Actividades · Viajes y expediciones

Primera travesía integral invernal entre los Nevados de Acay y San Miguel

Esta hermosa aventura de alta montaña, fue realizada entre el 12 al 18 de julio de 2009, entrando por la puna y saliendo por los valles calchaquíes, dentro de la provincia de Salta

Gonzalo Cristofani

Edición: CCAM



Todo comienza cuando mi amigo tucumano Mario Cecotti me invita a realizar una ascensión invernal al Nevado de Acay.Como yo ya había estado en junio por ahí, explorando, se me ocurrió hacer una TRAVESIA de alta montaña uniendo los dos nevados por el filo en común, arrancando en  La Puna (San Antonio de los Cobres) y bajando a los Valles Calchaquíes (La Poma).

Mario y Gonzalo en la cumbre del Nevado de Acay; allí vivíamos un momento de alegría por la cumbre y soledad por separarnos

Ubicación del Nevado de Acay y el Nevado San Miguel, provincia de Salta

Lo planeado  parecía fácil, accesible y realizable, investigue un poco y decidimos darle para adelante  nomas." Allá nos fuimos.

Mario se adelantó un par de días a S.A.Cobres para estar más aclimatado y quedamos en encontrarnos en el puesto Saladillo de don Choque "el Tarzan de la Puna", hombre que mató con una piedra a un puma que lo atacó. Dicho puesto sirve de campamento base a 4200 msnm; yo me bajé del colectivo en La Rueda (pasando el Abra Blanca) y luego de 3 horas de caminata llegué al puesto. No había nadie…más che!... Mario apareció 2 horas más tarde, casi atardeciendo. porque el flete lo había dejado lejos. Ya con entusiasmo armamos la carpa y preparamos los pertrechos para realizar la aventura. Claro, como en todo invierno estaba “demás de friooo”. Él no se sentía del todo bien así que permanecimos un día más husmeando en la zona, por suerte, porque justo azotó un temporal.

Primeros pasos de la travesía luego de bajarme del colectivo en la RN51

Encuentro con Mario y armado de la carpa en el puesto "Saladillo". Revisión general del equipo

Ruta de la travesía al Nevado de Acay y el Nevado San Miguel, provincia de Salta


WAYPOINTS GPS

Estación muñano: 24°17'26.31"S 66° 9'3.56"O 3963mts

Puesto Saladillo: 24°21'54.40"S 66° 9'58.11"O 4333mts

Camp 1 (ruinas): 24°23'44.82"S 66°10'25.16"O 4741mts

Cumbre Acay: 24°25'1.65"S 66° 9'37.63"O 5751mts

Vivac 1: 24°27'18.26"S 66° 8'55.62"O 5025mts

Vivac 2: 24°31'3.51"S 66° 8'1.87"O 5273mts

Cumbre San Miguel: 24°32'11.92"S 66° 7'51.20"O 5714mts

Cumbre Sur S.M.: 24°32'46.34"S 66° 7'53.37"O 5650mts

Paraje Saladillo: 24°35'9.57"S 66°11'35.85"O 3351mts.


Se inicia la aventura

Luego, al otro día, partimos para Las Minas (jesuitas), en donde armamos el 2do campamento de avance, con la idea de realizar uno más en la Montura (5300); pero el temporal persistía con nevadas así que el clima  nos retuvo un día más en este lindo sitio,Vegas y Refugio en las Pircas de los Mineros. Aproveche para salir a “ututiar” y relevar algunos datos de la zona (socavones, pircas, arqueología, flora, fauna etc.). Mario allí practicó, por primera vez, con los grampones. Congeniamos la estrategia para la travesía y decidimos ir hacia la cumbre del Acay, pero Mario (por falta de aclimatación) decidió que  regresaría del Acay al campamento y yo seguiría solo haciendo la travesía de los altos filos.

