaladores mismos deben asumir la responsabilidad y obtener la información de la empresa con la cual van a  arriesgar su vida.

 Continuando con la comparación de Denali, el NPS permite a los escaladores "independientes", incluso a los verdaderos solitarios, pero pasan un par de horas entrevistándolo, discutiendo su estrategia de ascensión, los riesgos y las opciones de soporte antes de que le emitan un permiso. En Nepal, usted le paga a una agencia, que le toma un reporte y obtiene su permiso, sin hacer preguntas.

Monte Everest. Foto: National Geographics

Las linternas frontales dibujan el camino a la cima horas antes del amanecer en el Everest. Foto: Kristoffer Erickson


Incluso con todas estas muertes, no espero que Nepal cambie. Oh, sí, escucharemos todo tipo de anuncios después de que termine esta temporada. La prensa imitará la retórica y el público será convencido de que las mejoras están en camino. Y nada va a cambiar.

Mientras la combinación de la codicia, la ignorancia y el ego trabajen de la mano para engañar a las personas y las compañías para que crean lo que quieren, las muertes inexcusables continuarán en las montañas.

Mis sinceras condolencias a todas las familias de los fallecidos. Mi sincero deseo de una experiencia segura para todos aquellos que quieran llegar a la cumbre. Y para los futuros escaladores, ojala que esta temporada sea una oportunidad de aprendizaje y de toma de conciencia.

Las basuras se amontonan en el Campo IV, acumulándose tiendas abandonadas, restos de comida, botellas de oxígeno vacías y otros desperdicios. El Campo IV se encuentra a 7.906 metros de altura. Foto: Mark Jenkins

Escaladores nepalíes con tanques de oxígeno desechados recuperados del Monte Everest. Foto: Agencia AFP / Getty Images


Quien es Alan Arnette

Nacido 27 de julio de 1956  en Estados Unidos en Memphis, Tennessee, es montañista, conferencista, entrenador y lucha para acabar con la enfermedad del Alzheimer. Es respetado como escritor especializado en el Himalaya en Outside Magazine, llego a la cima del Everest en 2011 y el K2 en el 2014 a los 58 años.

Website: www.alanarnette.com

Alan Arnette frente al Monte Everest en el 2011. Foto: www.alanarnette.com

 

Videos:

Atasco en el Everest: Comunicación telefónica con el montañista Tommy Heinrich sobre las víctimas fatales para el año 2019


 

El montañista cordobés Ricardo Birn rescatado en el Everest


 

El monte Everest colapsado de escaladores, Clarin


 

 







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
(+54) 11-6979-8073
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023