El tema fue que, como llevamos un equipo mixto, un poco cada uno, y la carpa era de Mario, me tocó apechugar la travesía a puro vivacs, sin calentador ni carpa. Era momento de confiar en las fuerzas y la experiencia. Así que salimos tempranito para el cerro, de a poco alcanzamos altura; soplaba un viento cordillerano que, en esa zona, es "congelante" pero a la vez  te ayuda, te empuja. Lento pero seguro recién a las 15 horas, pasamos por La Montura (5300mts.); allí nos hidratamos, comimos algo y luego a paso firme remontamos el sayo que tiene casi 300 mts para alcanzar el filo superior; en este punto casi la mayoría desiste porque es muy punoso allí. Ya una vez en el "lomo" y con viento a favor encaramos hacia la ansiada cumbre. Se me venían congelando mal los pies por lo cual decidí sacarme las dos medias gruesas que llevaba ya que el frío me había  hinchado los pies y al apretarme mucho las botas se me cortaba la circulación lo cual era muy peligroso. Me puse harta vaselina y me di masajes para  reanimar la circulación y luego me calcé unas medias soquetes de lycra (que son para la bici).

Una familia de pastores puneños que cuidan sus llamas. Nótese la güagüta en la espalda

Subiendo por las cuestas punosas; En tapiz de la flora está compuesto por "Pupusa e Iros"

Pequeño descanso en el ascenso al campamento avanzado, esperando que pase el temporal

Perfecto, logre gran amplitud adentro de las botas  y las opulentas, pesadas, caras y sofisticadas medias europeas quedaron guardadas. Mario venia bastante lento, pero mantenía ritmo continuo. El viento era más fuerte, más frio y aunque la cumbre  se resistía seguíamos a paso firme. Pensaba que por mí no había problema porque el vivac lo podía hacer en cualquier parte, pero Mario tenía que regresar a la carpa, y el tramo le quedaba lejos. Fue así como, entre sacar fotos, ensimismarse, escucharse los latidos, mirar piedra por piedra y alentar al compañero pudimos coronar la cumbre a las 17:10 hs. Todavía con el Tata Inti rociando sus rayos por la áspera puna. Permanecimos 1 hora, obnubilados por el paisaje y la maravilla natural de la majestuosa PACHAMAMA. Era un 16 de Julio del 2009 y estábamos a 5751 msnm.

Hicimos una ofrenda con la hoja sagrada andina, “la coca”, descansamos y acomodamos las cruces que estaban rotas y que habían sido puestas por el CAM. Para ese momento y lugar sobraban las palabras, un fuerte abrazo y un empujón de despedida. Recordé que portaba una campera de pluma que me regalo mi tío Julio Cesar Cristófani (del CAM ); entonces, esa reliquia había vuelto a las altas cumbres después de muuucho tiempo. Claro que al separarnos nos dio un trago amargo, el pensar que sería de uno y del otro en sus respectivos objetivos.

La confianza y el buen estado mental-físico que poseíamos era la garantía de que íbamos a lograrlo. En lo personal yo ya había alcanzado por 6ta vez la cumbre, para Mario fue  su primera. Él descendió por el sayo hacia Los Colorados, pero lo hizo lejos de la carpa por lo que tuvo, después, que remontar un largo trecho para llegar al campamento, llegando a las 00:30 horas aproximadamente.

Pequeña ofrenda a la PACHA, pidiendo permiso al APU

Campamento armado en ruinas de los mineros. Sirven de buen refugio para la carpa y hay agua

Recorriendo la zona de los socavones, todo congelado por el frío. Va mejorando el tiempo

Travesia en solitario

Por mi parte comencé la travesía por nuevos y desconocidos lugares; fue un  hermoso atardecer y una  noche rápida. Me preocupaba por el agua, porque no quería que se me congele la poca que llevaba, ya que no tenía  calentador; el agua  era lo más importante de todo. Lo primero que me impactó fueron las lagunas del Acay con su imponente anfiteatro (circo glacial)  las cuales  solo había conocido  por relatos; es digno de comentar su magnitud, al ser la cara sur de la montaña posee impresionantes cortes, canaletas, morrenas y mucha nieve, al menos en ese  entonces.

Mi tarea era aparentemente fácil, bajar un poco y encontrar un lugar apto para vivaquiar, pero el viento me garroteaba  de lo lindo; el filo allí es pelado, ni un roquedal ni nada, pelado y angosto; no hay donde  esconderse del huayra. Por suerte no se pierde mucha altura, siempre se anda  arriba de los 5000mts. Recién a las 23:00 horas conseguí llegar a una abrita a 5025 mts y armé una "sacha pirca” para poder "aguantar-dormir". Iba pensando en mi compañero, implorando que hubiera llegado bien a la carpa; eso me preocupaba mucho. Con el agua entre las piernas para que no se congele pase una noche linda, cerquita de las estrellas, claro que NO se duerme, ni se me ocurría pegar los ojos, estaba cansado y deshidratado por eso comencé a "tiritar" un poco. Tenía la mochila de sobrepuesto hasta las piernas y toda la ropa encima.

Los minutos parecen eternos, los lindos recuerdos vienen a la memoria (no sé porque), quizás el interior te mantiene atento, positivo para no decaer; pero el viento frío te paraliza igual, pienses lo que pienses... Así pase esa noche, soñando despierto lo mucho que había deseado estar allí (pero en carpa…) Ese deseo cumplido al final tenía mucho  peso porque nadie me había obligado, nadie me llevó a la rastra, fui porque amo lo que hago y lo disfruto hasta en los peores momentos. Son esos los lugares más bellos del mundo porque muy seguramente nadie había dormido allí antes, que nadie más había sido bendecido con esa magnitud del paisaje nocturno y estrellado.

Las ruinas son sitios arqueológicos reutilizados, todavía pueden hallarse tiestos de cerámica indigena

Hilando el filo hacia el sur, por el fuerte viento había que ascender por la ladera que es más dificultoso

Mario gramponeando un poco en las vegas congeladas. El clima mejora y nos permite aclimatar mejor

Recién cuando comenzó a "clarear" pude dormir un par de horas, hasta las 9 hs am. Al despertar dimensioné la distancia, aunque el GPS me marcaba 8 km. (saben lo que eso significa en alta montaña) me parecieron 20 km. porque no solo el filo es naturalmente incongruente (picos y abras de diferentes alturas) además su dirección varía de NS a N-SW a N-SE lo que parece estar cerca se transforma en una tediosa y “vaiveniadora” cadena de cumbres de más de 5000 que se encadenan por abras y picachos caprichosamente unidos. De eso se trataría esta "travesía”; poder ir a un lugar desconocido es atrapante. El pasaje por esos filos me dio la verdadera dimensión del Monumento Natural Abra del Acay, área protegida de Salta que se conserva desde el Sistema Provincial de Áreas Protegidas, entidad que depende del Ministerio de Ambiente, para el cual trabajo. Es así como pude tomar valiosos datos para poder ir mejorando la implementación del cuidado de este único y valioso monumento natural que tenemos los salteños.

Bueno, en fin, un poco de trabajo, un poco de ocio y, de a poco, se iba acercando el segundo objetivo, era cosa de ponerle paciencia y saliva “porque agua no hay” y la poca que llevaba se me estaba congelando. Era tremendo el viento, lo que me hacía ir no por el filo sino por la cara oriental, o sea por el sayo; muy dificultoso, lento y peligroso. Es atrapante lo que se puede ver desde allí, básicamente hacia el naciente (Este) se ve todo el valle de Lerma y cajones y recovecos distantes te atrapan, es para quedarse sentado todo el día mirando cada peña, cada valle, cada huaico. Verdaderamente es "esplendida" esta partecita de Salta. A poco de andar me di cuenta de que había perdido  un termo de agua.

Uhhhh; quería llorar porque era un regalo de don Zuretti y encima no me sobraba el agua; solo me quedaba menos de un litro, algo de queso y de  dulce de membrillo, unas pasas de uvas y unas galletas. Bueno por suerte había planchones de nieve pero, sin calentador, era dificultoso poner una botella debajo de las gotitas y así poder tomar "sorbos" de agua, pero se podía. Era un calvario pero  aun así, los acullicos de coca hacen su magia, me iban dando saliva y por lo menos la sensación de sed se hace más llevadera. Mi cuerpo ya comenzaba a debilitarse y los pasos eran cada vez más lentos; todo pesaba el doble y cada repecho parecía interminable; es así como no avance mucho ese día, solo 9 km; y decidí no llegar a la cumbre del San Miguel porque se me iba a hacer muy tarde.

Vista del imponente circo glaciar que forman el Acay y Acay Chico con sus morrenas y lagunas de deshielo

Llegando a la montura, el viento de cola nos ayuda a subir; pero el "zamarreo" no deja pisar con firmeza

Mario llegando a La Montura; allí comienza un sayar muy empinado y suelto que "acobarda" a muchos y los hace desistir

Estaba cerca, pero era mejor localizar un sitio apto para vivaquiar de nuevo, pero esta vez lo prepare mejor, era temprano todavía. Como es de saber, el vivac en alta montaña no es un descanso suave ni cómodo, se trata de "aguantar" bien alerta y NO dormir porque al estar solo nadie te puede despertar de una hipotermia. Hay que estar moviéndose todo el tiempo para poder mantener el calor y acurrucarse en la pacha. Al otro día amaneces muy entumecido y dolorido, pero, bueno, son gajes del oficio.

Era hora de ir por el segundo objetivo, lo que me costó porque los sayos eran más empinados y había que remontar hasta los 5700 metros, por un filo angosto y con viento lateral que más que molestoso era un empujón para el abismo. Todo esto con la mochila de 20kg., así que pasitos cortos, fotos aquí, miradas allá; ráfagas remolinadas del huayra que te hacen agachar y agarrarte como garrapata a las piedras. Al fin la sensación de alivio de comenzar a "llegar". Logre la cumbre del San Miguel el 18 de Julio a las 12:14 hs.; otra vez los latidos rebalsan, el alma se agranda, el corazón explota, el espíritu se siente liberado y las patas sin más resistencia, se toca el cielo "literalmente"; allí, donde solo los cóndores pueden andar, allí, refugio de pumas y leyendas, es allí donde el esfuerzo, suerte y gracia de la Pacha me han llevado por primera vez, al famoso cerro POMA, o más conocido como San Miguel (según GPS Garmin mapa 60 csx : 5714 msnm). En una pequeña cruz dejé mi testimonio dedicando a mi amigo y compañero Mario Cecotti y a mis inspiraciones.

Vista de la cumbre del Acay y al fondo el San Miguel distante 14 km en línea recta hacia el Sur

Primer Vivac. Fortuito hallazgo de un roquedal para poder cubrirme del viento cordillerano

Juntando agua de un "único" planchón de hielo. Gota a gota porque no tenía calentador

Segundo Vivac a 5.270 msnm

El descenso

Luego de hacer cumbre inicie el descenso pero me tocó una pequeña travesía por el angosto filo hasta la cumbre sur (5700).Fue TERRIBLE, por el viento y el filo que es muy, pero muy angosto y temible, poner un pie en cada ladera, a lo cabalgado llegue a la cumbre Sur. Ahora si ya sería toooodddiiitttoo bajada. Pero de tanta felicidad perdí la capucha de mi campera de pluma y lo lamente mucho; grampones puestos bajé un nevero difícil; ladera directa y muy peligrosa porque era casi hielo en partes y no tenía piqueta, solo bastones. Así, con esa adrenalina se anda a cada paso. Bajando un poco tome agua de las nacientes, rica y deliciosa. Explorando cada rincón desande por este sitio que va directo a la RN40. Me depositó en el paraje Saladillo, llegué a las 20hs a la casa de la Familia Jerez, me alojaron de diez, comí algo caliente luego de 3 días.

¡¡¡Me dieron un “CATRE”,  que lindo dormir calentito cheeeeee!!!.Y además, al otro día, Jerez me llevo a La Poma en moto, un lujo.

Luego de 6 días de alta montaña, el 18 de Julio del 2009 se cumplió con un sueño, de haber caminado 44 km y coronado dos cumbres del naciente de los Valles Calchaquíes, El nevado de Acay y el San Miguel.

Vista Sur del filo que une los nevados de Acay y San Miguel. Peladar azotado por vientos de ambos flancos

En el filo que une las cumbres N y S del San Miguel. Es muy angosto y obliga una extrema precaución

En la cumbre del San Miguel o cerro "Poma". Allí perdura una vieja cruz de madera


Le pusimos mucho esfuerzo, voluntad, paciencia y suerte. Quiero decir que es gracias de Dios y al permiso de la Pacha que logramos nuestro objetivo. Es ella quien hace y deshace, si hubiese querido me hubiera correteado con alguna nevada o huayramullo, pero solo se quedó con mi botellón de agua que seguro el "coquena" lo andaba necesitando. Lo demás es pura y mera casualidad de que alguien se atreviese a pisar esos vírgenes lares, no hay mucho rastro de gente. Incluso solo encontré 1 sola apacheta en casi 20 kilómetros recorridos. Al final entrando por la puna y saliendo por los valles, el mejor paisaje, la mejor manera de estar más cerca de las estrellas, y en muchos de esos momentos de soledad.... no nos pasa otra cosa que recordar y querer el cálido abrazo de un AMIGO. Aquí se los mando.

Jallalla apus Acay
Jallalla apus San Miguel
Jallalla Mario


Glosario

*Acay: Es el nombre de un Nevado de la cordillera de los Andes, en territorio argentino, en el Departamento de La Poma. El Nevado Acay o Abra de Acay es llamado el "nido del viento frío" o "nido del viento blanco".
El topónimo Acay para José V. Solá es voz cacana y significa “escoria de metal” (lo que se correspondería con las abundantes minas a su alrededor), mientras que Atilio Cornejo sostiene que es quechua y significa “estiércol” en alusión al estiércol de los cóndores que es blanco y queda diseminado en las rocas tal como se aprecia la nieve en la cima del Acay. Otros sostienen que viene de la palabra quechua “jacay” que significa “aquel” (R.Alonso 2012).

*Dalo: Regionalismo para dar "aliento", "dale", "metele". En sentido positivo.

*Vas che: Regionalismo que representa la desazon, el desgano. "Bajon".

*Ututiar: Investigar, explorar, usmear.

*Sayo: Pendiente en la montaña de material fino y suelto. Acarreo fino en mucha pendiente.

*Punoso: Sitios con mayor incidencia del Mal Agudo de Montaña (MAM).

*Tata inti: voz quechua "padre sol".

*Güelto: Regionalismo que indica "regresar" pero de manera exajerada o "añeja".

*Pela'o: Sitio sin nada, pelado.

*Huayra: voz quechua "viento".

*Abrita: Collado chico o de baja diferencia entre los picos.

*Sacha-pirca: construcción de piedras a medias, muy rústica.

*Tiritar: Temblar por el frio.

*Clarear: Amanecer, primeras luces de la madrugada.

*Vaiveniadora: Encadenamiento de la montaña de forma zigzaguenate.

*Huaico: voz qechua "hondonada", sitio encajonado.

*Acullicos: Bolos de hoja de coca que se juntan sin masticar entre dientes y el cachete.

*Pacha: Voz quechua "tierra", pachamama "madretierra".

*Catre: Cama rústica. Echa de tientos de cuero y peleros o pellones de monturas.

*Huayramullo: Remolinos de viento o rafagas muy fuetes con tierra o nieve.

*Coquena: Personaje mistico de la cultura andina: Guardian de los cerros, de la fauna nativa.

*Apacheta: Mojon de piedras que marca un sitio. Usado para identificar el camino correcto.

*Jallalla: Palabra quechua-aymara que une los conceptos de esperanza, festejo y bienaventuranza. Se expresa, en este único término, la idea que nuestros sueños deben siempre ir acompañados del fuerte deseo que se concreten, elevando a la Pachamama o el Universo y trabajando intensamente para lograrlo!

*Apus: Es una palabra quechua que tiene dos significados en una sola palabra: El primer significado es montaña y el segundo es Dios. Por ende, Los Apus son los espíritus de las montañas que protegen a los pueblos de los Andes desde la época de los Incas.

Travesía por un nevero. Descendiendo del San Miguel hacia el Valle Calchaquí

Vista desde La Poma de los Colosos Acay y San Miguel, unidos por primera vez por su filo cumbrero


Video:
Momentos de la primera travesía invernal entre los Nevados de Acay y San Miguel

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Escalada en el Brealito, Provincia de Salta

Actividades · Viajes y expediciones

Ascendiendo en Rusia el volcán Elbrus



ARTÍCULOS RELACIONADOS



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Expedición norteamericana al K2 de 1939



ARTÍCULOS RELACIONADOS

Actividades · Viajes y expediciones

Ascenso al majestuoso Volcán El Peinado


| COMENTARIOS(0)


No hay comentarios aún, sé el primero!


Comentar

Revista Noticias de Montaña


| ULTIMAS NOVEDADES







www.facebook.com/ccamontania
info@culturademontania.org.ar
+54 11 3060-2226
@ccam_arg

Centro cultural Argentino de Montaña 2023